OEA pide a Maduro “tranquilizar” a colombianos que viven en Venezuela

OEA pide a Maduro “tranquilizar” a colombianos que viven en VenezuelaCrédito: Mauricio Dueñas Castañeda / EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Bogotá, Colombia. AFP) – El secretario general de la OEA, Luis Almagro, pidió el sábado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, tranquilizar a los colombianos que viven en Venezuela e instó a reunificar a las familias divididas por la crisis bilateral.

Durante una visita a la fronteriza ciudad colombiana de Cúcuta, a la que han llegado la mayoría de afectados por la crisis, Almagro se dirigió a su “amigo” Maduro y dijo que “sería muy importante un mensaje del gobierno venezolano para tranquilizar a los millones de colombianos que viven en Venezuela”.

Lea también: Almagro respalda las condiciones de Santos para el diálogo

La actual crisis colombo-venezolana, desatada hace unas tres semanas por el cierre de pasos fronterizos por parte de Maduro, deja al menos 1.355 colombianos deportados y más de 15.000 que han huido de Venezuela por miedo a ser expulsados sin sus familias o enseres, según datos de Naciones Unidas.

Almagro, que viajó a verificar la situación humanitaria generada por las expulsiones, instó también durante una rueda de prensa junto a la canciller colombiana, María Ángela Holguín, a que ambos países trabajen en la “reunificación” de familias que han quedado dividas a uno y otro lado de la línea limítrofe.

Es importantísima la definitiva reunificación familiar. Nosotros pedimos a Colombia la sistematización de los casos pendientes de reunificación familiar, el planteo concreto al respecto, y le pedimos a Venezuela la más pronta solución a este flagelo, a este problema”, dijo Almagro.

El también excanciller uruguayo, tildó la situación humanitaria de “penosa”. Asimismo pidió que las deportaciones desde Venezuela “cumplan los procedimientos fijados”, que a los expulsados se les permita volver a buscar sus enseres e insistió en que la solución al problema está en el “diálogo”.

“Los pasos diplomáticos (a seguir) pertenecen en esencia a los dos países y es lo que hemos señalado: la necesidad de diálogo, diálogo y más diálogo“, dijo.

“La OEA en lo que va a trabajar es en el deber ser, en la dimensión humanitaria y de los derechos humanos, apoyándose en los instrumentos que tiene: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o la visita in situ, como ésta”, explicó también.

La crisis fronteriza comenzó el 19 de agosto con el cierre de una parte de la frontera por Maduro, tras un ataque a militares venezolanos durante una operación anticontrabando, que el mandatario atribuyó a “paramilitares colombianos”.

La tensión aumentó hace poco más de una semana, cuando ambos países llamaron a consultas a sus embajadores en medio de denuncias de violaciones de los derechos humanos de los afectados.

En su visita a Cúcuta, Almagro fue este sábado a varios albergues de damnificados y escuchó sus testimonios, además estuvo en el puente internacional que une Cúcuta con la ciudad venezolana de San Antonio del Táchira, actualmente cerrado.

“NADA CONTRA VENEZUELA”

En rueda de prensa junto a Almagro, la canciller colombiana reiteró la disposición del presidente Juan Manuel Santos a dialogar con Maduro bajo ciertas condiciones humanitarias, como la reunión de las familias separadas.

“Nosotros queríamos que la OEA pudiera venir y constatar, no queremos absolutamente nada contra Venezuela, no queremos resoluciones, no queremos pronunciamientos, nosotros queremos trabajar con Venezuela”, dijo Holguín.

La visita de Almagro se produjo luego de que el organismo rechazara el lunes la solicitud de Colombia de convocar una cita extraordinaria de cancilleres para discutir la situación fronteriza.

Sin embargo, varios países de la región, como Brasil, Argentina y Ecuador, adelantan iniciativas para facilitar un encuentro entre Santos y Maduro, en aras de poner fin a la crisis.

Colombia y Venezuela comparten una porosa frontera de 2.219 km, en la que denuncian la actividad de grupos irregulares que lucran con el contrabando de combustible y otros productos altamente subsidiados por el gobierno venezolano.