Ni siquiera los republicanos saben qué va a pasar con Obamacare

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El Dr. José Antonio Cisneros, médico experto en biomédica y servicios de salud residenciado en EE.UU., conversó con Redacción Sumarium sobre lo que podría pasar con la ley de reforma sanitaria avanzada y promulgada por el Presidente Barack Obama durante su primer período en la presidencia y conocida como Obamacare, a partir de la nueva administración que se instalará el 20 de enero.

Según Dr. Cisneros ni siquiera los mismos actores republicanos que deberían tener la respuesta sobre qué va a pasar con esta ley tienen esa respuesta. Los republicanos hicieron una campaña electoral basada en la promesa de derogar esta ley acudiendo incluso a premisas falsas o confusas sobre la ley de tal manera que mucha de la gente beneficiada por esa ley voto para revocarla. Ahora le toca a los republicanos cumplir con esta promesa electoral porque si se tardan mucho en hacerlo o no lo hacen corren el riesgo de perder el control de la mayoría parlamentaria alcanzada en 2016 en una o ambas cámaras del Congreso en las próximas elecciones de medio período. El Presidente electo ya ha dicho que una de sus primeras decisiones ejecutivas será emitir una orden para que se revoque la ley por ambas cámaras del congreso, lo cual puede hacer por el control legislativo que también se logró en las recientes elecciones generales. Pero debe reconocerse que aún en ese caso no es probable que esa derogatoria entre en vigencia sino hasta después del 2017 pues mucha gente ya renovó o se suscribió a Obamacare.

Para Cisneros, es obvio que lo que menos necesita un gobierno que está empezando es dejar a 15 millones de personas sin seguro de salud. Pero de nuevo asevera que el problema de los republicanos es que no tienen un plan concreto para reemplazar la ley porque no pensaron que iban a ganar y no se tomaron por tanto la molestia de hacer un plan para reemplazar la ley. Sin embargo, si recordó que desde hace tiempo los republicanos tienen la tendencia de conceptualizar la salud como un inmenso negocio, y estiman que pueden meter esa parte del producto nacional bruto dedicado a la salud pero vista como negocio financiero en ese casino que llaman Wall Street. Esto a nivel de los individuos se traduciría en la entrega de “vouchers” a los individuos, es decir una suerte de cesta tickets de salud donde te dan un dinero anual para atender tu salud, lo cual es en parte beneficioso pues da independencia al individuo para planificar sus servicios de salud, pero el problema es que los gastos de salud pueden ser impredecibles y pueden esfumarse en apenas unos meses por causa de gastos impredecibles e inesperados.

El Dr. Cisneros recordó que el gobierno debería ofrecer oportunidades a todos de participar en el bienestar del país para evitar que se creen desequilibrios que afecten la armonía social. Pero este balance pudiera no manifestarse en un gobierno cuya cabeza nunca ha ejercido una función pública, que ha forjado su imperio solo sin rendir cuentas a nadie pues nunca ha tenido una junta de directores, y quien tampoco tiene experiencia sobre como manejar la complejidad de intereses involucrados en la formación y ejecución de políticas públicas y actuando él como el árbitro. De manera que es probable que Trump tenga que hacer una suerte de curso abrupto e intensivo para entender cómo funciona el sistema político norteamericano.

Pero el Dr. Cisneros no duda que al final en vista del pragmatismo de Donald Trump, su gobierno adopte una política gatopardiana, es decir que se haga una aparente rechazo de la ley de Obama, que se declare que está muerta, que se cumplió con la promesa de derogar y reemplazar y va por tanto a sacar un Trumpcare, tal vez más inclinada a los intereses tradicionales que limitaron a Obamacare, porque ya la ley de reforma de salud y sus efectos no parece desmontable.