Miku: “Para volver con Venezuela tengo que ofrecer mi mejor nivel”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: EFE

(Madrid, España. EFE).- Nicolás Fedor, ‘Miku’, delantero venezolano del Rayo Vallecano, sufre las consecuencias de un verano polémico, de unas relaciones con su entrenador José Ramón Sandoval deterioradas en las últimas semanas, y tras la tempestad y su enfrentamiento, el futbolista, en una amplia entrevista con la Agencia EFE, rompió su silencio, y afirmó que si en el transcurso de su posible salida el pasado verano “alguien del club se sintió ofendido, desde aquí les pido perdón” porque su intención siempre fue mirar por el bien de su familia.

‘Miku’ está tranquilo. Sólo piensa en volver a una convocatoria. Reconoce que no hubo agresión de su entrenador en el incidente surgido en Almería; eso sí apunta que hubo “un contacto físico” producto del nerviosismo de los resultados adversos. Miku espera que un hecho similar no se vuelva a repetir. Entretanto, sabe que si desea regresar con Venezuela debe volver a mostrar su mejor nivel en España.

P.: ¿Cómo está? ¿Cómo vive actual situación?

R.: Muy bien y tranquilo, con el apoyo de mi familia y de la gente que me quiere y me conoce. La situación ha sido dura y difícil, pero a día de hoy, viéndolo con el pasar de los días, mucho más tranquilo.

P.: ¿Cómo está viendo al equipo? ¿El reto del ascenso es complicado?

R.: Obviamente sí es complicado. Durante mi carrera ya había jugado en segunda bastante años y ya era muy difícil. Con el cambio del play off se ha hecho aún más competitivo, aparte nosotros que somos un equipo que por historia y tradición tiene que estar arriba en esta categoría. Pero creo que hay otros equipos con buena plantilla y va a ser muy difícil.

P.: ¿Cuál es su situación en el Rayo?

R.: Normal. Pertenezco a la plantilla. Ha sido un verano muy duro y difícil para todos, tanto para el club como para mí y mi familia. La verdad que han surgido situaciones incómodas, pero a día de hoy sólo pienso en el próximo partido y en un resultado positivo.

P.: ¿Cuál es su relación con el club?

R.: Es un relación profesional. Ellos en verano intentaron no venderme y lo consiguieron. Nosotros trajimos ofertas dejando un buen dinero para el club pero ellos consideraron que no era suficiente. Durante ese período hubo muchas discusiones, muchos dimes y diretes pero al final tomaron una decisión y yo tengo que acatarla. Si durante ese período alguien del Rayo, de sus trabajadores o de los aficionados se sintieron ofendidos o pensaron que yo hubiera hecho algo indebido a sus juicios, desde aquí pedirles perdón y decirles que esa nunca fue mi intención. Mi intención siempre fue mirar por el bien de mi familia y de mis hijas y en ese momento era lo que tocaba.

P.: ¿Y con Sandoval?

R.: Con el entrenador la relación es aún más profesional. Sólo hablamos de fútbol. Hemos tenido un par de incidentes muy desagradables pero por mi parte quiero dejar eso de un lado, todo ya pasó. En el mundo del fútbol todos nos conocemos y todos sabemos quién es quién. Lo de Almería fue muy desagradable para todos y esperemos que no se repita.

P.:¿Qué ocurrió exactamente en Almería?

R.: En Almería ocurrieron muchas cosas. Lo primordial es que el resultado fue un resultado adverso. Un equipo que está llamado a estar arriba que en las primeras jornadas esté el último pues aparece el nerviosismo por todos los sitios. Había tenido vómitos el día anterior durante toda la tarde. Fui atendido por el doctor del primer equipo en mi habitación. Él estuvo conmigo ayudándome, medicándome y por ese motivo no pude participar en el partido.

Al día siguiente hubo una discusión, como siempre ha habido en el mundo del fútbol pero el entrenador se puso más nervioso de la cuenta y cometió un grave error. Estuve esperando estos días que hubiera una disculpa sincera. No he denunciado porque la verdad lo quiero dejar pasar porque entiendo que cualquiera puede cometer un error. Lo que realmente hace grande a las personas es saber reconocer los errores y pedir disculpas. Y es lo que estaba esperando. He contado siempre con el apoyo de AFE. Han estado llamándome constantemente, me han prestado servicios de asesoramiento en el tema jurídico y también mis abogados. Nosotros en ese sentido estamos muy tranquilos.

P.: ¿Hubo agresión?

R.: No hubo agresión en sí pero sí hubo un contacto físico del entrenador hacía mí y fue muy desagradable. He estado en muchos equipos con muchos entrenadores y la situación no fue cómoda para nadie. Las treinta y pico personas que estaban allí lo vieron, saben lo que pasó. A partir de ahí que cada uno tenga su conciencia muy tranquila.

P.: ¿Realmente está zanjado el tema?

R.: Bueno, a los dos o tres días cuando volvimos a Madrid, el entrenador hizo unas declaraciones desafortunadas en las que hacía unas acusaciones que no son ciertas. Esperaba que se retractara y pidiera disculpas, porque como es lógico cualquiera puede cometer un error. Estoy muy tranquilo, centrado en el siguiente partido, y esperando mi oportunidad cuando el entrenador lo considere oportuno como he hecho durante toda mi carrera. Lo único que queremos dejar constar es que cerramos este tema. No queremos volver a hablar de este asunto pero si volvemos a escuchar o ver algún tipo de acusación incierta y sin pruebas como las que recibí, está todo preparado para realizar acciones legales.

P.: ¿Sus compañeros que le dicen? ¿Tiene su apoyo?

R.: El vestuario está muy tranquilo. Es un vestuario experimentado con grandísimos futbolistas que han jugado en muchas categorías y saben que las discusiones suelen ser normales, las discusiones, pero cuando se pasa de las palabras a la acción física no es tan normal. Pero bueno ellos entienden que esto es fútbol y que la gente se puede poner más nerviosa de la cuenta. Ellos me han trasmitido siempre que están muy tranquilos y que lo que quieren es verme jugar cuanto antes y ayudarlos en el campo.

P.: ¿Ha hablado con Trashorras?

R.: Sí, somos muy amigos. Él es mi compañero de habitación desde que estoy aquí. Tenemos muy buena relación pero que no se confunda la gente que no por tener buena relación no nos decimos las cosas cuando están bien y cuando están mal. Hemos hablado mucho durante el verano, él me ha dado consejos que yo no he atendido porque pensaba que no eran los oportunos pero después de ese incidente, él también se sintió muy mal. Él también recibió algunas palabras muy feas pero él sí tuvo las disculpas correspondientes y lo tiene olvidado. Él al igual que yo lo que queremos es jugar al fútbol.

P.: ¿Quiere seguir en el Rayo?

R.: Sí, obviamente. Tengo contrato en vigor. Estando aquí me han pasado las cosas más bonitas y las más feas del fútbol. El año pasado viví el primer descenso de toda mi carrera. Esperaba que ese día nunca llegaría y que me retiraría sin vivir ese mal sabor. Pero me tocó aquí. Aunque también he vivido cosas muy bonitas como marcar el gol 700 en Primera del club, tener el récord de goles en jornadas consecutivas en Primera División superando a Bolic y a Hugo Sánchez también es muy bonito. A veces han salido las cosas bien y otras mal. Pero al final en el fútbol todo son resultados y es con lo que te quedas.

P.: Pero en julio dijo que su ciclo en el Rayo había terminado que quería ir a por nuevos retos. ¿Cuál es su futuro aquí? ¿Ha vuelto a hablar con la dirección deportiva?

R.: Ha sido un verano muy difícil. Hemos estado conversando muchísimo acerca de mi futuro. Tengo 31 años, me queda sólo este año de contrato. Cuando dije eso fue porque tenía en mi casa varias ofertas de clubes que a nivel económico y a nivel deportivo me podrían ofrecer una gran mejora. Y es difícil que la gente no lo entienda a veces porque llevan el fútbol a pasión. Pero este es mi trabajo y tienen que entender eso. Por mucho que tu quieras un trabajo o estés bien en un sitio, porque aquí siempre he estado bien, y la gente del Rayo siempre me ha tratado muy bien. Al final si en un trabajo tienes la oportunidad de ganar once o doce veces más de lo que estas ganando a día de hoy, es para pensarlo. Sobre todo sabiendo que tienes una edad avanzada y que ya has vivido muchas cosas y quedan pocas temporadas ya.

P.: La afición de Vallecas es muy exigente. ¿Cree que puede entender lo que ha pasado?

R.: Creo que sí, sobre todo el sector que es padre como yo entenderá muy bien lo que ocurrió. Cuando hablé con el club nunca dije que estuviera mal, ni que me avergonzara ni me arrepintiera. Siempre trasmití que estoy muy bien aquí y que me han tratado muy bien. Siempre he recibido cariño de la afición de Vallecas, que es una afición futbolera y que sabe que es un equipo y lo vive. Por eso anteriormente pedí disculpas si ofendí a alguien con mi actitud pero al final esto es un trabajo y por desgracia yo trabajo solo hasta los treinta y muchos y luego tengo que vivir hasta los 70 o 80 si Dios quiere y la gente tiene que entender eso. El sacrificio que uno hace fuera de su casa estando lejos, viajando de aquí para allá la recompensa siempre tiene que ser en el aspecto económico. Siempre he trasmitido al club que si me iba no era gratis, quiero dejar un rendimiento económico porque creo que el club lo necesita y hubiese hecho buen uso de ello.

P.: ¿Cuál es su relación con la Vinotinto?

R.: Mi relación con la selección es de amor. He vivido momentos históricos. He sido partícipe en muchos de los mayores éxitos de mi país; ganarle a Argentina, hacer la mejor Copa América y los mejores premundiales de la historia y con esas cosas me quedo. Ahora hay un grupo joven y con muchas ganas y ambición. Aunque también hay gente de mi edad, yo aún no me descarto, aunque algunos crean que sí. Siempre tengo la ilusión de ir y sobre todo las ganas de ayudar. Son 10 años acudiendo a la selección de forma interrumpida. He ido con tres entrenadores diferentes por lo que estoy muy tranquilo porque se que sí me valoran. Y si ahora no entro en los planes no creo que sea por algo personal sino por un tema deportivo. Lo que tengo que hacer es ofrecer mejor nivel para ver si esa oportunidad llega y así responder. Pero no tengo rencor ni nada por el estilo. Quiero que mi selección lo haga lo mejor posible y cuando no juego estoy en mi casa a las tres de la mañana viendo los partidos, hablando con los muchachos porque esa relación no se pierde.

P.: ¿Cómo está viendo al nuevo seleccionador? ¿Cómo ve la opción de que Venezuela se clasifique para el Mundial de Rusia de 2020?

R.: Está difícil pero mientras haya opciones matemáticas la esperanza es lo último que se pierde. A Rafael Dudamel lo conozco porque fue compañero mío. El día que se retiró de la selección, el penúltimo o último abrazo que repartió dentro del campo fue para mí. Le dije algo al oído y espero que lo tenga presente siempre. Pero la relación es que ahora él tiene otro status, es seleccionador nacional y tiene todo el respeto que merece no sólo de mí sino de todo el fútbol. Hay materia prima para hacer las cosas bien. No se arrancó muy bien, es cierto, pero en fútbol nunca se sabe y en estos dos últimos partidos se vio una gran mejoría en el grupo. Respondieron en un momento complicado y para el futuro hay cosas muy buenas.