Presionado por los republicanos, “el FBI se extralimitó en sus funciones”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- EL consultor político y electoral Maurizio Passariello conversó de nuevo con Sumarium Radio sobre el impactó sobre el reñido proceso electoral para las elecciones de EE.UU. que pudiera tener la decisión de James Comey, Director del FBI, de informar mediante una carta a miembros del Congreso de EE.UU. de la existencia de presuntos nuevos emails que pudieran tener relevancia sobre el caso ya cerrado de los emails de la ex Secretaria de Estado y actual candidata demócrata a la presidencia de EE.UU. Hillary Clinton.

Según el consultor demócrata, se trata de 650 mil correos que fueron hallados en la computadora del ex congresista caído en desgracia Anthony Weiner, y esposo de Huma Abedin, cercana asesora de Hillary Clinton. En realidad, explica, no se sabe cuál es el contenido de esos emails y por eso se está criticando duramente al Director del FBI James Comey, pues en su carta al Congreso revela que él no tenía mayor información sobre el contenido de esos emails. Por esa razón, a 11 días de las elecciones esta carta del FBI fue altamente irresponsable, pues perjudica a la señora Clinton al prestarse aún más a la farsa y a la manipulación política que ya ha sido característica de la campaña del candidato republicano

Para Passarielo, después de haberse ya leído y examinado investigado 45 mil emails, después de 30 años de examinar y escudrinar todo lo que tenga que ver con Hillary Clinton, y jamás haber conseguido una sola instancia de crimen, de corrupción, de violación de la ley, las probabilidades de que entre esos 650 mil se vayan a encontrar emails perjudiciales a la candidata Clinton, a su esposo o a la Fundación Clinton son mínimas. “Está claro que estamos hablando de un número inmenso de emails producto de años y años de emails de Huma Abedin, y no se sabe cuáal porcentaje de los mismos serán relevantes para la investigación de los emails de la candidata demócrata. Y como ni siquiera sabemos el contenido de tales emails, porque se necesitaba una orden judicial para examinarlos, la cual no se tenía el día viernes, sorprende que en esas condiciones el FBI haya informado a miembros del Congreso y en consecuencia a la opinion pública”.

En opinión de Pasariello, la única herramienta que tiene el Partido Republicano moderno para avanzar su agenda política es mediante la obstrucción y la investigación. Si algo evidencia este caso es que el Director del FBI sintió una gran presión por parte de los republicanos, y por eso en julio después de haber determinado que no había motivos para encauzar a Hillary Clinton, dio una rueda de prensa para tratar de justificar que el FBI era una agencia independiente, pero sembrando en el proceso dudas sobre la forma “extremadamente descuidada” cómo la señora Clinton manejó el asunto de los emails. “Es claro que desde ese entonces el Director del FBI ya se había insertado como actor político, y tristemente en este caso de la carta al congreso se extralimitó aun más de los que ya lo había hecho en julio pasado“.

Passariello ve en este tema de los correos una simple cacería de brujas, pues no ha habido evidencia alguna de que los emails de Hillary Clinton hayan causado daños materiales a la seguridad nacional de EE.UU. o de que esos correos hayan manejado con un fin nefasto. Los republicanos, asegura, han estado construyendo esta imagen de Hillary Clinton, esta realidad alternativa de la pareja Clinton desde hace décadas literalmente, y es una estrategia a largo plazo que ha venido siendo financiada por millones y millones de dólares de la derecha norteamericana. Y esto es lo que explica que el FBI se haya excedido tan claramente en sus funciones y emita una carta que se ha prestado a toda clase de manipulaciones políticas que realmente es motivo de vergüenza.

Sin embargo, para Passariello este tema de la carta de Comey y su impacto noticioso no es algo que va a afectar el promedio de las encuestas a largo plazo, y por tanto no que va a causar un cambio tectónico en la campaña, sino un pequeño bache temporal, pues todo indica que ella mantiene la ventaja en los estados claves para decidir esta elección. Recordó que se trata de dos candidatos que han estado en la palestra pública por décadas. “Ya ha muchas actitudes con respecto a ambos candidatos que están inscritas prácticamente en cemento y por tanto determinarán la conducta hacia ellos de gran parte del electorado estadounidense”.