bbc-bar

“No me deprimo, querido”: la exclusiva visita de BBC Mundo a Dilma Rousseff en la intimidad del palacio presidencial de Brasil

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

Los teléfonos ya no suenan en el palacio presidencial de Alvorada. Ni ministros pidiendo instrucciones, ni jefes de Estado por temas diplomáticos. Hoy el palacio es silencio. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

Lo primero que llama la atención al entrar en estos días al lujoso palacio presidencial de la Alvorada por el garaje es el gran espacio vacío. Lo segundo, las bicicletas de Dilma Rousseff.

Están al fondo: una de paseo, otra de ruedas gruesas que usa ella y una tercera que presta a su exministro y abogado defensor, José Eduardo Cardozo. A un lado hay un funcionario de traje, sentado.

“Ando en bicicleta todos los días. Hago musculación también todos los días. Leo todos los días. Veo siempre que puedo películas, ya sea en DVD o internet, vía Netflix”, dice Rousseff durante una entrevista exclusiva con BBC Mundo.

“Me gustan mucho los filmes de BBC”, añade, “no solo los documentales”.

Reina el silencio dentro de la construcción modernista de 7.300 metros cuadrados, donde la primera mujer presidenta de Brasil aguarda el desenlace de su juicio político en el Senado, con fecha de inicio para el 29 de agosto.

“Impeachment”: de qué acusan exactamente a Dilma Rousseff en el Congreso de Brasil (y no es corrupción)

El lujoso palacio en Brasilia hoy está prácticamente vacío. Lo más llamativo al entrar son las bicicletas de Dilma Rousseff. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

Rousseff, de 68 años, repite una y otra vez que tiene derecho a ejercer un mandato para el cual recibió 54,5 millones de votos.

Pero fue suspendida en mayo y en la rutina de su palacio en Brasilia se nota que allí ya no vive un jefe de gobierno. No hay visitas oficiales de ministros o gobernantes, sino de juristas, congresistas leales, activistas de movimientos sociales.

Tampoco suena el teléfono con llamadas de presidentes de la región, ni con detalles sobre proyectos de ley o sobre las Olimpiadas que comienzan el próximo viernes en Río de Janeiro.

Rousseff ha decidido que no irá a la ceremonia inaugural de los Juegos en el estadio de Maracaná, para evitar estar en una posición secundaria respecto a Michel Temer, el vicepresidente que la reemplaza interinamente y a quien ella acusa de dar “un golpe” en su contra.

“Estar disputando quién es la autoridad dentro del Maracaná es lo que daría una mala señal, para mí también”, sostiene.

“Mi lugar era en la tribuna de honor, no sólo por ser presidenta: porque en esto (de las Olimpiadas) quien trabajó fui yo”.

“Como no voy a estar ahí, no tiene sentido quedar atrás de la pilastra”, agrega, aludiendo a una broma que dice que en el legendario estadio la ubicarían tapada por una columna.

Quién es Michel Temer, el presidente interino que sustituye a Dilma Rousseff en la presidencia de Brasil

Dilma no irá a las Olimpiadas para evitar una pugna de poder con Michel Temer es el vicepresidente que la reemplaza interinamente y a quien ella acusa de dar “un golpe” en su contra. AFP

“ATOCRÍTICA Y MEA CULPA”

En el palacio de la Alvorada, de amplios ventanales y revestimientos de mármol, hay decenas de funcionarios que cuidan el jardín con piscina, mantienen los interiores impecables y ofrecen agua o café a los invitados.

Vivir en esa residencia oficial de los presidentes de Brasil es uno de los derechos que mantiene Rousseff, mientras es juzgada por presunto maquillaje presupuestal para ocultar el déficit del gobierno.

También fue autorizada a conservar un equipo de seguridad y un gabinete personal de asesores, así como asistencia médica y el uso de un auto oficial y un avión de la Fuerza Aérea.

El gobierno de Temer decidió restringirle el uso del avión solo para viajes entre Brasilia y Porto Alegre, donde Rousseff tiene su residencia privada donde viven su hija y dos nietos. Pero ella apeló y la justicia derribó la medida.

Dilma Rousseff suele viajar a Porto Alegre a visitar a su hija y sus nietos los fines de semana. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

Suele viajar a la ciudad sureña los fines de semana, donde conversa y bebe mate con su hija. Su madre, de 92 años, vive con ella en el palacio capitalino de gruesas alfombras y pinturas de artistas como Di Cavalcanti y Rodolfo Amoedo.

Rousseff no enfrenta acusaciones de enriquecimiento ilícito,pero se ha visto salpicada por el gigantesco escándalo de corrupción en Petrobras.

Un exdirector de la petrolera estatal la acusó de saber de irregularidades en la compra de una refinería cuando encabezaba el consejo de administración de Petrobras.

Y han surgido testimonios e indicios sobre manejo indebido de cuentas en las campañas electorales de Rousseff en 2010 y 2014.

Sin embargo, ella niega haber cometido delito alguno o que le quepa responsabilidad por la corrupción en Petrobras, argumentando que desconocía los hechos.

“Cuando no tienes ningún indicio para saber, no puedes ser responsabilizado”, le dice a BBC Mundo.

En cambio, admite que es necesario un mea culpa de su Partido de los Trabajadores (PT), la fuerza de izquierda que surgió como alternativa política en Brasil y hoy tiene varios dirigentes presos o investigados por corrupción.

“Creo que el sistema político de Brasil y el PT en particular tienen que hacer autocrítica y mea culpa. Porque de una cierta forma fue contaminado por la política tradicional”, señala.

Las frases de Rousseff ante el “impeachment”: “Lo que más me duele es la injusticia”

“Lo que está incorrecto en este proceso es la demonización del PT”, agrega. “La realidad está mostrando que todos aquellos que hacían y tiraban piedras al PT también tienen sus tejados de vidrio y ahora están siendo investigados”.

En la biblioteca del palacio de la Alvorada hay una foto de Rousseff con la banda presidencial, junto a otra de su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, el líder del PT que irá a juicio acusado de obstruir la causa de sobornos en Petrobras.

También hay otro de Juscelino Kubitschek, que fue presidente brasileño entre 1956 y 1961 impulsando la industrialización del país y murió en un accidente de auto.

Los retratos de Rousseff, Lula y Kubitschek. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

Dilma Rousseff asegura que tiene contacto con la gente y una agenda movida con congresistas, movimientos sociales. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

La construcción modernista cuenta con 7.300 metros cuadrados. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

En el palacio la primera mujer presidenta de Brasil aguarda el desenlace de su juicio político. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

“UN FARDO MUY GRANDE”

Rousseff dice gustar de la música de Johann Sebastian Bach, el entrecot uruguayo y el vino, aunque bebe menos que antes de pasar por un tratamiento exitoso contra un cáncer linfático en 2009.

En estos días lee un libro de Sidney Chalhoub titulado “Machado de Assis, historiador”, que analiza la obra del gran escritor brasileño relacionada con la esclavitud en el país.

Asegura que ha mantenido su rutina cotidiana desde que el Congreso la suspendió en mayo por más de dos tercios de votos en ambas cámaras.

“El principal cambio es que en el gobierno tengo, tenía, el peso de la responsabilidad de decidir en todo momento y a toda hora”, compara.

Sin embargo, niega que eso signifique alivio alguno para ella.

Dilma Rousseff conversó en exclusiva con BBC Mundo desde el palacio presidencial en Brasilia. Gerardo Lissardy / BBC Mundo

“No puedo estar sintiéndome más leve con la pérdida que tuve”, dice. “Necesariamente es un fardo muy grande de cargar el haber sido apartada de la presidencia sin cumplir mi mandato entero”.

La prensa de Brasil afirma que sus posibilidades de salvarse de que el Senado apruebe su destitución definitiva por dos tercios son escasas o nulas.

Y aunque Rousseff denuncia que hubo un “golpe” en su contra, en las calles no hay protestas masivas de la izquierda ni grandes huelgas de sindicatos.

“Para un golpe de este tamaño es necesaria una movilización mayor”, sostiene Rousseff, y augura que habrá más protestas con el desenlace del juicio político.

Anuncia que esta semana lanzará una carta abierta al Senado y al pueblo brasileño comprometiéndose a apoyar un plebiscito para salir de la crisis política si la dejan volver al poder, mediante nuevas elecciones.

“Sólo puede haber una recomposición de la democracia en Brasil a través de la consulta popular”, indica.

Pero admite que “puede ser difícil que pase” esa iniciativa en el Congreso, aunque una encuesta reciente de Datafolha muestra que 62% de los brasileños respaldan una convocatoria a elecciones.

Sus partidarios acusaron el juicio político a Rousseff como un “golpe de Estado”. Sin embargo, hoy en las calles no hay protestas masivas de la izquierda ni grandes huelgas de sindicatos. AFP

SIN “TIRO EN EL PECHO”

Rousseff descarta renunciar a su mandato en las circunstancias actuales y afirma que eso es lo que buscan sus adversarios. Cada vez que alude a Temer lo llama de “presidente interino, provisorio e ilegítimo”.

Haciendo caso omiso a quienes creen que sus horas como presidenta están contadas, dice que aún cuenta con volver al cargo y se muestra de buen humor, riendo animadamente por momentos.

Por qué Dilma Rousseff tiene más esperanzas de volver al poder hoy que cuando salió

“No me deprimo, querido. Un amigo me decía que estoy enferma porque no tengo esa enfermedad”, comenta.

Exintegrante de un grupo guerrillero que fue presa y torturada en los años 70 por el régimen militar brasileño, Rousseff tampoco piensa en apartarse de la política.

Sostiene que además de ser la primera mujer presidenta de Brasil, pasará a la historia como alguien “que derrotó el golpe” y desliza una comparación implícita con Getúlio Vargas, que siendo presidente brasileño en 1954 se suicidó de un disparo en el corazón en medio de una grave crisis política.

“Creo que también voy a ser conocida”, dice Rousseff, “como la primera mujer que pese a todo no se dio un tiro en el pecho y tampoco renunció”.

A pesar de que al palacio viene mucho menos gente que antes, Rousseff hace caso omiso a quienes creen que sus horas como presidenta están contadas. Dice que aún cuenta con volver al cargo y se muestra de buen humor. Gerardo Lissardy / BBC Mundo




bbc-footer
Categoría: América Latina | Claves: Brasil Dilma Rousseff