Maduro “pierde el respaldo” de los sectores populares

Muchos de los ciudadanos de ese sector "votarían en contra" del mandatario en un Referéndum Revocatorio.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El periodista José María Delgado publicó en el diario El Nuevo Herald que, según una encuesta, el presidente Nicolás Maduro “pierde el respaldo” de los sectores populares, dada la crisis económica por la que pasa Venezuela.

Asimismo, indicó que muchos de los ciudadanos de ese sector “votarían en contra” del mandatario en un Referéndum Revocatorio.

El general retirado Antonio Rivero aseguró al rotativo que “ellos ya saben que no ganan elecciones, que van a perder si llega a plantearse alguna elección o un revocatorio“.

Además, agregó que “dan por sentado que no pueden participar en elecciones de gobernadores de este año y están buscando excusas para no realizarlas“.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO PUBLICADO POR EL MEDIO:

La crisis económica está llevando a millones de venezolanos de menos recursos a darle la espalda al régimen de Nicolás Maduro y muchos de ellos votarían en contra del gobernante en un referendo revocatorio, según una encuesta interna del chavismo obtenida por el Nuevo Herald.

La encuesta —elaborada en un 84 por ciento con las opiniones de personas pertenecientes a los sectores socioeconómicos más bajos, el D y el E— muestra que gran parte de los electores que tradicionalmente comulgaban con el chavismo ya se han pasado a las filas de la oposición y que la impopularidad del régimen es alarmantemente alta.

El sondeo de opinión también muestra que el régimen ya no es competitivo electoralmente, y que cualquier contienda futura en las urnas solo fortalecería a la oposición, dijo desde Florida el general retirado Antonio Rivero, quien tuvo acceso a la encuesta y a otros informes internos del chavismo que denotan preocupación sobre el descontento de la población.

“Ellos ya saben que no ganan elecciones, que van a perder si llega a plantearse alguna elección o un revocatorio”, dijo Rivero. “Dan por sentado que no pueden participar en elecciones de gobernadores de este año y están buscando excusas para no realizarlas”.

La encuesta, distribuida a inicios de febrero, muestra una cruda radiografía del descontento en Venezuela y el desencanto con Maduro de los sectores populares, que hasta hace un par de años aún se mantenían leales al chavismo.

Según la encuesta, donde integrantes de la clase media y la clase alta solo representan un 16 por ciento del total, el 51 por ciento de los consultados se identifica plenamente con la oposición, mientras que el 28 por ciento dice ser independiente.

El 20 por ciento dijo aún ser chavista.

El número a favor de la oposición muestra un claro ascenso frente a los niveles del año pasado. En mayo del 2015, por ejemplo, solo un 37 por ciento de los consultados decía ser opositor, frente a un 28 por ciento que aún decía identificarse con el chavismo.

Un 69 por ciento de los consultados dijo que votaría en contra de Maduro de producirse un referendo revocatorio.

Por otro lado, la encuesta muestra que los consultados se inclinan ampliamente a favor de la oposición en algunos de los más recientes enfrentamientos entre la Asamblea Nacional y el gobierno de Maduro.

Por ejemplo, el 81 por ciento de los consultados dijo estar de acuerdo con la iniciativa de la oposición de otorgarle los títulos de propiedad a quienes actualmente se benefician de la Misión Vivienda, frente a un 12 por ciento que dijo estar en desacuerdo.

Asimismo, el 61 por ciento dijo estar de acuerdo con la ley de Amnistía propuesta por la oposición en la Asamblea Nacional y el 60 por ciento dijo estar en contra del decreto de emergencia emitido por Maduro para atender la crisis económica nacional.

La pérdida de respaldo de los sectores populares se produce en medio del colapso del modelo petro-populista aplicado por el chavismo que obliga a millones de personas a hacer colas a diario para poder entrar en tiendas con anaqueles vacíos.

“La situación de carencia, de precariedad que hay en el país es insólita”, comentó el diputado opositor William Barrientos, cuyo distrito se encuentra en uno de los sectores más pobres del estado Zulia.

“Esto es un olla de presión. El gobierno se niega a reconocer que el país se encuentra inmerso en una crisis humanitaria y que los venezolanos se están muriendo por falta de medicinas y por falta de alimentos”, agregó.

La crisis está impactando más severamente aquellos sectores que tradicionalmente han respaldado al chavismo. “En algunos de los barrios pobres —que Barrientos recorre con frecuencia— la gente está atravesando por una situación demasiado precaria”, comparable a las condiciones de miseria existentes en países africanos, dijo.

Y los sectores que en el pasado obtuvieron algún tipo de alivio por parte de los programas sociales implementados por el chavismo han quedado abandonados a su suerte.

“Las misiones, aquellas que creó Chávez de manera populista, terminaron en agotarse. No están operando, porque no hay dinero en el país. Los mercados populares ya no existen. Los centros de atención del programa Barrio Adentro, muchos de ellos, ya no atienden a la gente”, explicó Barrientos.

La desesperación de la gente también puede verse en las más de 2,800 manifestaciones de protestas registradas en el país entre enero y febrero, pero éstas hasta el momento han sido aisladas.

No obstante, el régimen sí esta monitoreando la temperatura en la calle con mucho cuidado, dijo Rivero.

“Ellos estiman que más de 2.85 millones de venezolanos estarían dispuestos a salir a protestar y a exigir la salida de Maduro”, dijo Rivero.

Ese volumen de gente, que incluye cerca de 770,000 en Caracas, aún no se ha sumado a los llamados de la oposición a salir a la calle a manifestar, pero es un peligro latente en vista de la velocidad con que se está deteriorando el nivel de vida en Venezuela, y el chavismo lo sabe, dijo Rivero.