¿Por qué aumenta el dólar paralelo en Venezuela? Analistas lo explican

En solo una semana, del 13 al 21 de mayo, el dólar paralelo pasó de 300 a 400 bolívares, un alza de 66%, mientras que de mayo de 2014 a mayo de 2015 el alza fue de 466%.

¿Por qué aumenta el dólar paralelo en Venezuela? Analistas lo explicanEl precio del dólar en el mercado paralelo es el resultado de las operaciones que se realizan en Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela. Crédito: Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El dólar en el mercado paralelo de Venezuela rompió el jueves la barrera de los 400 bolívares y siguió subiendo sin freno el viernes, cuando en la tarde ya cotizaba 421,45 bolívares, según la página web Dólar Today, bloqueada por el gobierno para direcciones IP venezolanas por ser la mayor referencia del mercado “negro” o “no oficial” de divisas.

Aunque esta página web basa su tasa en las operaciones que se realizan en Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, esta parece dirigir la política económica y cambiaria del país petrolero, convirtiéndose en referencia en la formación de los precios, a pesar de los controles implementados por el gobierno.

En solo una semana, del 13 al 21 de mayo, el dólar paralelo pasó de 300 a 400 bolívares, un alza de 66%, y de 466% de mayo de 2014 (se cotizaba a 71 bolívares) a mayo de 2015, según cálculos de los economistas.

La tasa que cerró este jueves en 402 bolívares era casi 64 veces mayor a la tasa oficial más baja vigente, 6,30 bolívares por dólar, y el doble de la oficial Simadi, que ayer cotizó 199,77 bolívares y estaba dirigida a “pulverizar” el dólar “negro” o “ilegal”

Pero los aumentos en el precio del billete verde en el mercado paralelo han venido en escalada desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia de Venezuela. En un período de poco más de dos años de gestión, la tasa no oficial ha acumulado un incremento de 1.600%, y representa casi 17 veces más que los 24 bolívares que cotizaba antes de que Maduro asumiera, reseña la agencia AFP.

¿Por qué sube el precio del dólar paralelo?

Luis Vicente León, presidente de la empresa de investigación e inteligencia de mercado, Datanálisis, explicó en uno de sus análisis que el precio varía de acuerdo con lo que estén dispuestos a pagar los tenedores de bolívares, quienes buscan proteger su patrimonio invirtiendo en moneda extranjera, de preferencia el billete verde.

Cuando no existe un mercado de divisas abierto y transparente, se crean distorsiones y aparecen otros vicios como la especulación y la manipulación por parte de los interesados en que el precio suba, generalmente los que transan, comercializan y hacen negocios con él.

Para León el principal factor determinante en la subida de precios es la enorme demanda de divisas que existe en el mercado ante una limitada oferta. “El mercado siente que la oferta de divisas empeorará aún más en el futuro y además que se pueden quedar llenos de unos bolívares que no tendrán el mismo valor, encerrados en una economía en crisis y con inflación severa”, amplía el analista.

Otros factores que inciden, según León, es el déficit de caja en Pdvsa y la negativa del gobierno a ajustar la economía nacional con medidas realmente efectivas, que implican un giro del modelo económico actual. “Es claro que el valor del bolívar se pulveriza y los tenedores de capital están dispuesto a pagar lo que sea por una moneda dura con la cual puedan proteger el valor de su dinero”, añade.

“Un déficit fiscal de 18 puntos del PIB, financiado vía BCV (es decir expansión monetaria)” y la “caída de más de 60% en (la) liquidación de divisas son causas más que suficientes para el despegue del precio del dólar paralelo en Venezuela”, indica por su parte el economista y socio-director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros.

También se suman al escenario la desconfianza ante los controles de cambio, las trabas en el acceso libre a las divisas en un mercado cada vez más controlado, el desplome de los precios del petróleo que redujo a la mitad los ingresos de la nación -renta de la que obtiene el 96% de las divisas- y el aumento del riesgo país en el mercado internacional.

¿Qué tan real es el precio del dólar paralelo?

Para Luis Vicente León el paralelo “no necesita justificación técnica, es perceptual, vale lo que estén dispuestos a pagar por él”.

Pero, ¿cuándo el referente que se ha estado utilizando en el mercado no oficial del país lo fijan las operaciones que se realizan en la frontera, éste puede dirigir la política económica y cambiaría? Sí, dice León. Aunque las operaciones en la frontera son marginales, cuando no hay otras referencias, el precio de contamina y termina convirtiéndose en la cifra pactada y difundida, explica.

Con León coinciden otros economistas, entre ellos Asrúbal Oliveros, socio- director de Ecoanalítica y Luis Oliveros. Para ambos, el dólar de la frontera pasa a dirigir la economía cuando el gobierno renuncia a la implementación de la política cambiaria y cuando no se toman medidas de calidad.

¿Hay un precio o punto de equilibrio en el paralelo?

Para el Presidente de Datanálisis ese solo se alcanza cuando la oferta, es decir los dólares de quienes quieren vender, y la demanda, los bolívares de quienes quieren comprar, se igualan.

“El comportamiento natural en las actuales condiciones sería que el aumento del dólar estimulara la oferta y contrajera la demanda. Es decir: que al estar el precio tan alto, a quienes tienen dólares les provoque vender (algo que haría descender el precio por las conocidas leyes de la oferta) y a los que demandan debería restringirles el deseo de comprar ante un precio exorbitante (y con esto frenar también la subida)”.

Para Luis Vicente León la clave es que el gobierno presente un plan económico de ajuste racional que les permita abordar la crisis los agentes económicos que la crean. “La distorsión que genera la existencia de un dólar paralelo no se corrige bloqueando páginas web ni metiendo presos a operadores cambiarios, sino sincerando el tipo de cambio oficial y abriendo el mercado para que se ajuste como sólo él sabe hacerlo”.

Sin las medidas necesarias al dólar paralelo “no lo detendrá nada ni nadie”, asegura León, para quien “el cielo es el límite en ese mercado”.

¿La solución es la dolarización?

Ni León ni Oliveros opinan que esa sea la solución para los desequilibrios económicos y la crisis que afecta a Venezuela, marcada no solo por una sequía de dólares, la subida “meteórica” del paralelo, sino también por la contracción de su aparato productivo -se estima en 7% para este año según el FMI-, una inflación en ascenso que romperá la barrera de los tres dígitos este año, una fuerte escasez y desabastecimiento, entre otras dificultades.

“La salvación es un modelo económico racional, abierto, respetuoso del sector privado… y votar”, dijo León.

Mientras que para Asdrúbal Oliveros, el proceso de dolarización es inviable en un país rentístico y petrolero como Venezuela. “El elemento crucial en este particular es la dependencia tan marcada que tiene Venezuela a los ingresos provenientes del petróleo y la volatilidad de estos. En un contexto de dolarización de la economía, la rigidez que este mecanismo impone para enfrentar esa volatilidad es contraproducente”, dijo en declaraciones al diario La Razón.

León cree probable que el gobierno pueda avanzar hacia un sistema económico dual con sectores en dólares y otros en bolívares, aunque esto ha sido descartado por voceros del gobierno quienes han aclarado que la única moneda en curso legal es el bolívar.

Una forma de revertir es ajustar el sistema cambiario, abrir, unificar y devaluar, sumó el Presidente de Datanálisis.

En los últimos dos años el gobierno ha creado nuevos mecanismos destinados a “pulverizar” el dólar paralelo, entre ellos el segundo Sistema Cambiario de Administración de Divisas (Sicad 2), que operó hasta principios de año con una tasa por el rango de los 50 bolívares por dólar, y recientemente, en febrero de 2015, el Sistema Marginal de Divisas (Simadi), con una tasa que triplicó en su arranque a la del Sicad 2.

Para analistas venezolanos ninguno de estos sistemas ha funcionado por contar con una oferta limitada o poca por parte del Gobierno, por trabas burocráticas y por no ser sistemas libres del control o la intervención del Estado.