Neymar y Zúñiga volverán a enfrentarse

"Con Neymar está todo bien. Ya todo quedó en el pasado", afirmó Zúñiga el lunes

Neymar y Zúñiga volverán a enfrentarseEl rodillazo de Zúñiga sacó a Neymar de la Copa del Mundo. Días después Brasil cayó goleado 7-1 ante Alemania. Créditos: AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Santiago, Chile. DPA) – No fue una lesión más. El rodillazo que el colombiano Camilo Zúñiga propinó al brasileño Neymar fue uno de los momentos que marcaron el Mundial 2014 al dejar KO a la estrella y sumir al equipo y al país anfitrión en un estado de desolación que anticipó la mayor debacle de la historia del “futebol”.

Poco menos de un año después, ambos protagonistas se reencuentran mañana en un partido de la primera fase de la Copa América en Santiago de Chile, momento de recordar que Neymar temió pasar el resto de su vida en una silla de ruedas, que Zúniga recibió amenazas de muerte y que la baja de la estrella fue el terremoto que provocó el tsunami del 7-1 ante Alemania en semifinales en Belo Horizonte.

“CON NEYMAR TODO ESTÁ BIEN”

Créditos: CopaBrazilTV

“Con Neymar está todo bien. Ya todo quedó en el pasado”, afirmó Zúñiga el lunes. “Espero que no vayan a armar una polémica de esto también”, agregó el colombiano, que ya se reencontró con el brasileño en un amistoso disputado en Miami en septiembre del año pasado. En aquella ocasión, ambos coincidieron en el sorteo con el árbitro como capitanes de sus equipos y se dieron un abrazo.

Antes de ese gesto en Miami, Neymar había retado a Zúñiga en las redes sociales a echarse un cubo de agua fría en cima para llamar la atención sobre la esclerosis lateral amiotrófica. Una prueba de distensión después de que semanas antes, en el calor del momento y con el dolor aún punzando, asegurara que la acción del colombiano “no fue normal”.

Pero ya no hay animadversión por el rodillazo del colombiano sobre la espalda de Neymar en el minuto 86 del partido de cuartos de final del Mundial que ganó la “canarinha” por 2-1 el 4 de julio de 2014. Pese al triunfo, en Brasil hubo poco que celebrar. El astro sufrió la fractura de la tercera vértebra lumbar, ya no jugó más, dejó huérfano a un país y un equipo necesitados de su estrella y pasó siete semanas de baja.

“Dos centímetros más profundo y hoy podría estar en una silla de ruedas. Perdónenme que llore, pero es que una cosa como ésta en un momento tan importante de mi carrera…”, dijo el brasileño entre lágrimas y sollozos pocos días después de la lesión y tras el 7-1 que no pudo evitar.

EL CORSÉ DE NEYMAR AHOGÓ A BRASIL

El corsé que ajustó la espalda de Neymar terminó por ahogar a un equipo que sin su estrella se desplomó ante Alemania en cuanto llegó el primer gol. “¿Qué habría pasado si hubiera jugado? ¿Habrían sido los alemanes tan osados?”, se preguntaba aún un columnista del diario “Folha do Sao Paulo” esta semana. Nunca se sabrá. El “Mineirazo” estará siempre relacionado con la lesión de Neymar y el rodillazo de Zúñiga.

Menos consecuencias personales de las temidas hubo para el delantero. No hubo silla de ruedas, se recuperó y un año después puede asegurar que ha tenido la mejor temporada de su carrera, estrella en un Barcelona con el que lo ha ganado todo y referente de nuevo de Brasil en la Copa América de la reconstrucción “canarinha”.

EL ODIO CONTRA ZÚÑIGA

¿Y Zúñiga? El lateral derecho del Napoli fue objeto de insultos y amenazas a través de las redes sociales y tuvo que recibir protección ante las amenazas. El ex delantero Ronaldo avivó la ira de los aficionados, que afortunadamente fue canalizada a través de las redes sociales. “Hubo una intención del jugador colombiano de causar daño. Creo que fue muy violento”, dijo durante el Mundial Ronaldo.

En vista de las amenazas e insultos, el gobierno colombiano incluso pidió a las autoridades de Italia que preservaran la seguridad del lateral derecho cuando regresara a Nápoles. Pasado casi un año y en la Copa América de Chile no se habla de revanchas. Ya sólo queda el recuerdo de un momento que marcó el Mundial y de alguna manera el futuro de la selección de Brasil.