¿Por qué la AN no aprobó el Decreto de Emergencia?

La iniciativa del gobierno nacional para paliar la crisis no atacaba directamente a los generadores de problemas, sino a sus consecuencias.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- El diputado a la Asamblea Nacional, Julio Borges, entrevistó al Presidente de la Comisión de Finanzas del Parlamento, Alfonso Marquina, para explicar las razones por las cuales se decidió no aprobar el Decreto de Emergencia Económica propiciado por el gobierno nacional.

Antes de iniciar el intercambio con Marquina, Borges hizo un paréntesis para mencionar que solamente en lo que va del mes de enero han ingresado 370 cadáveres a la morgue de Bello Monte, por lo que reiteró la imperiosa necesidad de enfrentar la violencia con el mismo ímpetu que con la crisis económica.

“Actualmente no hay ni siquiera la promesa de hacer algo contundente con la inseguridad, un problema que mientras exista más crisis económica se va a agravar más, cada uno retroalimenta al otro”, indicó Borges.

LAS CAUSAS DE LA GRAVE CRISIS

Al iniciar la entrevista con el diputado Alfonso Marquina, se le consultó por la motivación de la Asamblea Nacional para negar el Decreto de Emergencia Económico. El Presidente de la Comisión de Finanzas explicó primero lo que a su juicio son las grandes razones de la crisis

“La indisciplina fiscal, producto de la expansión del gasto público del gobierno, un gasto irresponsable y voraz, que se fusiona con la corrupción administrativa. El gobierno ha venido aprobando unos presupuestos deficitarios que terminan siendo pagados con la impresión de dinero inorgánico y con las reservas internacionales”, comenzó Marquina.

Una prueba de esto, según los datos que mencionó el diputado, es que para el año 2013 la masa monetaria circulante en el país era de un 1,2 billones y en dos años pasó a 4 billones de bolívares. Esto, sumando al agravante de que las reservas internacionales disminuyeron más de 13 millardos para establecerse en 16 millardos 361 millones, se traduce en mucho dinero circulante que sin ningún respaldo, consigue que el dinero valga menos y los precios aumenten de manera exorbitante.

“Aunado a eso, la política de expropiaciones o confiscaciones del gobierno, ha destruido la producción nacional”.

Marquina también mencionó el hecho cuando Venezuela tenía una tradición exportadora de café de más de 200 años; con suficientes excedentes de producción que permitían generar divisas.

“Hoy en día el 60% del café que esta consumiendo Venezuela es importado y eso obedece a que Nicolás Maduro confiscó el 70% de las torrefactoras. Lo mismo ha pasado con el azúcar, de 16 centrales azucareras, 11 son manejadas por el gobierno y el rubro no aparece en los anaqueles”, apuntó.

El parlamentario resumió entonces que la política de sustitución de la producción nacional por importaciones y la corrupción administrativa, han posibilitado en mayor medida la situación que se vive en la actualidad.

“ERA IMPOSIBLE QUE LE DIÉRAMOS EL PERMISO”

Entre las razones por las cuales no se ratificó el Decreto de Emergencia, Marquina explicó que soluciones como las que estaban establecidas en el artículo 4, mediante el cual el gobierno pretendía decidir cuánto dinero pueden guardar o retirar los venezolanos en el banco. “Está lejos de atacar la verdadera razón de la crisis que es el Banco Central de Venezuela” y en vez de ponerle controles a la institución financiera, pretendían colocárselos al dinero de los ciudadanos que es una consecuencia del verdadero problema.

“Querían poder manejar el presupuesto público sin el control del Parlamento. Un gobierno que ha tenido antecedentes de corrupción, era imposible que le diéramos el permiso”, enfatizó.

¿QUÉ VIENE AHORA?

Una de las soluciones más inmediatas que planteará el parlamento, será a través de la propia Comisión de Finanzas, la cual se transformará en un gran foro nacional en el que participen todos los sectores productivos del país, incluyendo al gobierno, para buscar fórmulas que permitan reactivar la economía.

“Más que estar señalando las culpas, busquemos soluciones. Yo señalaba la necesidad de crear un gran fondo para la emergencia, tiene que acabarse la opacidad y establecer un fondo con control presupuestario que se nutra del Fondem y de los ahorros que se generen producto de la reducción de gastos en recursos militares y lo que se está regalando a Petrocaribe. Un fondo para la promoción de la producción nacional”, enunció.

Según los datos mencionados por Marquina, Cuba recibe 133 mil barriles de petróleo, con un crédito de 25 años con intereses del 1% a dos años muertos. La iniciativa de Petrocaribe le ha generado un gasto de 16.978 millones de dólares a Venezuela.

CIFRAS ATERRADORAS

El parlamentario añadió que el año 99 se gastaron 1.700 millones de dólares en importaciones y que el año pasado, se invirtieron 8.000 millones de dólares y el desabastecimiento permaneció durante todo el año. ¿Qué sucedió con ese dinero? Se preguntó Marquina.

Más de 300 empresas expropiadas o confiscadas no operan.


La facturación de Pdvsa fue de 884 millardos de dólares americanos, pero solamente ingresaron a las arcas del Banco Central 459 millardos. ¿Dónde está el resto del dinero?

“No tenemos reservas, no hay ahorros y acabamos la producción nacional (…) Desde el año 1999 hasta el 2015 la inflación acumulada es de 7931%”

Categoría: Economía