NYT: morir lejos de casa, el exilio médico de los venezolanos

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).-Una señora identificada como Zaida Medina de Márquez no sabía que su muerte era cercana cuando arribó a Argentina por insistencia de su primogénito, resignada a no tener atención médica en su país- Venezuela-, los médicos le dieron la última cota de esperanza de un mes. La mujer sufría de un tumor que se alojaba en su páncreas, sin embargo, ya sus riñones habían sufrido una metástasis cuando apenas le hacían el diagnóstico. Al final, soportó tres meses.

De esta forma, a sus 62 años, en la camilla de un hospital porteño del que apenas había escuchado el nombre días atrás en Argentina, allí falleció. El contexto, un día sábado, 2 de septiembre de 2017 con su hijo mayor, Jorge Márquez, como soporte y tomándole la mano con un amor y dulzura indescriptible, escribió María Laura Chang para el New York Times.

Cuando el invierno rozaba la ciudad de Buenos Aires, Zaida había llegado en soledad a principios de junio de 2017. En Venezuela, todo había sido ocultado a sus parientes más cercanos para evitar que éstos se preocuparan. Sin embargo, cuando supo que no podría hacerse los exámenes correspondientes, optó por llamar a sus hijos, todo para buscar solución a su condición.

Pese a contar con los recursos económicos, en suelo venezolano no era tarea fácil adquirir los insumos de biopsia que le había recitado el oncólogo.

De hecho, conseguía la aguja de carambolas, como contraparte se hacía difícil conseguir un patólogo que analizara el test. En la actualidad, sólo cinco profesionales en el área se han graduado de la especialidad en lo que va del año 2017, según Andrés Ruiz, presidente de la Sociedad Venezolana de Anatomía Patológica.

Como parte de la migración, la Federación Médicca Venezolana estima que más de 20.000 médicos han salido del país a causa de la crisis. Consciente de las grandes fallas en los recintos hospitalarios, Zaida tomó la decisión de seguir la idea de los doctores.

Por su parte, su hijo Jorge, vivía en Buenos Aires -Argentina- hace tres años y era consciente de la gratuidad y calidad del sistema de salud público argentino y fue esa la principal razón por la que insistió en el viaje de su madre. Tan solo al llegar al hospital, le pidieron un documento de identidad y una dirección en Argentina para colocarla en la historia médica nada más. De ahí no le pidieron nada distinto a lo que le había requerido el médico en Venezuela.

En resumen, el caso de la Sra. Zaida no es uno más; es una representación de lo que se ha denominado como el “turismo médico” en el país, por la garantía y facilidades que ofrece Argentina e incluso a sus países limítrofes en materia de salud.
Finalmente, el colapso en Venezuela ha impulsado la inmigración de cientos de ciudadanos, que tal como Zaida querían una vida mejor y forma parte del exilio venezolano.

Para ver la nota completa pulse aquí:




Categoría: Venezuela | Claves: Casos Migración Venezuela