Ramos, de villano a héroe en el empate 1-1 contra el Villareal

El Madrid iguala la racha de victorias consecutivas en liga que alcanzó el Barça en la 2010-2011

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: DPA

(Madrid, España. DPA).- El Real madrid rompió hoy su gran racha de triunfos en la Liga española al empatar 1-1 en casa ante el Villarreal después de mostrar pereza en la primera parte e ineficacia en la segunda.

El encuentro, correspondiente a la quinta jornada del torneo español, sirvió para quebrar la racha blanca de 16 triunfos consecutivos en la Liga española, contando el final de la pasada temporada y el inicio de la presente. No obstante, sigue líder con 13 puntos, cuatro más que el Villarreal, ambos invictos.

El Real Madrid dominó la pelota en la primera parte, pero no el partido. El Villarreal se agrupó en pocos metros e impidió cada intento de combinación de los blancos. Además, tampoco renunció a tirar contraataques, que fueron peligrosos. Es decir, tuvo el duelo donde quiso.

El conjunto de Zinedine Zidane no hizo ni una sola ocasión clara de peligro en toda la primera mitad, algo que dio la razón a quienes hablan de un equipo al que le cuesta generar juego ofensivo. Tampoco le ayudaron el mal momento físico de futbolistas como Cristiano Ronaldo o Karim Benzema. Y, por supuesto, echó de menos a Luka Modric, que descansó.

El Villarreal avisó con un disparó de Cheryshev que despejó Kiko Casilla. Y en el último minuto, con Marcelo lesionado y el Real Madrid con diez, llegó su gol. Fue un doble error de los centrales blancos. Primero, Raphael Varane se enredó en una zona prohibida y perdió el balón, y luego Sergio Ramos cometió una mano en su área. El penal lo marcó Bruno Soriano “a lo Panenka”.

El Real Madrid fue otro en la segunda mitad. Para ello contó con el gol de Ramos a los 47 minutos en un saque de esquina, toda una fuerza para el conjunto blanco. Entonces sí comenzó a sufrir de verdad el Villarreal.

Apoyado en las subidas de Dani Carvajal por la banda derecha, la dirección de Toni Kroos y el buen trabajo en la recuperación, el Real Madrid pasó a asediar y Sergio Asenjo empezó a sudar bajo el arco amarillo. El portero salvó a su equipo con varias intervenciones de mucho mérito.

El gol de los blancos no llegó y, una vez más, el equipo de Zidane se encomendó a la épica. Pero esta vez no hubo gol salvador y el Real Madrid rompió su racha victoriosa con un empate que recompensó el tremendo esfuerzo y disciplina del Villarreal.