NYT: Pdvsa “está tan mal” que le compra petróleo a EE UU

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los periodistas Nicholas Casey y Clifford Krauss publicaron en el diario The New York Times que la situación en Petróleos de Venezuela (Pdvsa) “están tan mal” que ahora “le compra” crudo a Estados Unidos.

Según precisaron, durante varias semanas una de las plataformas petrolera estuvo sin actividad, puesto que le faltaba una pieza, mientras que otra “fue desvalijada” por grupos delictivos.

Asimismo, acotan que la empresa petrolera está “en un espiral de caos” y el Gobierno venezolano ha tenido que recurrir a Estados Unidos para solicitar “ayuda”.

Los reporteros expresan en su texto que “el declive de la industria petrolera es uno de los síntomas más graves de la crisis económica de Venezuela” y añaden que Pdvsa “lucha para poder pagar el petróleo extranjero”.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO ÍNTEGRO:

EL FURRIAL, Venezuela — Una plataforma petrolera estuvo inactiva durante semanas porque le faltaba una pieza. Otra fue desvalijada por bandas armadas que se llevaron todo lo que pudieron. Muchos trabajadores petroleros dicen que cobran tan poco que apenas pueden comer y tienen que vigilarse mutuamente por si se desmayen mientras están en lo alto de las torres.

La industria petrolera de Venezuela, cuyos enormes ingresos alimentaron la gran mayoría de los planes gubernamentales, desde los complejos habitacionales hasta la educación, ahora se encuentra en un espiral de caos. Para colmo de males el gobierno venezolano ha tenido que recurrir a Estados Unidos, su némesis, en busca de ayuda.

“Le dicen el imperio”, dijo Luis Centeno, un dirigente sindical de los trabajadores petroleros que se refería al término usado por los funcionarios estatales para hablar de Estados Unidos. “Y, sin embargo, le siguen comprando petróleo”.

El declive de la industria petrolera es uno de los síntomas más graves de la crisis económica de Venezuela. El petróleo representa la mitad de los ingresos del gobierno, un aporte que el expresidente Hugo Chávez calificaba como el “instrumento de desarrollo nacional”. La petrolera estatal invirtió sus ganancias, más de 250 mil millones de dólares desde 2001 hasta 2015, en diversos programas sociales como la importación de alimentos.

Pero esos beneficios se han evaporado debido a la mala administración y a la caída de los precios del petróleo en los últimos dos años. Ahora, los envíos de crudo subvencionado a países aliados como Cuba están disminuyendo lentamente. Varios ejecutivos petroleros sostienen que eso ha obligado a que La Habana mire hacia Rusia en busca de petróleo barato.

Para Chávez y su sucesor, el presidente Nicolás Maduro, la riqueza petrolera de Venezuela ha sido esencial para la identidad y la soberanía de la nación porque representa el poder financiero que potencia sus ambiciones regionales y su rabioso desafío a Estados Unidos.

Estados Unidos siempre ha sido un enorme mercado para el petróleo venezolano. Pero con la crisis de PDVSA, la petrolera estatal de Venezuela, el gobierno tuvo que iniciar la importación de petróleo estadounidense.

A principios de este año, Estados Unidos comenzó a enviar más de 50.000 barriles diarios de crudo liviano para que Venezuela pueda preparar su propio crudo de exportación, con lo que “el imperio” se unió al grupo de proveedores que se han vuelto vitales para mantener la industria petrolera del país.

Sin embargo, PDVSA lucha para poder pagar el petróleo extranjero. Algunos camiones cisterna esperan en el puerto hasta dos semanas para poder cobrar, y a veces se retiran debido a la falta de pago, dijo un ejecutivo que pidió mantener el anonimato para evitar las represalias del gobierno.

Esas son algunas de las razones de la caída de la producción petrolera que se ubica en 2,4 millones de barriles diarios, una baja de 350.000 barriles en comparación con la producción del año pasado. Eso es casi un millón de barriles por debajo de lo que se producía en 1998, cuando Chávez asumió el poder.

Venezuela sufre por la escasez de alimentos como el maíz y el arroz, que en el pasado reciente se importaban fácilmente debido a los enormes ingresos de la estatal petrolera. Medicamentos esenciales como los antibióticos han desaparecido. Los expertos pronostican que la economía se contraerá en un 10 por ciento para fines de 2016 y la inflación ya ascendió a cifras de tres dígitos.

El precio del pan se duplica de un mes a otro. En muchos lugares la pieza de pan llega a costar unos 50 centavos de dólar, en un momento en que los trabajadores petroleros dicen que ganan menos de un dólar al día por la inflación.

“Prácticamente trabajamos gratis”, dijo Pedro Velásquez, un supervisor de un yacimiento de petróleo ubicado en la localidad de Punta de Mata. Todo el dinero que el gobierno puede reunir para hacer reparaciones improvisadas en sus campos de petróleo y plantas de refinamiento ahora escasea.

Con la petrolera estatal endeudada, dos tercios de sus exportaciones están destinadas a pagar los préstamos chinos y otras deudas. Por eso la empresa se está quedando sin recursos para pagarle a los técnicos, tanto internacionales como nacionales.

“El declive se está acelerando, y seguirá ocurriendo”, dijo Lisa Viscidi, una experta en energía del Inter-American Dialogue, un instituto de investigación ubicado en Washington. “Las condiciones empeoran cada vez más; hay mucho menos dinero para invertir”.

Los operadores internacionales están preocupados porque la debacle de PDVSA podría sacudir al mercado global afectando los ciclos de oferta. Los expertos señalan que cuando sucedió el paro petrolero de Venezuela a finales de 2002 y principios de 2003, los precios mundiales subieron más del 30 por ciento, dando inicio a la primera de una serie de crisis internacionales que marcaron la escalada de la cotización del crudo.

Venezuela ha perdido importancia en el mercado energético internacional, pero sus exportaciones todavía representan aproximadamente el 2 por ciento de la producción mundial. Esto significa que una grave disminución de las exportaciones de crudo venezolano, sobre todo si coincide con alguna crisis en Nigeria o en Irak, podría afectar al mercado y hacer que vuelvan a subir los precios del petróleo.

“Un colapso de Venezuela aceleraría la subida de los precios del petróleo; sería un shock total”, dijo Helima Croft, estratega de materias primas para el Royal Bank of Canada. “Ese país está sufriendo una implosión”, dijo. Y agregó que en este momento “no hay ningún productor de petróleo que se esté destruyendo de manera tan rápida o dramáticamente como Venezuela”.

Ni PDVSA ni Citgo, su filial estadounidense, respondieron a las solicitudes de entrevistas.

Los retos a futuro están presentes en los vastos campos petroleros de El Furrial, al noreste de Venezuela. Debajo de las largas planicies cubiertas de hierba se encuentra el tipo de crudo que Venezuela importa para poder mezclarlo con el petróleo pesado que debe exportarse.

En su clímax, El Furrial producía 453.000 barriles diarios, lo que equivale al 80 por ciento de la producción nacional de Ecuador. Pero en 2009, Chávez nacionalizó Wilpro, un consorcio estadounidense que manejaba un complejo de inyección de gas natural diseñado para obtener más petróleo de los yacimientos de esta zona. Desde entonces la producción ha disminuido a más de la mitad.

Los trabajadores de El Furrial cuentan su propia versión de la decadencia y la mala administración de los yacimientos. Dicen que ni siquiera hay suficiente lodo de perforación —el fluido más básico que mantiene frescas las brocas de perforación— para mantener en funcionamiento todos los equipos.

Ahora la China National Petroleum Corporation se encarga del trabajo que hacía Wilpro. Sin embargo, el sitio no ha funcionado desde hace varias semanas porque PDVSA no había entregado una pieza del equipo que suspende la tubería sobre el pozo. Una vez que se instale el repuesto este yacimiento podría producir 3500 barriles de petróleo diarios, pero no se sabe cuándo sucederá eso.

“Es la primera vez que hemos pasado tres semanas esperando”, dijo Nelson Ruiz, un gerente. “Lo normal después de la consolidación del proyecto es que el taladro comience a perforar el suelo”. Pero lo que más desmoraliza a los trabajadores es el tema de la alimentación.

Los empleados de una planta de producción comentan que comen tan poco que tienen que vigilar a sus compañeros de trabajo por si se desmayan. Claudio Lezama, que ha trabajado durante los últimos ocho años en ese lugar, dijo que pesaba alrededor de 90 kilos hace varios años. Entre los rigores de su trabajo manual y la escasez que lo obliga a comer una sola vez al día, ahora pesa 65 kilos.

Sentado en un remolque donde los trabajadores toman sus descansos comentó que en su tiempo libre trabajaba como albañil para poder alimentarse. Un colega le dijo que había llevado alimentos como yuca, queso y huevos para revender.

“Tú eres un vendedor del mercado negro”, le dijo Lezama mientras le recriminaba que subiera los precios en medio de la escasez que se vive en Venezuela.

En una demanda presentada en julio por un grupo de trabajadores de PDVSA, los trabajadores detallan las extensas fugas de petróleo sucedidas en El Furrial desde 2012 debido a la falta de mantenimiento de la infraestructura, que se encontraba en estado de abandono. El documento también señalaba que las fugas presentan un riesgo de salud para las comunidades cercanas.

“Todo esto se ha ocultado generando pérdidas multimillonarias de dólares”, dice la demanda. “Los trabajadores estamos muy molestos porque nadie ha hecho nada para arreglar este desastre”.

Algunos trabajadores petroleros creen que salir a trabajar ya los pone en riesgo. Hace poco, el dirigente sindical Carlos Robles pasó una tarde hablando con los supervisores de un pozo sobre una serie de ataques de bandas armadas que robaron las computadoras, aires acondicionados y equipos de metal de sus instalaciones.

“Lo que se interpone entre nosotros y los ladrones es Dios y la virgen”, dijo Juan Díaz, un supervisor que suele trabajar de noche.

Empresas internacionales como Halliburton y Schlumberger están reduciendo sus operaciones ante la crisis de pagos que sufre PDVSA y que ha incrementado sus deudas en 25 mil millones de dólares. Y mientras la producción de El Furrial y otros campos cae en picado, la petrolera estatal debe apoyarse en Citgo, su filial de Estados Unidos.

El año pasado, Citgo obtuvo un préstamo de 2,5 mil millones de dólares para mantener a flote a PDVSA. Y ahora planea pedir otro préstamo adicional de 800 millones de dólares para reformar una refinería en la isla de Aruba que produce aceite sintético, de acuerdo a los ejecutivos que han sido informados sobre los planes.

Centeno, el dirigente sindical, dijo que la crisis ha ocasionado que PDVSA deje de proporcionarle a sus trabajadores implementos básicos como botas, cascos y guantes. “Ahora PDVSA está en el piso”, dijo.