Preocupación en Miami ante abrumadora llegada de cubanos

Autoridades de Miami se mantienen “dispuestos a colaborar en todo lo posible para buscar soluciones a esta crisis”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Los gobiernos locales carecen de fondos para financiar programas de asistencia a oleada de cubanos varados en Costa Rica.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La inminente llegada a Miami de miles de cubanos varados en Costa Rica, ha desatado preocupación entre las autoridades de los principales municipios de Miami-Dade y es que según explican, los refugios se encuentran colmados.

“Esto será un Mariel con cuentagotas… nuestros refugios están colmados y si pudieran expandirse costaría dinero con el cual los gobiernos locales no contamos”, señaló Tomás Regalado, alcalde de Miami en entrevista a el Nuevo Herald.

Por su parte, el alcalde Carlos Giménez, quien lidera el gobierno de Miami-Dade sostiene que la responsabilidad de atender localmente a los cubanos que llegarían de Costa Rica es “directa del gobierno federal”, sin embargo, se mantienen “dispuestos a colaborar en todo lo posible para buscar soluciones a esta crisis”.

“A LA ESPERA DE UNA DECISIÓN”

Ante la necesidad de ayuda por parte de las autoridades federales ante la crisis migratoria, la participación del Gobierno de Estados Unidos sigue siendo un tema no muy claro, y es que el Departamento de Estado ha declinado comentar sobre la participación de Estados Unidos en la búsqueda de una solución a la crisis migratoria.

En este sentido, Kay Granger, -preside el subcomité de apropiaciones para asuntos de Estado y operaciones en el extranjero en la Cámara de Representantes y fue muy activa durante la crisis de los menores centroamericanos en la frontera con México-, dijo que visitó a los cubanos en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua para “entender” de primera mano lo que está ocurriendo allí.

“Hablé con muchos de ellos y está claro que su plan es venir a Estados Unidos… Nadie dice que Estados Unidos está incitándolos a irse pero todos tienen miedo de que el modo en que Estados Unidos acepta a las personas que se van de Cuba cambie. Estamos hablando de un número grande que pudieran entrar en un periodo corto, que podrían ser tantos como 5,000. Tendrá que tomarse una decisión sobre lo que Estados Unidos hará”, comentó.