Muere Marcos Ana, el preso que más tiempo pasó en las cárceles franquistas

Dirigió desde Paris el Centro de Información y Solidaridad (CISE) con Pablo Picasso de Presidente de Honor

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Marcos Ana, poeta y comunista, falleció este jueves a los 96 años en Madrid. Fue el preso que pasó más tiempo en una cárcel franquista. Sufrió torturas en prisión, donde estuvo recluido durante 23 años, desde que tenía solo 18 hasta que, gracias a la entonces recién fundada Amnistía Internacional, fue liberado a los 41.

Se hizo poeta dentro de la prisión. El diario El País de España publica que él habría dicho que murió a los 73 porque solía descontarse esos 23 años que habitó las prisiones de la dictadura.

Con 15 años se había afiliado a las Juventudes Socialistas. Durante la Guerra Civil se hizo del Partido Comunista. Quiso ir al frente, pero lo mandaron de vuelta a casa. Lo acusaron de tres asesinatos en Alcalá de Henares por los que ya habían sido fusilados otros presos.

El Régimen lo condenó a dos penas de muerte. Finalmente, a él le conmutaron la pena, pero dio el último abrazo a muchos compañeros que no tuvieron la misma suerte. 

Con sus compañeros de celda creó en la cárcel un periódico clandestino llamado Juventud. Daban clases y se las apañaban para conseguir y leer los libros prohibidos, que eran casi todos. Sus poemas empezaron a publicarse gracias a la ayuda de poetas en el exilio como Rafael Alberti. Ahí fue cuando Fernando Macarro se convirtió en Marcos Ana, en honor a sus padres, Marcos Macarro, y Ana Castillo, que cayó exhausta en una zanja después de saber que a su hijo le habían condenado por segunda vez a muerte.

Cuando salio de la cárcel sus ojos sufrían por la luz y se mareaba en los espacios abiertos. Su primera experiencia sexual fue en un cabaret cuando salió de la cárcel por “invitación” de un amigo. En una entrevista al diario El País en 2015 relató que fue incapaz de tocarla. Al final, decidió contarle su historia. Marcos e “Isabel” pasaron la noche juntos, hablando. Cuando al volver a casa descubrió que le había vuelto a meter las 500 pesetas en el bolsillo, se devolvió, entró en una floristería y pidió 500 pesetas en flores. En la tarjeta escribió: “Para Isabel, mi primer amor”. Gracias a este episodio, Pedro Almodóvar decidió convertir la vida de Marcos en película.

En París conoció a Vida Sender, hija de unos anarquistas aragoneses y madre de su hijo, Marcos. “Hasta que no conocí el amor no me di cuenta de lo que me habían quitado” expresó en una oportunidad.

Cuando alguien le preguntaba qué es el hambre, su respuesta era: “El hambre es algo espantoso que hace que te metas de todo en la boca, desde agua hervida con cinturones para que sepa a algo, hasta la hierba que crece entre las baldosas y la corteza de los árboles”. El poeta había ingresado este jueves por la mañana con pronóstico grave en el hospital Gregorio Marañón de Madrid.

Fue combatiente activo en defensa de la República, comisario político de la 44 Brigada Mixta y muy conocido por su papel en la solidaridad internacional con los presos durante el franquismo, dirigió desde Paris el Centro de Información y Solidaridad (CISE) con Pablo Picasso de Presidente de Honor. Militante comunista, escritor y poeta, salió de la cárcel en 1962.




Categoría: Mundo | Claves: Marcos Ana