Reconducir el presupuesto de 2016 “sería un desastre”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – José Guerra, diputado de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN), explicó que el artículo 313 de la constitución obliga al presidente Nicolás Maduro a presentar el presupuesto de la nación para 2017 ante el parlamento.

“El presupuesto no es una resolución, es una ley que tiene tres componentes: lo relativo ingresos, otra a los gastos y una tercera al financiamiento”, dijo en una entrevista con César Miguel Rondón para Unión Radio.

Aseguró que de no hacerlo, el mandatario tendría que reconducir el presupuesto de 2016 durante los primeros tres meses del año próximo, tiempo en el que se le permite hacer ajustes en las partidas,  pero siempre bajo la figura del presupuesto de este año.

De aplicarse esta estrategia, el parlamentario consideró que “sería un desastre” porque ese presupuesto de 2016 fue hecho con una  premisa de inflación de 60% y de que la economía crecería 3%. “La realidad es que la inflación va a ser más de 600% y que la economía va a caer más de 10%”, advirtió.

“GOLPE DE ESTADO”

El economista destacó que la otra opción es desconocer la presentación del presupuesto. Si es un nuevo presupuesto obligatoriamente tiene que pasar por la AN.

“Si ese nuevo presupuesto no es reconducido y se aprueba en una instancia que no es la AN estamos ante un golpe de Estado en Venezuela. En todos los países del mundo la función de aprobar el presupuesto es una atribución de los parlamentos y en Venezuela está claramente establecido en la constitución”, dijo.

Recalcó que los ingresos y gastos siempre tienen que ser aprobados por el poder de los ciudadanos, expresado en la AN. “Son los que tienen que decir qué, cuándo, cómo y porqué se gasta y esa es una atribución  constitucional en todos los países del mundo y en Venezuela está claramente establecido en la constitución”.

Para concluir, Guerra agregó que las instituciones del exterior que armen, financien o estructuren deuda pública externa para financiar a la república que se preparen porque el nuevo gobierno no va a poder reconocer una deuda ilegalmente contraída, están totalmente advertidos (…) O se cumple la ley o se viola la constitución”.