Phelps, Bolt y Neymar al rescate de los Juegos de Río

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Reuters y AFP/ Composición Sumarium

(Río de Janeiro, Brasil. AFP).- Michael Phelps, Usain Bolt, Neymar y Djokovic serán las principales figuras en Rio-2016 y socorristas de unos Juegos Olímpicos golpeados por el dopaje ruso y la crisis política brasileña.

Cuando el viernes se encienda el pebetero en el mítico estadio Maracaná todos esperan que se vaya apagando el incendio del escándalo que carcomió las bases del olimpismo y dejó al descubierto una maquinaria de dopaje organizada desde el Estado ruso.

Más de un centenar deportistas rusos fueron excluidos de la cita de Rio, en una crisis que llevó al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, a plantear “una revisión total” de todo el sistema antidopaje.

Figuras mundiales como el nadador estadounidense Phelps, el velocista jamaicano Usain Bolt, el tenista Novak Djokovic y el futbolista brasileño Neymar, son los mayores responsables de hacer virar la aguja del escándalo hacia el espectáculo deportivo.

Tienen lo suficiente como para acaparar los potentes reflectores mediáticos en unos Juegos Olímpicos inéditos en Sudamérica y los primeros en la historia que se disputarán en invierno (austral).

LOS DE ORO

Crédito: AFP

El estadounidense Phelps, de 31 años, quiere volver a bañarse en oro y en la piscina de Rio ampliar su asombroso palmarés de 22 medallas, 18 de ellas doradas, antes de su retiro.

El jamaicano Usain Bolt, el hombre más veloz del planeta, se prepara para volver a asombrar al mundo y acaparar oros en los 100m, 200m y relevos 4×100, como hizo en los Juegos de Pekín-2008 y Londres-2012, aunque la incógnita es cómo responderá en su exigente programa en Rio tras sus recientes molestias musculares.

Con 108 semanas consecutivas al frente del ranking, Djokovic tiene como gran asignatura pendiente el oro olímpico, un galardón que le queda más cercano a medida que desisten jugadores de la talla de Roger Federer (3), Milos Raonic (7) y el checo Tomas Berdych (8).

La misma situación que Brasil, que le cargó una pesada mochila a su astro Neymar para ganar la medalla dorada en casa, el único lauro del fútbol ausente de las nutridas vitrinas del pentacampeón mundial.

El astro del Barça quiere vengar en el Maracaná el mazazo de 7-1 que recibió la seleçao ante Alemania en el Mundial-2014 y colgarse el medallón que vale por diez para el país anfitrion, amante del fútbol como pocos.

La del fútbol masculino es una de las preseas que Brasil necesita para volver a desbancar a Cuba del liderazgo latinoamericano, como ocurrió en Pekín-2008, e intentar meterse en el selecto grupo de los Top-10 de los Juegos.

La meta de los anfitriones sería duplicar las 15 medallas traídas de Pekín-2008.

Sin lugar a las sorpresas, Estados Unidos solo tendrá como rival a China en lo alto del medallero, dos potencias que pueden aprovechar la exclusión de los deportistas de Rusia (cuarta en Londres-2012) para despegarse del resto a gran distancia.

En todo caso, la lucha estará centrada en el tercer lugar del podio entre Gran Bretaña, Alemania y Francia.

¿QUO VADIS, LATINOAMÉRICA?

Cuba, Brasil y Jamaica marcan el ritmo en el deporte olímpico de América Latina, aunque algunos países como Colombia han mostrado un fuerte crecimiento en los últimos años, ya no solo en ciclismo.

Catherine Ibargüen, campeona mundial de salto triple en el Mundial de Pekín-2015 y medalla de plata en Londres-2012, se ha colado en un mundo como el atletismo en el que los sudamericanos son generalmente convidados de piedra, pero los cafeteros también aspiran a medallas en halterofilia, gimnasia y judo, tres disciplinas fuera de su órbita años atrás.

Argentina, el quinto en discordia en la región, tiene su fuerte en los deportes de conjunto. Las Leonas en hockey sobre hierba, primeras clasificadas, van por un oro esquivo, mientras que la ‘generación dorada’ del básquetbol liderada por Manu Ginóbili está dando muestras de mantenerse viva en busca de una medalla en un deporte en el que solo se discute la plata y el bronce, para un número puesto de Estados Unidos en lo más alto del podio.

MÁS ARMAS LARGAS, MENOS BIKINIS

Crédito: AFP

Más que bikinis y cuerpos musculosos en las playas de Copacabana se ven en estos días miles de policías con armas largas como parte de los 85.000 uniformados que integran un gran operativo de seguridad diseminado por todo Rio, el doble de los efectivos desplegados en Londres-2012.

Los recientes atentados en Niza, Estambul y Múnich encendieron alarmas sobre ataques a sitios concurridos a poco del inicio de los Juegos de Rio, donde se esperan unos 500.000 turistas entre el 5 y el 21 de agosto.

Pero la violencia interna no es un tema menor. Según cifras oficiales los homicidios en el estado de Rio de Janeiro subieron un 17%, a 2.470, en la primera mitad del año y los asaltos en la calle se dispararon un 34%, a 58.999 incidentes en el mismo periodo.

La ceremonia inaugural en el legendario estadio Maracaná se presenta el viernes como un termómetro del agitado clima político en Brasil. El ‘abucheómetro’ se pondrá en funcionamiento para medir si es real la escasa aprobación del presidente interino Michel Temer, según marcan las encuestas.

El actual mandatario dijo estar “preparadísimo” ante eventuales repulsas en el mítico estadio, semanas antes de que se lleve adelante el juicio político que decidirá si la presidenta suspendida Dilma Rousseff será destituida definitivamente.

Quienes no tienen temor alguno a las reprobaciones son los populares cantantes Caetano Veloso, Gilberto Gil y Elsa Soares, que serán algunos de los encargados de mostrar al mundo parte de la rica cultura brasileña.

El potencial de cada país se verá en el desfile con la gran mayoría de los más de 10.000 atletas que estarán en Rio.

El 21 de agosto, en la clausura, se verá si Rio de Janeiro estuvo a la altura de la Cidade Maravilhosa.