Una casa, un empleo… las peticiones a Maduro

Lluvia de "papelitos", mangos arrojadizos, peticiones en TV... cualquier vía parece correcta cuando los venezolanos desean que Maduro les resuelva algún problema.

Publicada por: el RonGonzalezc@gmail.com @RonCcs

(Caracas, Venezuela) – La más reciente petición directa de ayuda al presidente Nicolás Maduro dejó por sentado este miércoles la debilidad de las instituciones del Estado para resolver problemas tan básicos como la dotación de una escuela primaria.

Cada vez que han tenido oportunidad los seguidores del chavismo -o no- piden directamente al Mandatario nacional la solución de problemas que deberían ser resueltos por los entes públicos. Tan solo este miércoles una niña pidió directamente a Maduro reparar los techos, baños y sistema de agua limpia de su escuela, una que está por abandonar, pero que desea ver “crecer”.

“Eso -la reparación- va a ser inmediato. Tú vas a ver”, respondió el Presidente a la joven, a la que felicitó por “estar pendiente” de su escuela y del porvenir de sus compañeros de estudio.

UN MANGO, UNA CASA

A Marleni Olivo, de 54 años, y quien reside en la barriada El Piñonal de Maracay, Nicolás Maduro le ofreció una vivienda tras una particular petición: la mujer, que no podía acercarse al Presidente ni tenía papel para hacerle llegar su petición, escribió sobre un mango, que había pedido regalado porque “tenía hambre”, su número de teléfono y la frase “si puede me llama”. Acto seguido lo arrojó directamente hacia Maduro, que conducía un bus en un acto en Aragua.

La fruta impactó contra el rostro del Presidente, quien se vio sorprendido por la audacia de la mujer. Días después presentó el mango en TV y explicó que había contactado con Olivo, quien pidió una casa, la cual le sería entregada. “Marleni tenía un problema con su vivienda. Ya aprobé, en el marco de la Gran Misión Venezuela, y ya tienes tu apartamento (…). Te lo van a entregar en las próximas horas”, soltó el mandatario.

Un dato: ese mismo día, y según reveló el propio Maduro, recibió más de 4.000 “papelitos” con solicitudes de ayudas diversas.

UN “CATANARE” POR UNA CAMIONETA

Otros afortunados fueron los integrantes de una familia que se desplazaba por la autopista Caracas – La Guaira justo cuando Maduro también los hacía. Viajaban en un viejo y desvencijado Ford LTD, que el Presidente no dudó en calificar como “catanare”, un vocablo usado en Venezuela para designar a carros o muy viejos o muy dañados.

Maduro se les acercó y los detuvo. Después de los saludos de rigor, les señaló que él tuvo un LTD que lo dejaba “botado en todas partes”, puesto que tenía fallas mecánicas. Les propuso un cambio de vehículos: el “catanare” por la camioneta tipo pick up marca Chery que manejaba, algo que la familia no desaprovechó.

UN EMPLEO POR FAVOR

En días recientes el gobierno de Nicolás Maduro entregó viviendas en el estado Miranda, gobernado por el líder opositor Henrique Capriles. El presidente, que no estaba presente en el urbanismo que se inauguraba, hizo uno de los famosos “pases” que el chavismo ha popularizado.

Allí, una mujer le agradecía por la vivienda, aclarando que era la que ella y sus vecinos merecían, puesto que estaban cansados de vivir en barriadas o refugios. También aprovechó la oportunidad para pedir un empleo digno para ella y sus conocidos, y marcar que al urbanismo presentaba algunas deficiencias por estar apenas habitado.

Se ofreció para proveer, junto al ya conformado Consejo Comunal, servicios como el de panadería. Eso sí, precisaba ayuda económica para echar a andar los proyectos, y claro está, la pidió en TV nacional al mismísimo Presidente.

Categoría: Venezuela | Claves: Nicolás Maduro