Punto de venta, el aliado de los vendedores de comida rápida

“sí hay punto de venta”, es una oración bastante común entre los vendedores de perros calientes, hamburguesas, enrrollados y pepito, y es que esta simple frase, atrae a una gran cantidad de personas .

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Ingenioso. Así suele ser el venezolano cuando se trata de sobrevivir y más ahora que el país enfrenta una severa crisis que ha llevado a sus habitantes a hacer maromas para poder conseguir el alimento diario y es que en estos tiempos es importante tener dinero en efectivo, pero más importante aún es conseguir lugares donde se pueda pagar con tarjeta de débito o crédito.

Esta situación la han entendido también los vendedores de comida rápida, y en su afán por mantenerse en el mercado y no perder la clientela a causa de los elevados precios, se han visto en la necesidad u obligación de adquirir los puntos de venta.

“Sí hay punto de venta”, es una oración bastante común entre los vendedores de perros calientes, hamburguesas, enrrollados y pepito, y es que esta simple frase, atrae a una gran cantidad de personas que lejos de gastar el efectivo, se inclinan más por cancelar con el plástico.

Según una crónica del periodista Armando Altuve, publicada en el portal El Pitazo, comerse una hamburguesa en un puesto de comida rápida —dependiendo si es de carne, pollo, chuleta o mixta—, cuesta entre Bs. 1.900 y Bs. 3.500; por un pepito se puede cancelar entre Bs. 2.000 y Bs. 3.000 y por un perro caliente entre Bs. 600 (normal) y Bs. 750 (con queso amarillo), incluso hasta 1.200 si el tipo de salchicha es polaca o alemana.

Para leer la nota completa pulse aquí




Categoría: Economía | Claves: Comida rápida