elnuevoherald

Reforma en las prisiones

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Nuevo Herald) La orden ejecutiva del gobernador Rick Scott afirma que el estado de la Florida toma en serio la reforma de las prisiones. Y su firma debe ser el principio de lo que hay que hacer para eliminar la documentada y flagrante brutalidad en los penales.

Cuando el período de sesiones de la Legislatura terminó abruptamente debido a las diferencias entre la Cámara y el Senado en torno a la expansión del Medicaid, varios asuntos importantes quedaron en el aire. La reforma de las prisiones era uno de los más apremiantes.

Pero Scott intervino. Con su orden ejecutiva, firmada la semana pasada, el gobernador revivió una medida de alivio que se había quedado fuera. El Senado había tomado la iniciativa en el período de sesiones para implementar las reformas. El senador Greg Evers, republicano por Baker, presionó a la Cámara. Merece crédito por abordar este tema con decisión.

Las historias reveladas por Julie Brown, periodista del Herald, que esta semana ganó el Premio de Periodismo Robert F. Kennedy del 2015 por su trabajo, eran horribles. Unos carceleros mataron a un recluso con agua hirviendo; otros dieron golpizas, gasearon o cometieron violaciones, mientras los supervisores se hacían la vista gorda. Los que denunciaron fueron castigados. El inspector general no hacía nada, mientras la brutalidad y los crímenes iban de la mano.

El senador Evers sostuvo audiencias, se apareció sin previo aviso en prisiones y estaba trabajando en una medida cuando el período de sesiones terminó prematuramente. La orden ejecutiva del gobernador pone en marcha las iniciativas de la Cámara y del Senado.

Las iniciativas hacen más estrictas las regulaciones sobre el uso de la fuerza en las prisiones; protegen al personal que denuncia abusos y vigila más el uso de productos químicos para someter a presos revoltosos.

Además, cualquier empleado que use la fuerza física o que la apruebe debe firmar un informe, bajo juramento, a más tardar un día después del incidente.

Y los investigadores de abusos sexuales tendrán que pasar un entrenamiento especial.

La orden ejecutiva del gobernador Scott debe darle a la secretaria de Prisiones, Julie Jones, la confianza para implementar las regulaciones más estrictas.

El Senado trató de crear una comisión independiente de supervisión de las prisiones, a lo que se opuso la Cámara. ¿Por qué los legisladores de la Cámara no quieren saber qué funciona y qué no funciona en el sistema de prisiones, y cómo mejorar las condiciones de los reclusos y de los guardias?

El senador Evers y otros miembros del Comité de Justicia Penal del Senado también tienen razón al preguntarse por qué la oficina del inspector general no ha investigado hasta el fondo los numerosos incidentes brutales y sangrientos en las prisiones y su encubrimiento.

Las reformas ordenadas por el gobernador Scott son bienvenidas, pero son solamente un alivio. La Legislatura debe hacer más.

Categoría: Opinión