“No sé qué elegir”, el dilema de los griegos

El ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, afirmó que "sea cual sea el voto, debemos retomar las conversaciones políticas a partir de mañana" y no ceder a la tentación de "aplastar un pueblo".

“No sé qué elegir”, el dilema de los griegosToda esta campaña relámpago se realizó además en pleno corralito. En virtud del control de capitales instaurado durante una semana para evitar el derrumbe total de los bancos. Crédito: Louisa Gouliamaki / AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Los colegios electorales han abierto a las 7.00 hora local en Grecia para votar en este referéndum a favor o en contra de las reformas económicas propuestas por los acreedores internacionales a cambio del rescate. Crédito: Euronews

(Atenas, Grecia. AFP).- Los griegos votaban este domingo sumidos en un difícil dilema en el referéndum convocado por el gobierno, cuya pregunta, ‘Sí’ o ‘No’ a la política de austeridad de Europa, simple en apariencia, fue presentado por los acreedores del país como un angustioso ‘Sí’ o ‘No’ al euro.

Katerina, de 56 años, encarnaba a esos electores preocupados el domingo, que todavía dudaban entre el ‘Sí’ y el ‘No’, a unos metros de la urna, en el barrio popular de Pangrati.

Votó a Syriza en enero, pero reconoció: “esta época es tan difícil, estamos nerviosos, no sé qué elegir”.

Toda esta campaña relámpago se realizó además en pleno corralito. En virtud del control de capitales instaurado durante una semana para evitar el derrumbe total de los bancos, los griegos sólo pueden retirar desde el lunes un máximo de 60 euros por día y persona en los cajeros automáticos.

“Nadie puede ignorar la voluntad del pueblo de vivir, de vivir con determinación, de tomar las riendas de su destino”, declaró tras haber votado el primer ministro griego, Alexis Tsipras, en su barrio de Kipseli, en el norte de Atenas. 

“Hoy es un día de fiesta y de alegría”, agregó Tsipras, destacando su “optimismo” y la perspectiva de “un nuevo capítulo para Europa, mañana”.

El ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, que prometió dimitir si ganaba el “sí”, se congratuló por su parte por un “momento sagrado, un momento de esperanza para Europa”.

Si bien los últimos sondeos publicados apuntaban a un resultado muy apretado en el referendo, con una pequeña ventaja para el sí, es alrededor del 10% de indecisos que Tsipras pareció apuntar el domingo por la mañana, asegurándoles que su voto “expresará no únicamente el mensaje de que (Grecia) se queda en Europa sino que quiere vivir en ella con dignidad”.

“EUROPA NO PUEDE ACABAR ASÍ”

Tras cinco meses de infructuosas negociaciones entre el gobierno griego, formado por Syriza y el partido soberanista ANEL, y los acreedores del país (UE, FMI, BCE), el primer ministro decidió convocar este referéndum el pasado 27 de junio.

Los acreedores acordaron a Grecia desde 2010 240.000 millones de euros en ayudas o promesas de préstamos, pero no han transferido nada desde hace casi un año, pues el gobierno descarta aprobar ciertas reformas que considera socialmente demasiado difíciles y desea que se contemple una reducción de la deuda en las conversaciones.

Un país tan importante para el mundo como Grecia no puede acabar así.

“¿Debe aceptarse el plan de acuerdo presentado por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional en el Eurogrupo del 25 de junio de 2015 y compuesto de dos partes, que conforman su propuesta conjunta?” es la pregunta planteada.

El gobierno de Tsipras espera hacerse más fuerte en las negociaciones, gracias a un “no” con el que obtendría al menos el respaldo de la mitad del pueblo griego.

Pero los acreedores promovieron el “sí” y presentaron el “no” como el equivalente a una salida de Grecia del euro, con el que el 74% de los griegos simpatizan, según un sondeo publicado el viernes.

El domingo, sin embargo, parecía que la puerta podría no haberse cerrado del todo.

En este sentido, el presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi, declaró el domingo al diario Il Messaggero “que un país tan importante para el mundo como Grecia no puede acabar así”. “Es evidente que, el día después, tendremos que volver a hablar”, lanzó.

Por su parte, el ministro de Economía francés, Emmanuel Macron, afirmó que “sea cual sea el voto (en Grecia), debemos retomar las conversaciones políticas a partir de mañana” y no ceder a la tentación de “aplastar un pueblo”.

“La primera que sabe” que hace falta volver a hablar, según Renzi, y la que tiene la llave de las negociaciones, parece ser más que nunca “Angela Merkel”, la canciller alemana, que se debate entre la cuestión de la cohesión del euro y una opinión pública alemana cada vez más hostil a Grecia.