Problemas de liquidez en Pdvsa elevan costo de compras de crudo a BP

PDVSA cerró el año 2015 con una deuda financiera consolidada de 43.751 millones de dólares.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Houston, Estados Unidos. Reuters) – La petrolera estatal venezolana PDVSA terminará gastando al menos 130 millones de dólares más de lo planeado por la compra de crudo ligero a BP Plc, una de las consecuencias de los crecientes retrasos en el pago de los cargamentos recibidos, según documentos internos a los que Reuters tuvo acceso.

Años de desinversión e inadecuada planificación han contribuido al desplome de la producción petrolera del país miembro de la OPEP, que en 2016 sufriría su mayor declive en 14 años pese a contar con unas de las mayores reservas de crudo del mundo. Como resultado, PDVSA se ha visto forzada a importar cada vez más para diluir su petróleo extrapesado.

Esa es la razón por la que en marzo la estatal acordó su primera compra de crudo estadounidense a BP tras adjudicarle un contrato por el que esperaba desembolsar 230,9 millones de dólares, o unos 31 dólares por barril, por el envío prepagado de 7,4 millones de barriles durante el segundo trimestre.

Pero los desembolsos se retrasaron considerablemente, impidiendo que BP entregara los cargamentos a tiempo mientras se elevaba el precio promedio a pagar por barril, ya que la firma británica tuvo que recalcular algunos envíos y cobrarle a PDVSA los costos de mantener los barcos anclados en espera.

El sobrecosto implica un nuevo golpe para Petróleos de Venezuela (PDVSA), que se encuentra atrapada en una espiral donde la caída de sus exportaciones y una débil balanza de pagos la llevan a continuar acumulando facturas pendientes por pagar.

Las deudas con proveedores se han abultado más rápido mientras la petrolera corre contra reloj para refinanciar bonos que vencen este año y el próximo y así evitar desembolsos por más de 3.000 millones en el último trimestre de 2016.

PDVSA cerró el año 2015 con una deuda financiera consolidada de 43.751 millones de dólares. Sus problemas de liquidez han puesto en jaque su capacidad para importar los diluyentes que necesita para formular barriles de exportación, así como productos refinados para abastecer el mercado local.

En total, el precio promedio de los envíos de crudo hechos por BP hasta mediados de agosto subió un 57 por ciento a 49 dólares por barril (dpb), desde los 31,21 dpb planeados en marzo, por las demoras en los pagos convenidos, según facturas y documentos internos.

En contratos para la compra de petróleo en el mercado abierto, dos partes o más acuerdan volúmenes, fechas y tipos de crudo a suministrar según términos exigidos por el importador.

Ya que Venezuela necesitaba los barriles, PDVSA y BP acordaron nuevas ventanas de descarga para algunos tanqueros que acumulaban semanas y hasta meses en altamar. Esto permitió a BP recotizar los despachos en medio del alza global de los precios del crudo.

COSTOS SE VAN A LAS NUBES

A mediados de agosto, el costo total estimado por PDVSA para las compras a BP subió a 383 millones de dólares, de acuerdo a los documentos. Esto incluye los costos asociados a 420.000 barriles adicionales solicitados luego del acuerdo original.

Los cargos por demoras, o el costo de mantener los embarques en altamar, amenaza con incrementar los desembolsos aun más. Actualmente tanqueros con unos 2,7 millones de barriles aguardan por pagos cerca de la terminal de PDVSA en Curazao.

PDVSA no respondió los pedidos de comentarios, mientras que BP declinó discutir sobre sus operaciones comerciales.

Los documentos muestran que las demoras en los desembolsos comenzaron con el primer envío, que llegó a Curazao en abril según lo planeado, pero PDVSA pagó dos semanas después. Desde entonces, los retrasos para que BP reciba las transferencias bancarias y autorice las entregas han llegado a 70 días.

En una comunicación interna a la que Reuters tuvo acceso, PDVSA reconoció que sus problemas de caja estaban generando complicaciones logísticas. “Por limitaciones financieras no se han podido descargar los últimos tres cargamentos programados para el mes de abril”.

En el contrato entre PDVSA y BP, la estatal venezolana se comprometió a reconocer cualquier costo en que se incurriera por la suspensión o terminación de la negociación en caso de falta de pago, incluyendo “almacenamiento, demoras, reventa y pérdidas”.

BP ha reclamado hasta ahora 770.000 dólares por los costos de demora de los primeros dos cargamentos, una situación que podría repetirse para otros 11 embarques que también presentan retrasos.

PDVSA acudió a su unidad en Estados Unidos, Citgo Petroleum, para solicitarle el pago de dos facturas a BP por 43,7 millones de dólares, de acuerdo a comprobantes bancarios vistos por Reuters. Citgo declinó comentar sobre el tema.

Pero incluso tras la intervención de la subsidiaria, PDVSA alertó en un documento interno el 18 de agosto que tenía un déficit presupuestario de 152 millones de dólares para cumplir con el contrato con BP. Otras comunicaciones confirmaron que pagaría precios mayores debido a las demoras en los desembolsos.

Hasta ahora, nueve envíos por un total de 4,77 millones de barriles han descargado en el terminal Bullenbay de PDVSA en Curazao tras haber sido pagados casi completamente, excluyendo los costos de demora.

De los 13 cargamentos solicitados en total, cuatro están varados en el Caribe en espera de pago.

Desde inicios de abril y hasta agosto, los precios del crudo ligero estadounidense subieron un 22 por ciento a 44,70 dólares por barril.




Categoría: Economía | Claves: Pdvsa