Renzi ganó perdiendo y ahora le toca reflexionar

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Roma, Italia. EFE) El centro izquierda se ha autoproclamado ganador de los comicios del domingo en Italia al conquistar cinco de las siete regiones en las que se votaba, pero si alguien tiene poco que celebrar hoy es el primer ministro y líder del Partido Demócrata (PD), Matteo Renzi.

Un líder del PD que eligió hoy para realizar una visita sorpresa a los militares italianos en Herat, en Afganistán, y mandó a sus correligionarios a comentar los resultados.

Aunque el Partido Demócrata conserva cinco regiones, al igual que antes de este voto, no puede cantar victoria pues ha visto retroceder el apoyo respecto a las pasadas regionales y ha sumado un 23 % de media, muy lejos de la “marca” histórica del 40 % de las últimas elecciones europeas.

Los ganadores morales han sido los partidos que atraen el voto de protesta contra la política tradicional, como demuestran los óptimos resultados del Movimiento 5 Estrellas, la Liga Norte y el que es sin duda el primer gran partido italiano: la abstención.

Renzi ha reiterado durante toda la campaña que estos comicios no eran “un test personal”, pero la lista de las preocupaciones que le perseguirán tras estos resultados es larga.

Primero, el centroizquierda ha perdido Liguria, una región que desde 1994 había gobernado siempre a excepción de un mandato.

El ganador en Liguria ha sido Giovani Toti, candidato de Forza Italia, pero apoyado por una coalición de centro derecha, y que durante algún tiempo resonó como el posible heredero político de Silvio Berlusconi.

En Liguria se ha escenificado lo que está ocurriendo en el propio PD, es decir las divisiones y discrepancias que están minando el partido.

En esta región el partido de Renzi presentó como candidata a Raffaella Paita y los “disidentes” del PD a Luca Pastorino, disgregando así los votos de la izquierda.

De hecho, tras los resultados el ala que se opone al “autoritarismo” de Renzi le pidió “una reflexión seria” sobre el proyecto común del partido.

Mientras que los fieles acusaban a los disidentes de haber entregado Liguria a Berlusconi.

Paradójicamente, otro de los problemas para el primer ministro será la victoria en Campania de su candidato, Vicenzo de Luca.

El exalcalde de Salerno fue incluido en una lista de 16 personas consideradas “impresentables” a las elecciones por la comisión parlamentaria antimafia al considerar que tenían asuntos pendientes con la Justicia.

De Luca fue condenado en primera instancia por abuso de poder, por la concesión en 1988 de una contrata para construir una incineradora, y ha presentado la apelación.

Normalmente, De Luca no podría haberse presentado al aplicarse la llamada Ley Severino que impide concurrir a las elecciones a quien ha sido condenado, como le ocurre a Berlusconi, pero el asunto está paralizado en los tribunales.

Aunque a pequeña escala, ya que se votaba sólo en siete regiones, la panorámica que dejan estos comicios es clara: aumenta considerablemente el alejamiento de los italianos de la política.

El Movimiento 5 Estrellas se confirma como el segundo partido en el país y el primero en muchas regiones, y la Liga Norte ha conseguido importantes resultados, no sólo en su “Padania”, sino también en el centro de Italia.

Otro dato a tener en cuenta en estas regionales es el aumento de la abstención, pues sólo ha votado el 52 % de los 22 millones de electores llamados a las urnas, once puntos porcentuales menos que en las anteriores de 2010 y muy lejos del 72 % de 2005.

Aunque Silvio Berlusconi puede celebrar haber colocado a uno de sus hombres de confianza, Giovani Toti, en Liguria, su partido Forza Italia se queda en el 10 % de los votos y es superada por la Liga Norte en casi todas las regiones.

Una de las más importantes analistas políticas del país, la periodista Lucia Annunciata, afirmaba de forma contundente en un artículo de hoy: “El tren de Renzi frena”.

Categoría: Mundo | Claves: Elecciones Italia Italia