Leocenis García: “No es una guerra contra mí, es contra la gente que yo represento”

"A mi el gobierno me ha metido preso seis veces, no hay otro editor tan perseguido como yo, ni en Venezuela ni en el continente"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Leocenis García, director general del Grupo 6to Poder y quien se encuentra detenido en la sede del Sebin en El Helicoide tras la revocatoria de su medida de casa por cárcel, declaró en exclusiva para Sumarium que “la única salida que tiene Venezuela es un cambio de gobierno”.

Según García, los presos políticos son acusados de delitos comunes para poder mantenerlos tras las rejas, ya que “la justicia chavista supone una confrontación del enemigo del socialismo, y el enemigo somos nosotros, los disidentes de ese modelo”.

Para Leocenis García el gobierno nacional mantiene una política de represión contra la libre empresa, la libertad de prensa y la disidencia: “A mi el gobierno me ha metido preso seis veces, no hay otro editor tan perseguido como yo, ni en Venezuela ni en el continente”, señaló.

Según denunció, la estrategia del Ejecutivo es desmoralizar al partido Primero Justicia, que según opinó, “es por el momento el partido más estructurado de la oposición, pues los demás son franquicias con pocos gustos, incluyendo Voluntad Popular”.

A CONTINUACIÓN LA ENTREVISTA ÍNTEGRA:

¿Cuál es la condición de un preso político del chavismo en la cárcel?

Un preso político está literalmente prohibido en el país. En Venezuela somos los protagonistas de una nueva suerte de “La Noche de los Cristales Rotos”. El nazismo no solo persiguió a los judíos, sino que golpeó su dignidad, destruyó sus comercios, confiscó sus propiedades y rompió el cerco de la inviabilidad de su privacidad. Asimismo, los presos políticos venezolanos son acusados de delitos comunes, para despojarlos no solo de su libertad, sino de su vida material. Usted observa, por ejemplo, unos jóvenes de un partido llamado Voluntad Popular, acusados de legitimación de capitales solo por llevar consigo unos panfletos con consignas contra el gobierno. Y con esta acusación, no solo los encierran, sino que congelan sus cuentas de ahorros bancarias para que se mueran de hambre y nadie tenga como apoyarlos en su presidio.

Todos los presos políticos nos enfrentamos a un drama común, es decir, una justicia convertida en una comisaria particular del partido de gobierno. Los magistrados del alto Tribunal de Justicia son militantes del Psuv, pero no de una forma eufemística, sino real, orgánica, con carácter político. Del mismo modo que Igor Muller llamó los “Juristas del Horror” al servicio del Fullen, el chavismo tiene sus verdugos judiciales. Les pongo un ejemplo de lo que les quiero explicar, la fiscal que mantiene detenido a decenas de estudiantes que protestaron en marzo de 2014, que pidió la condena de catorce años para Leopoldo López, es la misma fiscal que montó el caso que me mantiene detenido, y a su vez su hermano es militante del Psuv y empleado gerente de la estatal Pdvsa. Esta señora de nombre Narda Sanabria, acaba de ser incluida en la lista de venezolanos que el valiente Marco Rubio está pidiendo sean sancionados en Estados Unidos, por sus crímenes contra los Derechos Humanos. Entonces, para no aburrirlos, lo que quiero decirles en síntesis es que un preso político en Venezuela no tiene a quien acudir sino al Santo Rosario y a las plegarias de la virgen, porque el sistema judicial está en manos del gobierno.

Un magistrado en el año 2011, de nombre Vega Torrealba, delante del Presidente Chávez, después que éste fuese vitoreado por la Sala Penal del TSJ -algo que solo pasa en Venezuela y en la República del Congo- dijo que estábamos ante una nueva justicia, la justicia socialista, y dejó muy claro que la justicia chavista supone una confrontación del enemigo del socialismo, y el enemigo somos nosotros, los disidentes de ese modelo, nadie que ejerza una profesión o que sea de ideas libres, es un enemigo al que hay que liquidar, por eso estas cárceles están llenas de políticos, periodistas, empresarios y estudiantes.

¿Por qué crees que eres un peligro para el gobierno de Maduro?

Yo lo dije antes. No es una guerra contra mi, es una guerra contra la gente que yo represento. Si yo fuera el único editor de medios perseguido, le diría que es un caso excepcional. Pero no es así. Fíjese, Rafael Poleo, Frank de Prada, Alberto Federico Ravell, Víctor García, Teodoro Petkoff, son todos editores con órdenes de captura, personas que les arrebataron sus medios o privados de libertad -como en mi caso- lo que evidencia una política de represión contra la libre empresa, la libertad de prensa y la disidencia, valores en una sociedad democrática que para el socialismo marxista constituyen delitos, porque para el totalitarismo, sea del signo que sea, solo acepta los medios de comunicación como medios de propaganda a su servicio.

Son lobos hambrientos que predican la libertad de las gallinas pero solo en el corral, donde puede que cuando no tengan hambre, se dedica a mirar a las gallinas, aunque estas hagan mucho ruido, pero cuando el hambre regresa, optará por devorarlas. Eso ha pasado en las relaciones del chavismo con la prensa libre e independiente.

Hubo algunos medios de comunicación que buscaron convivir con los lobos creyendo que estos no acabarían despellejándolos, pero el tiempo demostró cuan equivocado estaban. Cuando empezaron a hacer ruido, el gobierno fue por ellos. El cierre de 6to Poder, RCTV, cientos de emisoras y el control de toda la prensa libre a través del monopolio del papel, y el despido por parte de personeros del gobierno a periodistas de grandes trayectoria como Nitu Pérez Osuna o Marta Colomina, son el resultado de un modelo que pregona el pensamiento único que técnicamente defiende la Constitución de 1999. Y el periodismo, la libertad de prensa que quiere el gobierno, es la que ha venido logrando corrompiendo a los medios privados como a la cadena Capriles o Globovisión, para ponerlos al servicio del Ministerio de Información. No les importa que los testaferros que ponen frente a esos medios sean criminales y corruptos.

¿Quién y cómo te encarcelaron? ¿Que dijeron en ese momento?

Yo fui detenido por el Sebin, la policía política del gobierno. En cualquier caso de preso político, de los más de 120 que hay en Venezuela, usted va a encontrar a un patriota cooperante, agentes del servicio secreto que son expertos en montar procesos judiciales. El caso de Leocenis García en particular empieza con un patriota cooperante del Consejo Comunal “Negro Primero”, una copia de la organización cubana, que dijo que yo recibía un plan de desestabilización que pondría en práctica en mis medios para tumbar al gobierno. Y un tipo cercano al López Rega de aquí -Diosdado Cabello- de nombre Julio Chávez, diputado chavista de la Asamblea, dijo que supuestamente este plan yo lo recibía de parte de Álvaro Uribe de Colombia, con un financiamiento de cientos de millones de dólares. Y con esta nueva modalidad de testigo encapuchado, me encarcelaron y expropiaron el grupo de medios 6to Poder, del que era accionista.

Lo que quiero decir es que este esquema de patriotas cooperantes de soplones contratados por otros soplones, que a su vez espían a los soplones que los contratan, es parte modular de los gobiernos dictatoriales, fue lo que puso en práctica la Alemania Oriental en la segunda guerra mundial con la Stasi, o el régimen sirio de Bashar o Mubarak en Egipto. Fíjese en Venezuela. Usted no me va a creer, pero hay un programa de televisión estatal dedicado a exaltar a estos soplones, patriotas cooperantes.Y usted me preguntará por qué. Y pues porque todos los estados opresores consideran la vigilancia un instrumento de control y para propagar el miedo. Y lo único que alimenta a un régimen opuesto a las libertades, es el miedo de la gente. La finalidad es la coacción colectiva y la mera organización de movimientos opositores se torna difícil cuando la gente siente que el gobierno puede observar todo lo que hace e inventar historias donde casi siempre mezclan verdades con enormes mentiras. Y ese estado policíaco afecta a una persona, porque es en la privacidad donde gobierna la creatividad la rebeldía y los desafíos al poder.

Si alguien, en este caso el Estado, va a estar siempre vigilándole, entonces usted no es un individuo libre. Y eso pasa en Venezuela. Todos estamos en una libertad condicional, a merced de un estado inmoral dirigido por una pandilla, una horda empistolada que publica grabaciones telefónicas, fotografías íntimas y conversaciones por correo sin que los responsables de eso reciban alguna sanción. Y ese menoscabo a la privacidad restringe también la libertad de elección del individuo.

¿Por qué no dejaste el país?

A mi el gobierno me ha metido preso seis veces, no hay otro editor tan perseguido como yo, ni en Venezuela ni en el continente. Ahora, yo me encontraba bajo arresto domiciliario y el gobierno me volvió a encarcelar por un manifiesto que yo lancé a la opinión pública donde rechazaba a los intermediarios propuestos por el gobierno de Nicolás Maduro para el diálogo que firmaron hasta ex presidentes y políticos de larga trayectoria. Y el presidente Maduro, impulsado por el López Reja de aquí (Diosdado Cabello) me envió al Sebin.

Esa noche, por cierto, el funcionario policial que me trasladaba iba soltando una serie de maldiciones, en algún momento pensaba que era contra mi, pero luego me percaté que era contra Maduro, porque no conseguía leche para su hijo. Sin duda el gobierno está en el suelo. Ahora bien, ¿Por qué no me fui?, La verdadera medida del valor de una persona no es aquello en que dice que cree, sino lo que hace para defender esas creencias. Sino actúas con arreglo a tus creencias, seguramente no son reales. Esa es la razón por la que no me fui de Venezuela. Porque no quiero huir, no quiero ser alguien con miedo a actuar en defensa de sus principios.

No tengo cuerpo de héroe, porque como usted verá, no creo en mesianismos, ni los predico ni tampoco soy de esos que Nitze llamaba “superhombres”. Pero defiendo la libertad porque me hace feliz, y la libertad como la comprendo, pasa por escoger tu vida y destino como quieras. Y ser dueño de tu iniciativa financiera, laboral y privada. Estas ideas liberales me ponen como adversario a cualquier ideología que vaya contra eso, como el socialismo, que es tan perverso que se mete hasta en la sexualidad de la gente y convierte a la mujer en un objeto de satisfacción sexual, criminaliza el matrimonio como un contrato económico del capitalismo y bueno, que le controlen a uno desde el pensamiento hasta sus necesidades básicas, no creo sea nada para aceptar tranquilamente cuando uno defiende la libertad individual.

¿Cuál es la real situación de Venezula? ¿Por qué Maduro aún se mantiene en el poder?

Maduro es rehén de unos viejos ideólogos cubanos que experimentan con Venezuela. Y ese modelo que convirtió a Cuba, Grecia, Zimbawe o la Alemania Oriental, lugares que el único sentimiento que levantaban era lástima, destruyó a la niña del continente, que era mi país. El chavismo vació las arcas de Venezuela con un gasto clientelar, que a través de los Consejos Comunales, una copia de los soviets comunistas, convirtieron el país en un monumento de la corrupción. Destruyeron las reservas internacionales y la pusieron en manos de un grupo de empresarios que empezaron a especular con un dinero en un mercado negro que el mismo gobierno creo y alimentó con su control cambiario bajo la excusa de obtener más bolívares por menos dólares para su gasto público.

Convirtieron a Pdvsa no solo en una pocilga, sino que ustedes saben que hasta que punto financió a los kirchner. De hecho, mi primera detención en este gobierno, fue por denunciar el caso del maletín de los 800 mil dólares que iba a Argentina. Pero no nos desviemos. El punto es que convirtieron a Pdvsa en una especie de don regalón que contrataba a más gente cada vez más y producía cada vez menos. Convirtieron a Pdvsa en un apéndice del estado, por lo cual el colapso del modelo rentista desplomó a la industria petrolera y al país.

Imprimieron dinero sin respáldo, creando una distorsión en los precios, una escasez generalizada, y una escasez que ha obligado al gobierno a ocultar las cifras reales de la inflación. Todo esto ha provocado que tengamos el riesgo país más alto del continente y que el Fondo Monetario Internacional prevea una inflación al cierre de este año de casi 700% y el venidero año de casi 3000%. Para que usted tenga una idea, si va a comprar en Caracas los cuatro neumáticos de su auto hoy día, debe llevar literalmente tres carretillas de billetes, dinero basura. Con el chavismo Venezuela no entró al siglo XXI, se quedó atrasada en el siglo XX. No solo no robaron el presente, sino que pretenden robarnos el futuro. Maduro es un presidente sin legitimidad y sin pueblo.

Es un presidente obrero sin fábricas, así que esos obreros deben ser de la Unión Soviética, como esos soldaditos de juguete con los que uno jugaba de pequeño. A Maduro no lo sostienen los votos del pueblo, los sostienen las botas de esos soldaditos de juguete de los que hablo.

¿Qué papel están cumpliendo los militares en este momento? ¿Y Diosdado Cabello?

Los militares cumplen, a mi manera de ver, el mismo papel que cumplieron con el general Perón en la Argentina, hasta que se murió y después con su mujer Isabelita, a la que endosó el poder, es decir, las lealtades concentradas. Tanto Isabelita Perón como Maduro, fueron herederos sin formación a la que un padre irresponsable le deja una herencia que no supieron manejar. Hay gente que piensa que aquí es distinto porque Chávez convirtió el ejército en parte de su partido de gobierno. Pero Perón era un militar también y Videla su ministro de Guerra. En el caso nuestro venezolano, el expresidente Pérez Jimenez no solo era militar, sino que hasta el 1ro de enero de 1958, cuando le estalló la rebelión el 23 de enero, los militares lo dejaron solo y volvieron a los cuarteles y él tuvo que ir.

El análisis de esto es sencillo. Los militares no son marcianos, aunque se vistan como tal, son un reflejo del país. Fíjese en las pasadas elecciones legislativas. El gobierno salió derrotado en las urnas electorales de Fuerte Tiuna (La sede del mando militar) porque si en Venezuela los militares pueden votar, y éstos también son afectados por los problemas del país y pronto se darán cuenta que la causa del desorden y el caos que impera en Venezuela no es por culpa de los Estados Unidos o la oposición, sino por el gobierno. Entonces lo que pasará es que terminarán por dejar a Maduro solo, como le pasó a Mubarack en Egipto, Allende en Chile o Isabelita en Argentina. Ya hay casos concretos, como el caso del el exministro de Interior y Justicia, Mayor General Miguel Rodríguez Torres o el general Cliver Alcalá Cordones, quienes hoy se oponen a las políticas de Maduro o el también Mayor General Raúl Isaias Baduel, que tiene gran ascendencia en la carrera militar, y que sigue siendo una especie de héroe ahí, aún cuando se apartó del chavismo.

En el caso del General Padrino López -hoy Ministro de Defensa- es un caso muy interesante, por una parte dice que la Fuerza Armada es chavista, es decir, en términos claros, o por lo menos así lo entiendo yo, él dirá que nosotros somos un partido político, ahora, si usted es político, usted es básicamente un negociador, componedor, un hombre que juega al poder. Entonces, cuando vamos a los hechos, comentando por ejemplo las pasadas elecciones, había rumores de que el gobierno no reconocería los resultados electorales, que habría un autogolpe, que un grupo de militares se insubordinarían. Pero Padrino López, después que todo el mundo habló mierda hasta cansarse, dijo: “Aquí no va a haber ni un golpe ni un autogolpe. Aquí se va a respetar la voluntad del pueblo”. Por eso la cosa no es blanco o negro. Cuando el ministro de la Defensa, el 9 de septiembre, dos días antes del golpe contra Allende, quizo conocer la opinión de Pinochet, este le juró lealtad al Presidente.

La historia ya usted la conoce. Y cuando Isabelita llamó en medio de las masas a Videla, este le contestó “Estamos con usted señora”, y usted sabe que pasó media hora después, la tuvieron que sacar en un helicóptero. Esto no es Suiza ni Estados Unidos, donde hay instituciones sólidas e independientes. No, esto es Macondo devastado, y en una situación así, los vándalos árbitros son los militares. El gerdamen necesario, el hombre fuerte, es un lastre histórico del cual nos safaremos cuando dediquemos tiempo y esfuerzo a crear una institucionalidad fuerte.

Entonces, en esa situación de tensión, Maduro cederá como cedió José María Vargas y Manuel Felipe Tovar, dos de nuestros presidentes civiles del siglo XIX, que entregaron al poder, porque no hay nada más incómodo que un civil que ha perdido el poder en medio del hambre acumulada, y entonces lo monta uno más avido o pactan para que se lleguen a unas elecciones. Yo tengo muy claro que si el país llega al referendum revocatorio -con el que no se puede perder por esta hambruna y crisis económica increíble- los militares harán lo que los militares de Chile, que el día que Pinochet perdió el plebiscito, en media madrugada, cruzaron caminando la calle que da hacia la moneda y uno de ellos dijo “nosotros tenemos muy claro que ganó la oposición, por lo menos nosotros lo tenemos claro”.

¿Cuál es el poder real del chavismo entre la población? ¿Por qué siguen creyendo en el régimen?

Todos los jerarcas del chavismo tienen ojeras, no duermen. Fíjese en el presidente Nicolás Maduro, ha inventado una estrategia de dividir a la oposición, que básicamente consiste en desmoralizar a Primero Justicia, que es por el momento, el partido más estructurado de la oposición, pues los demás son franquicias con pocos gustos, incluyendo Voluntad Popular, que es un partido pequeño, aún cuando tiene a un gran líder, un ícono de la resistencia al régimen, que es Leopoldo López.

Entonces Maduro intenta polarizar al partido con el actual presidente del Congreso, Henry Ramos Allup, un brillante social demócrata, porque el espera que subiendo a Ramos Allup, al que le puede endosar todos los males que realmente provocó la aparición de Chávez, puede provocar una estampida en Primero Justicia, porque él (Maduro) le teme al poder económico de ese partido. Pero no es así, porque la oposición, si se llega a una salida en paz, escogerá a su candidato por primarias y formará un gobierno de Unidad.

Pero yo le digo, eso solo pasará si el mismo chavismo no toma las riendas y arregla esto, y hablo del chavismo militar y quizás aparezca un Gorbachov que ante la caída del Muro de Berlin, abrió el país a la democracia. Gorbachov salió de la Unión Soviética, así que por qué no podría salir aquí alguien así del chavismo, no sé pregunto. Porque la Unión Soviética colapsó por hambre. Y el gobierno yo lo veo hoy como un grupo de terroristas que secuestran un avión repleto de pasajeros civiles, confiados en que el avión aterrizará en una isla donde sus socios donde sus socios de fechorías les esperan con armas, provisiones y un plan para cumplir su objetivo. Pero cuando por fin aterrizan, se enteran sorpresivamente que ya sus socios terroristas se han rendido sin disparar un tiro, por tanto no pueden aterrizar y deben quedarse dando vueltas en el aire, conscientes que en algún momento se quedarán sin combustible. Eso le pasó al chavismo, sus socios marxistas de Cuba ya se rindieron ante Estados Unidos sin que sonara un disparo. Entonces el chavismo se quedó sin socialistas, en un avión que para mi es el país que se queda sin gasolina, con gente secuestrada sin poder enterarse en por qué se entregaron sus compiches y con poco tiempo.

Como todo fanático terrorista, ellos (el chavismo) han perdido el contacto con la realidad y se empeñan en su locura, negando que el pacto de Varsovia existió, que el Muro de Berlín cayó y que la URSS se desplomó. Entonces, en esas circunstancias, el chavismo tiene tres salida. Una es rendirse y dejar que la gente escape, otra es inmolarse con los pasajeros a bordo. Y el otro, que es donde esto puede terminar, es que alguno de los terroristas se comunique con la torre de control y les diga que va a negociar la entrega, así tenga que sacrificar al líder. Y ahí es donde veo la intervención militar, porque a resumidas cuentas, ellos están en ese avión y no quieren inmolarse. Y como usted sabe mejor que yo, todo el mundo quiere ir en un avión, hablando, leyendo tranquilo. Nadie, por más fanático que fuera, quiere estar en un avión que se está quedando sin combustible.

El chavismo hoy es inviable. Ese modelo estatista, militarista e interventor, dejó un país donde los comerciantes no tienen mercancía, los agricultures no tienen insumos para cultivar, la gente tiene montañas de dinero basura que no sirve para comprar nada, bien porque no hay o bien porque sus precios son erxobitantes. Y la conclusión es que el Estado destruyó todos los medios de producción, o bien se los robó a los proveedores y acabó con la capacidad productiva pues al colapsar el modelo rentístico, se quedó sin divisas para la importación, perjudicando lo poco que produce y que depende así de cientos de importaciones.

Todas las advertencias sobre los peligros de una economía controlada, se hizo cuerpo entero en la economía controlada por el chavismo. Y eso provocó la caída del gobierno porque el gobierno está caído desde diciembre en términos prácticos, cuando la gente le quitó la legitimidad y los aplastó electoralmente. Esto, valga decir, a pesar de que el método electoral elaborado por el chavismo les beneficiaba, dando más diputados con menos votos, en zonas donde el chavismo tiene incluso más penetración, mientras a la oposición menos diputados con más votos, donde la mayoría era opositora. Dicho de otra forma, sin el método electoral con el que fuimos a elecciones en diciembre, el chavismo ni siquiera tendría 15 diputados en el Congreso actualmente. Es parte de esa trampa del populismo, y lo que yo llamo las minorías que ejercen como mayorías electorales.

¿Qué objetivo quieres cumplir con Prociudadanos?

Prociudadanos es un movimiento que nació con un manifiesto en internet firmado por gente común, que tenía tres principios básicos, el respeto al individuo como creador y no como objeto del estado, la defensa de la propiedad y el libre mercado común. Eso lo hace un Movimiento Liberal. Pero nace honestamente porque yo, su fundador, he sido expropiado de mis propiedades, de mi libertad personal, a razón de mis ideas. Así que verá, no es que sé académicamente cuán importante es la libertad individual o la libertad de empresa, es que lo sé porque he sido víctima de esta dictadura. Así que no lo he aprendido en Harvard, sino en las prisiones del régimen.

Entonces Prociudadanos fue diseñado como una alternativa al populismo y al colectivo social demócrata y socialista que ha gobernado a Venezuela desde 1958 hasta aquí. Esa maldición de los régimenes de “igualdades”, que arrebatan la libertad individual y financiera, y que convierte al individuo en una cifra de números en supermercados y en colas para conseguir alimentos, ha logrado lo que yo llamo la repartición del botín desde 1811. Desde Cristobal Mendoza, Francisco Espejo hasta el periodo de los Monagas y Guzmán Blanco, Venezuela era un botín que el caudillo repartía entre ellos, donde una vez acabado el conflicto, se repartían el botín en torno a los soldados y seguidores. Eso fue así hasta Gómez, cuando apareció el petróleo, el caudillo repartía un nuevo botín, que es la renta, que dio origen al estado petrolero y rentista. Un grupo de economistas de nuestro movimiento, a cargo de nuestro coordinador, Asdrubal Bermúdez, inspirados en las ideas de la escuela de Chicago, ha hecho un plan económico de rescate que vamos a lanzar pronto para su discusión.

El mundo se divide entre las ideas que no sirven. Las puestas en práctica por Mugabe en Zimbawe, Los Castros en Cuba, Perón en Argentina, Alexis Tsipras en Grecia, y las que sí, como el plan económico que sacó a Reino Unido de la recesión por Margaret Tatcher, o Pinochet en Chile, aunque no comparta sus métodos de represión contra los disidentes.

Entonces Prociudadanos es un movimiento que va creciendo, pero crece no por el culto a un líder, sino por las ideas modernas que predica. En España tenemos a Leonardo Becerra, muy vinculado al PP y en Venezuela están armando coordinadores por estados. Prociudadanos es un grupo de venezolanos cada vez mayor, que está diciendo que al país lo llevó al foso este modelo colectivista, que predica algo antinatural, es decir, la igualdad de los individuos, y afortunadamente, ningún hombre es igual a otro. Todos somos distintos.

El Estado no puede ser un brujo al que se le asigna unos perdedores que quieran resolver el problema del país. El estado es una creación con facultades limitadas formado por los ciudadanos. Este estado está para servirle a ellos, y no al contrario. Entonces el Estado debe crear las carreteras por donde se moverá la producción, la seguridad para las empresas y los individuos, es decir, debe ser un gran creador de condiciones y seguridad, no puede intervenir controlando la economía, y debe sobre todo incentivar la creatividad de sus ciudadanos, porque esta es una era donde el dinero está acicalando a las ideas, no a los minerales. Solamente Baidú, la compañía del buscador chino, entrega en impuestos más dinero que la empresa ensambladora de autos más grande de ese país. Así que el mundo cambió. Esto es un mundo donde la tecnología y la información son los creadores de prosperidad, no el petróleo, ni la venta de coltán. Ahí usted tiene a Israel, India, Estados Unidos, Japón, y las economías emergentes que entendieron que la riqueza más importante de los países es la creatividad de su gente. Claro, para que exista creatividad, debe haber comida, porque un pueblo condenado a súbditos en búsqueda de pan no pueden florecer la creatividad y la innovación. Steve Jobs, que es un hijo adoptado, fundador de la compañía tecnológica Apple creció en una sociedad como la americana, que celebra el crédito y el endeudamiento y prestó en proyecto para su compañía 15 mil dólares. Y ahí tienen hoy día a Apple.

¿Usted sabe que en Venezuela un grupo de jóvenes de la Universidad del Zulia, una provincia al Occidente de Venezuela, crearon un robot capaz de detectar vida humana sepultada en un terremoto, y decir cuánto tiempo le queda de vida? Y el gobierno no le ha metido ni un solo dólar a ese proyecto, pues el presidente nos ha invitado a sembrar papas en nuestros jardines y a criar gallinas en nuestros apartamentos. Entonces Prociudadanos predica el mérito, la prosperidad individual de los individuos. Nosotros predicamos las riquezas, y el socialismo la ruina y la indigencia.

¿Cómo ves la caída del régimen? ¿Que quedará? ¿Que desaparecerá? ¿Cuándo y cómo puede ocurrir?

El régimen, que se autodenomina el gobierno del pueblo, quedó con el gobierno pero sin pueblo. Lo que existe es un cúpula político, pero el ejército, es decir, la tropa, le dan comida mensual, que refleja la miseria en Venezuela. Como parto de un prospecto elemental del logium, y es que toda generalización se basa, yo descarto que los militares sean unos bellacos. No lo son. Aquí puede aparecer un Gorbachov que diga: señores esto colapsó, no podemos más, entregémosnos. Puede aparecer en inesperado un outsider tipo Adolfo Suárez, que desmontó al franquismo colocando de vicepresidente a un general que fue mano derecha de Franco. O un Alfonsini, el hombre que tendió una mano al peronismo honesto y armó al país. Pero todas esas salidas a esta crisis necesitan la colaboración del partido del chavismo, no hablo del Psuv, sino de los militares. Ese escenario sansón, el de morimos con los fusiles todos, no lo veo factible. Lo que quiero decirle es que esto no se arregla con un simple cambio de unos lobos por otros.

El tema es acabar con las madrigueras, reordenar la institucionalidad del país, que es el más grande daño que hizo Hugo Chávez. Y por eso creo que deberíamos ir a una Asamblea Constituyente que refunde el Estado y desmonte este estado delincuente que construyó el socialismo. Porque ese escenario Sansón plantea que llegue Ramos Allup al poder y al día siguiente tienda la guardia. Usted me pregunta qué quedará y yo debo responder. Solo quedará el espíritu de superación del venezolano, tenemos registros de que al día siguiente de que caiga esto, nos encontraremos como los japoneses que construyeron un país que había quedado de los restos de una bomba nuclear o el pueblo de Israel, al que le quitaron sus tierras y le devolvieron una suerte de auto alquilado en los años 50. Y fíjese, aún con esas tragedias, esos países se levantaron y son hoy día las economías más poderosas del planeta porque confiaron en su gente.

Entonces tendremos que ir al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial, endeudarnos por reconstruir el país. Porque los endeudamientos no son malos, malos son quienes hacen los préstamos. Estados Unidos o China son economías endeudadas, pero que crean activos con la deuda, no usan la deuda para pagar pasivos. Y finalmente, el país instintivamente, buscará conectarse con la globalización, con la era de la tecnología y la información. Cuando cayó el muro de Berlín, la gente corrió del lado oriental hacia el lado occidental donde las medidas de libre mercado habían rendido frutos.

Cuándo sucederá esto, pues muy pronto. La historia siempre repite, porque el poder siempre es el mismo, lo que se renuevan son los actores. Entonces vivimos los últimos capítulos y yo sueño con poder finalmente abrir mi periódico. Cayó el dictador, liberan a los presos políticos y el mundo ofrece ayuda monetaria a Venezuela.

¿Como es posible restablecer un gobierno democrático en un país tan destruido?

Alexis Tsipras, Raúl Castro, el barbudo de Podemos o Maduro, son la muestra de lo que puede hacer el populismo con un país, volverlo mierda. La única salida que tiene Venezuela es un cambio de gobierno. Usted ve lo que pasa en su país, la gente culpa a Macri pero Macri es un heredero de una casa con una nevera vacía y con un muchachero llorando por hambre porque el antiguo encargado de la casa se gastó los ahorros en pactos y fiestas. Eso es lo que pasa en Argentina. Entonces hay que tomar medidas duras.

El gasto no puede superar el ingreso. Eso lo entiende hasta Kiko del Chavo del 8. Por eso yo tomo con mucha desconfianza las recetas que prometen ciertos opositores en mi país. Tengo claro que la herencia loca del socialismo y la social democracia o lo que Millton Fredman llamó el colectivismo, son franquicias del mismo modelo. Por eso digo que si no hay claridad en lo que podemos hacer, podemos caer en periodos muy largos de inestabilidad como en la que cayó Argentina cuando La Rúa salió del poder. Nadie sabía que hacer y el primer presidente que asumió soltó el poder a los tres días. La única forma de que la democracia sirva es que tenga utilidad en la liberación de la gente, y si un individuo en un sistema democrático no puede tener su propio techo y su propio pan, es decir, propiedad y felicidad, entonces el sistema ha fracasado.

Usted hace una encuesta en Venezuela y la gente dice que quiere billete, es decir, empleo, casa, propiedad. Nadie le dirá que quiere democracia y no lo dirá porque para la gente, democracia es sinónimo de todas esas cosas que señalo. El estado mágico del que hablaba ese venezolano Fernando Coronel, agotó su capacidad financiera y estamos en una nueva era en la cual debemos entrar sin demoras, en la era de la tecnología y la información, en donde las grandes fortunas no dependen de las riquezas del subsuelo, sino de la riqueza almacenada en la mente, donde la propiedad no la crean los príncipes saudíes, sino jóvenes creadores de tecnología innovadora, como Periscope, Facebook, Twitter.

Cómo hacerlo, primero devolviendo la Constitución estatista de 1999 y asumiendo un plan de reformas que definan el ámbito empresarial del estado, reducir las excesivas regulaciones a la inversión, reformas comerciales para fomentar las exportaciones, incrementar los ingresos fiscales, reformar el sistema financiero, dar plena autonomía al Banco Central, liberar la economía, eliminar el sistema de precios controlados, liberar la moneda, y sobre todo crear un nuevo mando institucional que garantice seguridad a la inversión, porque los políticos están muy pendientes de ocupar la “silla del águila” y el tema no es la silla sino el águila.

El estado que hay que transformar, es para que el estado sea un apoyo y no un obstáculo para la prosperidad de la gente. Porque el descuido de la institucionalidad ha provocado que así con la llegada de líderes outsiders como Menem, Fujimori o el mismo Chávez, que mezclaban medidas liberales con prácticas populistas, terminaron dejando la cosa peor, porque un populista, sea de derecha o de izquierda, en el fondo no le interesa crear una institucionalidad moderna, sino mantenerse en el poder a través de redes clientelistas.

Por: Nicolás Chaccal




Categoría: Venezuela | Claves: Leocenis García