Oposición presentará proyecto de ley para ampliar magistrados del TSJ

La oposición aspira acompañar las nuevas leyes que presentará después de Semana Santa con una serie de manifestaciones en las calles

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela) – La oposición venezolana presentará, después de Semana Santa, un proyecto de ley en el Parlamento para arrebatar al gobierno de Nicolás Maduro el control que ejerce en el Tribunal Supremo de Justicia, reveló este miércoles el diputado Luis Florido al periodista Antonio María Delgado de El Nuevo Herald.

“El próximo martes, después de Semana Santa, nosotros estamos introduciendo la Reforma de la Ley del Tribunal Supremo de Justicia”, dijo Florido. “La reforma permite ampliar el número de magistrados de la Sala Constitucional [del TSJ] y a través de esa ampliación, impedir que la sala se convierta en la Constitución en si misma […] que es lo que ha ocurrido hasta ahora”, añadió.

Florido también explicó que la oposición acompañará la presentación de este proyecto de ley con manifestaciones pacíficas en las calles como forma de respaldo popular a la iniciativa legislativa.

“Cualquier mecanismo constitucional [para salir de Maduro] va a requerir del pueblo en la calle, el pueblo protestando, el pueblo exigiendo el cambio. Y nosotros a partir de la Semana Santa vamos a iniciar un proceso de movilizaciones en el país que permita terminar de abrir esas puertas del cambio”, señaló.

Lea la entrevista completa a continuación:

La Asamblea Nacional de Venezuela, donde la oposición ejerce una supermayoría de dos tercios, prevé arrebatarle al régimen de Nicolás Maduro el control ilegítimo que ejerce sobre las cortes, introduciendo un proyecto de ley que ampliaría el número de magistrados en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), dijo el diputado opositor Luis Florido, presidente de la Comisión de Política Exterior.

El proyecto de reforma -que al igual que el proyecto de amnistía para los presos políticos será introducido la próxima semana-forma parte de una estrategia de múltiples frentes de la oposición para salir constitucionalmente de Maduro este año, lo que incluye una ofensiva diplomática para explicar en el exterior la radicalización del autoritarismo chavista y una reactivación de las protestas pacíficas en las calles.

“El próximo martes, después de Semana Santa, nosotros estamos introduciendo la Reforma de la Ley del Tribunal Supremo de Justicia”, dijo Florido en una entrevista con el Nuevo Herald en Miami.

“La reforma permite ampliar el número de magistrados de la Sala Constitucional [del TSJ] y a través de esa ampliación, impedir que la sala se convierta en la Constitución en si misma […] que es lo que ha ocurrido hasta ahora”, manifestó.

La reforma se ha convertido en una prioridad para la oposición venezolana ante los obvios intentos del TSJ por desmantelar las facultades de la Asamblea Nacional, en lo que está siendo comparado con la decisión en 1992 del entonces presidente peruano Alberto Fujimori de cerrar el Congreso.

El parlamento venezolano sigue operando nominalmente, a diferencia de lo ocurrido en Perú donde fue disuelto por Fujimori, pero el chavismo ha pretendido arrebatarle sus atribuciones a través del TSJ, desestimando de esa manera la voluntad expresada por los electores en las elecciones del 6 de diciembre, explicó Florido.

“Lo que tenemos es un cierre técnico del parlamento, un cierre a puertas abiertas”, dijo el diputado perteneciente al partido Voluntad Popular. “La Sala Constitucional es un obstáculo total, es una piedra de tranca, a cualquier ley que saquemos”.

Es de esperarse que la Sala Constitucional -actualmente dominada por elementos radicales del chavismo nombrados ilegalmente en diciembre pese a no cumplir con los requisitos constitucionales- intente bloquear la reforma que le entregaría el control del organismo a juristas calificados e independientes.

Pero la oposición aspira acompañar las nuevas leyes con una serie de manifestaciones en las calles.

“El problema en Venezuela no es jurídico, es político. Y cuando es político, tienes que hacerte acompañar del pueblo, que es al final el que genera los cambios”, explicó Florido.

“El pueblo está desesperado por lo que está viviendo hoy y quiere cambios urgentes, y nosotros tenemos que atender a ello. Por eso hemos planteado que cualquier mecanismo constitucional [para salir de Maduro] va a requerir del pueblo en la calle, el pueblo protestando, el pueblo exigiendo el cambio. Y nosotros a partir de la Semana Santa vamos a iniciar un proceso de movilizaciones en el país que permita terminar de abrir esas puertas del cambio”, manifestó.

La movilización en la calle también acompañaría los distintos esfuerzos que está realizando la oposición venezolana por conseguir que Maduro salga del poder este año.

Las distintas opciones que están siendo exploradas por la oposición incluyen la realización de un referendo revocatorio, la conformación de una Asamblea Constituyente, y la enmienda constitucional. No obstante, algunos de estos caminos podrían tomar demasiado tiempo en concretarse, advirtió el diputado.

Conseguir que Maduro salga este año es crucial por dos importantes razones. Primero, porque el resto del período presidencial quedaría en manos del vicepresidente de la República si el gobernante sale después del 10 de enero del 2017.

“Si Nicolás Maduro designa el 9 de enero como un nuevo vicepresidente a su esposa Cilia Flores, o a Diosdado Cabello, o cualquier otro que sea responsable de la crisis en Venezuela”, ellos quedarían en el poder, dijo Florido.

Pero quizás más importante es la gran necesidad de emprender el cambio, cuando millones de personas están desesperadas por la falta de alimentos, medicamentos, electricidad e incluso el suministro de agua.

Maduro es un presidente que “no se sabe en definitiva si es venezolano, que no ha demostrado que es venezolano, que ha acabado con el país, que no le importa que se esté muriendo la gente por falta de medicamentos, que no le importa si la gente se está alimentando, si tiene jabón para lavar, o baterías para los carros, o si los niños tienen pañales”, señaló.

“Nosotros tenemos que activar un mecanismo ya. Es urgente, es un tema de supervivencia del pueblo […] Están muriendo venezolanos por falta de esos medicamentos. Se están alimentando mal. Nosotros consideramos que la crisis en Venezuela es tan grave que Maduro debería renunciar”.

Categoría: Venezuela | Claves: Luis Florido TSJ