El frustrado “sueño americano” de los migrantes centroamericanos

En Honduras son al menos 700 los emigrantes que han sufrido alguna discapacidad durante su intento de llegar al norte.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium). Apostados frente a la Casa Blanca han estado algunos migrantes centroamericanos para denunciar las penurias de los indocumentados que intentan llegar a EE UU, en un peligroso viaje a través de México.

“Los emigrantes en camino a Estados Unidos somos como una ovejita en medio de un montón de leones”, dijo a El País el hondureño José Luis Hernández.

Hernández, presidente de la Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad (AMIREDIS), perdió el brazo y la pierna derechas, así como parte de la mano izquierda en 2006 cuando. Como tantos antes y después que él, se cayó de La Bestia, el tren de mercancías sobre el que recorren México rumbo a Estados Unidos incontables emigrantes indocumentados.

CIFRAS

En Honduras son al menos 700 los emigrantes que han sufrido alguna discapacidad durante su intento de llegar al norte.

Según Hernández, Guatemala tiene 500 y el Salvador 300. “Luego están los muertos que retornan casi a diario, y los miles de desaparecidos, tres mil solo en Honduras. Y las mujeres violadas” recuerda.

UNA ODISEA

Nueve años después de su intento de emigrar a EE UU, Hernández consiguió llegar al país.

De Honduras partieron el 25 de febrero 17 víctimas de La Bestia, en una caravana que volvió a atravesar México hasta EE UU, donde estuvieron 45 días detenidos en la frontera y parte del grupo tuvo que regresar. Solo ocho han llegado a Washington.

Tras casi una semana, Hernández y sus compañeros lograron entregar a un funcionario de la Casa Blanca una carta para Obama, con el objetivo de tener una cita con el presidente. Están dispuestos, incluso, a iniciar una huelga de hambre para ello.

‘Hay que terminar el problema en la raíz’, sostiene Hernández.

El motivo de la emigración es “el desempleo, la corrupción, la falta de oportunidades en nuestros países”, sostuvo. “Si hay voluntad política de todos los países implicados, se puede evitar tanta tragedia”, puntualizó.

MEDIDAS

Expone El País que hace un año, los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador se reunieron con Obama en la Casa Blanca para buscar soluciones.

El vicepresidente Joe Biden viajó por el mismo motivo a Guatemala y Obama prometió ayuda para proporcionar más oportunidades en los países de origen y frenar así la migración. A cambio, los presidentes centroamericanos se comprometieron a hacer su parte en materia de lucha contra la corrupción y transparencia, entre otros.

Un año más tarde, el Congreso estadounidense no ha liberado los fondos. En Guatemala, el Gobierno de Otto Pérez Molina se hunde por acusaciones de corrupción, un mal que también persigue a su colega hondureño, Juan Orlando Hernández. El Salvador vive mientras tanto la peor oleada de violencia desde el fin de su guerra civil en 1992.