NYT: La oposición en Venezuela adopta estrategias del manual político de Chávez

Lo que antes criticó la oposición al proceso revolucionario que en su momento lideró Higo Chávez, ahora es defendida a “capa y espada”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Cuando el presidente fallecido Hugo Chávez entregó casas en Venezuela, pasó por alto un detalle importante que hoy la oposición venezolana que domina la Asamblea Nacional, lleva como bandera de batalla, la entrega de los títulos de propiedad de los inmuebles.

Tal vez es como hoy lo asegura la férrea oposición, estos títulos no fueron entregados con el objetivo de manipular a un pueblo que en reiteradas oportunidades ha tenido que ir a las urnas electorales a elegir, sin embargo, esta podría ser una táctica más de Chavismo pero que ahora adopta la derecha venezolana para sumar simpatizantes en medio de una severa crisis que lleva al país a la miseria.

Lo que antes criticó la oposición al proceso revolucionario que en su momento lideró Higo Chávez, ahora es defendida a “capa y espada” como dicen en Venezuela, dejando clara evidencia de que no se ha acabado la práctica de “ganarse la confianza de la gente mediante dádivas gubernamentales”.

“Las personas han sido tratadas como si fueran niños”, señaló en una oportunidad el asambleísta Julio Borgues, quien se encargó de plantear la ley de entrega de títulos de propiedad a los beneficiarios de la Gran Misión Vivienda Venezuela, mismo que señala que con esto simplemente se desprende a la familia de su lugar de origen.

Por su parte, el exparlamentario Darío Vivas, sostiene, según The New York Times que “le dimos a las personas una vivienda digna” y al igual que los afectos al gobierno que hoy preside Nicolás Maduro, dan plena garantía de que lo que busca la oposición es despojar a las personas de sus viviendas y hacer una misión mercantilista.

Lo cierto del tema es que luego de presentarse la propuesta de entrega de títulos de propiedad, hoy en Venezuela los actores políticos tanto de un bando como de otro, protagonizan un nuevo debate bastante acalorado y en medio de ellos, un pueblo que sigue siendo manipulado por ambos.

Para leer el artículo completo del The New York Times presione AQUÍ