¿Quién es Alejandro Domínguez?

Si hay un ámbito en el que Domínguez se siente cómodo son los medios de comunicación. Durante 15 años fue presidente del Grupo Nación de Comunicaciones, que incluye a los diarios La Nación y Crónica y las radios 970 AM, Montecarlo y FM Amor.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Luque, Paraguay. DPA).- Cuando el mundo del fútbol se despertó el 27 de mayo de 2015 con siete dirigentes de FIFA detenidos por corrupción en Zúrich y se empezaba a conocer el FIFAgate, Alejandro Domínguez difícilmente se habrá imaginado la relevancia que tendría ese hecho en su vida: el efecto dominó arrastró tantos directivos que un año y medio después el destino lo colocó como presidente de la Conmebol.

Domínguez, de 44 años, apenas había cumplido dos cuando ya comenzó a conocer las entrañas del fútbol paraguayo: su padre, Osvaldo Domínguez Dibb, asumía en 1974 como presidente de Olimpia, uno de los clubes más importantes del país, al que comandó durante 26 años en dos etapas.

Domínguez Dibb está considerado el dirigente más exitoso del fútbol paraguayo por sus logros con Olimpia, entre ellos tres Copas Libertadores y una Copa Intercontinental. En 1979 fue autor de la localmente célebre frase “La gloria no tiene precio”, con la que le respondió al entonces presidente Alfredo Stroessner cuando el dictador le preguntó cuanto dinero había ganado por la conquista de la primera Libertadores de un equipo paraguayo.

La influencia de Domínguez Dibb en el crecimiento del hasta hoy presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) es innegable. El propio Domínguez reconoció que fue su padre el que le sugirió en diciembre de 2014 la contratación del actual seleccionador de Paraguay, el argentino Ramón Díaz.

A partir de esa recomendación, el dirigente se comunicó con Mauricio Macri, actual presidente de Argentina. El entonces alcalde de Buenos Aires, con amplia experiencia en el mundo del fútbol como ex titular de Boca Juniors, avaló la contratación de su amigo, que así se encaminó a dirigir la “Albirroja”.

Si hay un ámbito en el que Domínguez se siente cómodo son los medios de comunicación. Durante 15 años fue presidente del Grupo Nación de Comunicaciones, que incluye a los diarios La Nación y Crónica y las radios 970 AM, Montecarlo y FM Amor.

DIRECTORIO DE LA SOCIEDAD INTERAMERICANA DE PRENSA (SIP)

Ese poder le permitió ser miembro del Directorio de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), donde también ocupó la vicepresidencia de la Comisión de la Libertad de Expresión, entre otras funciones.

Por más que con 23 años, después de haberse graduado en economía en la Universidad de Kansas, ingresó a la política interna de Olimpia, su crecimiento en el fútbol sudamericano se dio de manera tan meteórica como fortuita.

Después de asumir como vicepresidente del equipo “franjeado” en 2004, Domínguez llegó a la vicepresidencia de la APF en 2006, bajo el ala de Juan Ángel Napout. En ese cargo se desempeñaba en julio de 2014, cuando murió el argentino Julio Grondona, uno de los vicepresidentes de FIFA.

Para cubrir la vacante en la FIFA por el fallecimiento de Grondona, el uruguayo Eugenio Figueredo dejó la presidencia de la Conmebol, cargo para el que asumió de manera interina Napout. Esos movimientos determinaron que Domínguez, ocho días después de la muerte del caudillo argentino, se hiciera cargo del fútbol paraguayo.

La ceremonia de asunción contó con la presencia de Nicolás Leoz, ex titular de la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol). En ella, Napout se despidió entre lágrimas y dijo “la casa está en orden”, cuando le dejó el cargo interino a Domínguez.

UN FÚTBOL IGUALITARIO

“Deseo de trabajar en conjunto por un fútbol igualitario, por la transparencia y la honestidad, porque en la unidad y el trabajo está la grandeza”, afirmó Domínguez, que tres meses más tarde fue ungido presidente pleno cuando 125 de los 138 delegados lo votaron.

Un año y medio después de aquellas palabras, Figueredo y Napout están presos por corrupción, Leoz cumple prisión domiciliaria por el mismo motivo y Domínguez se convirtió en el sucesor de los tres en la Conmebol.

Su estrecha relación con los dirigentes detenidos por corrupción no pasa inadvertida para sus detractores. El ex arquero paraguayo José Luis Chilavert, acérrimo enemigo de Domínguez, no duda en catalogarlo como “un paracaidista del fútbol”.

“Nunca administró prácticamente nada en el tema fútbol. En los dos períodos de la administración de Napout fue su vicepresidente, y hoy Napuot está preso. Si quiere transparentar la Conmebol, ¿por qué no transparenta primero la Asociación Paraguaya?”, se preguntó el ex internacional en el diario “ABC” la semana pasada.

“Al fútbol paraguayo lo ha quebrado en todo: en las categorías infantiles, juveniles, y ni qué decir en la mayor. Es una pena que una persona incompetente pueda manejar los destinos de la Conmebol”, añadió Chilavert.

Lejos de preocuparse por las palabras del ex portero, Domínguez siente que está ante la oportunidad de su vida. “Dios, tuya es la Honra y la Gloria, todo te debo a vos!”, publicó en su cuenta de twitter, cuando se conoció en la prensa la noticia de que el uruguayo Wilmar Valdez bajaba su candidatura y le allanaba el camino a la presidencia.

PROMETIÓ LIMPIAR LA IMAGEN DE LA ENTIDAD

Hoy, al ser proclamado oficialmente y por unanimidad en el Congreso de la Conmebol en Luque, Domínguez prometió sacar las prácticas “inmorales y corruptas” que salpicaron la imagen de la entidad.

“Estamos ante el partido de nuestras vidas”, graficó Domínguez, que habló de “la crisis mas grande y profunda de la historia de la entidad”.

“La crisis nos exige estar a la altura y sólo la unidad nos permitirá recuperar la grandeza”, pidió el nuevo jefe.

Su misión, ahora, será intentar despegarse de una dirigencia con la cual creció y fue parte, pero que los hechos determinaron que hoy esté asociada a la corrupción y al delito.

Categoría: Mundo | Claves: Conmebol Deportes Fútbol