Qué hay en juego en las Elecciones Regionales

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La apatía de los votantes, una boleta confusa y una decisión de último minuto para reubicar más de 100 centros de votación podrían tener un impacto en la participación electoral este domingo 15 de octubre.

En un contexto económico adverso, es posible que los comicios sean vistos como un indicador, tanto del respaldo que mantiene el presidente Nicolás Maduro, como de si la oposición aún es capaz de movilizar a desilusionados simpatizantes.

QUÉ HAY EN LA BOLETA

Los venezolanos elegirán gobernadores en los 23 estados en unos comicios que originalmente debieron llevarse a cabo en diciembre del año pasado. El Consejo Nacional Electoral, afín al gobierno, pospuso las elecciones después de que las encuestas proyectaron contundentes reveses para el partido gobernante.

Las boletas incluyen 23 candidatos principales, tanto del partido gobernante como de la oposición. También estarán decenas de aspirantes pertenecientes a partidos menores o que perdieron durante las primarias de oposición pero siguen en la boleta.

QUÉ HAY EN JUEGO

Si la oposición obtiene la mayoría, sería la primera elección regional desde el 2000 en la que no dominan los candidatos de la coalición gobernante.

Las gubernaturas se han convertido en bastiones de apoyo para Maduro, y perderlas representaría un duro golpe para el “chavismo”, el movimiento socialista que fundó el difunto presidente Hugo Chávez.

“Todo es una publicidad permanente del ‘chavismo'”, dijo David Smilde, sociólogo de la Universidad Tulane que se especializa en Venezuela. El control de la mayoría de las gubernaturas por parte de la oposición podría tener “un enorme impacto simbólico en el resto del país”.

Para los aliados de Maduro, triunfos en los estados clave como Miranda, o victorias por estrecho margen de la oposición podrían demostrar que su partido sigue siendo competitivo pese al descontento generalizado hacia su gobierno.

CAMBIOS DE ÚLTIMO MINUTO

Días antes de la votación, las autoridades electorales anunciaron que se reubicarían 203 centros de votación, muchos de ellos situados en bastiones de oposición.

Tania D’Armelio, rectora del Consejo Nacional Electoral, CNE, dijo que la reubicación se debe a motivos de seguridad. Sin embargo, líderes opositores afirman que se trata de un nuevo intento de crear confusión y evitar la participación electoral.

También han criticado la negativa del organismo por retirar de las boletas a los candidatos inactivos. La ley electoral venezolana señala que los partidos pueden cambiar de candidatos hasta 10 días antes de la elección, un proceso que ya se ha presentado en comicios previos.

La oposición realizó elecciones primarias en septiembre para definir a sus candidatos, pero se prevé que los aspirantes que no resultaron ganadores aún aparezcan en las boletas del domingo.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, dijo el viernes que las autoridades han realizado varias sustituciones de candidatos y pronto se publicará la lista definitiva.

CONTEO DE VOTOS

La elección de julio pasado de la nueva Asamblea Nacional Constituyente, un organismo que cuenta con la autoridad para anular al resto de los poderes gubernamentales, se vio manchada cuando la compañía de software electoral Smartmatic acusó a las autoridades electorales de manipular las cifras de participación. Sin embargo, muchos creen que existen diferencias fundamentales entre esa elección y la del domingo que podrían garantizar un conteo confiable.

El boicot de la oposición en julio significó que no contaba con monitores en los centros de votación. En esta ocasión se prevé que haya representantes para comparar los registros en papel con los conteos nacionales.

El CNE planea utilizar el software de Smartmatic que utilizó durante las elecciones de 2015, durante las cuales la oposición obtuvo la mayoría en el Congreso.

Habrá al menos un observador nacional independiente, y el Consejo de Expertos Electorales de América Latina observará las auditorías electorales.

DESAFÍOS ECONÓMICOS

Quien sea que resulte ganador, tendrá que combatir una larga serie de problemas y no contará con ninguna solución sencilla.

Los analistas proyectan que la inflación, que ya está en triple dígito, podría rebasar este año la tasa de 1.000%. La escasez de efectivo obliga a los venezolanos a realizar largas filas en los bancos varias veces a la semana para retirar insignificantes sumas que rara vez superan unos cuantos dólares. El desabasto de alimentos y medicamentos ha causado una emergencia de salud pública.

Muchos temen que la crisis empeore. En agosto, Estados Unidos anunció nuevas sanciones contra Venezuela, y prohibió a sus bancos emitir nuevas líneas de crédito para el gobierno venezolano o para la paraestatal petrolera Pdvsa.

Los gobernadores están en la primera línea de la crisis y se les pide que ayuden a la ciudadanía a pesar de que sus presupuestos son cada vez más ajustados.

QUÉ SIGUE

Incluso con un contundente triunfo, la oposición podría enfrentar obstáculos para asumir el cargo y para gobernar. Smilde y otros expertos señalan que la Asamblea Nacional Constituyente podría tomar medidas para entorpecerlos, como declarar ilegales a ciertos partidos políticos.

Consejos legislativos estatales a favor de Maduro controlan muchos aspectos de la gestión diaria y podrían obstaculizar a los gobernadores de oposición.

Desde la polémica votación de julio, un creciente número de líderes extranjeros han comenzado a llamar a Venezuela una dictadura. Una votación transparente el domingo podría poner en duda esas afirmaciones.

“Si realizan comicios exitosos, y hay gobernadores de oposición que asuman el cargo, será imposible referirse a ellos como una dictadura”, dijo Smilde.

Pero si otros poderes del gobierno los obstruyen, seguramente resurgirán esas acusaciones.




Categoría: Venezuela | Claves: Elecciones regionales 2017