Reuters: Esfuerzos de Venezuela por ganar tiempo podrían salir caros

Las acciones del Gobierno sugieren que preferiría más arriesgarse a un proceso de incumplimiento de pagos más desordenado que a ceder el poder.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Nueva York, Estados Unidos. Reuters) – Los esfuerzos de Venezuela por ganar tiempo le están saliendo cada vez más costosos. Suspender un referendo revocatorio contra el presidente socialista Nicolás Maduro no ayudará a convencer a sus acreedores a canjear bonos de la petrolera estatal PDVSA.

Los esfuerzos de auto perpetuación de la revolución bolivariana están demandando un precio insostenible.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela informó el jueves que paralizó el proceso de recolección de firmas, que estaba previsto para la próxima semana y es necesario para activar un referéndum revocatorio contra Maduro. La oposición calculaba obtener las 4 millones de rúbricas requeridas para la realización del plebiscito.

La autoridad además postergó para el 2017 las elecciones regionales que se iban a realizar en diciembre. Y ahora algunos líderes de la oposición dicen que se les ha impedido salir del país.

Los tenedores de bonos de PDVSA tienen hasta las 2100 GMT del viernes para decidir si aceptan o no una oferta de canje de deuda por 5.300 millones de dólares que se está realizando para paliar una crisis de liquidez en la petrolera. La estatal ya tuvo que mejorar las condiciones de la operación una vez y extender el plazo final hasta en tres ocasiones.

La estrategia venezolana de reducir sus importaciones y recurrir a sus reservas para mantenerse al día con los pagos de los 31.000 millones de dólares de deuda de PDVSA no puede continuar por siempre. Al 13 de septiembre, el país tenía 11.900 millones de dólares en reservas internacionales, incluyendo oro.

Teniendo que enfrentar los 7.000 millones de dólares en vencimientos el año próximo, PDVSA necesita que le vaya bien con el canje de bonos. El ministro de Petróleo incluso advirtió que “podría ser más difícil” hacer los pagos si eso no ocurre. Además, en última instancia Venezuela tendrá que reestructurar su gigantesca deuda soberana, que es casi equivalente a la de PDVSA, que además le debe a sus suplidores más de 20.000 millones de dólares.

Si se le permitiera votar, el electorado sin duda manifestaría su ira contra el Gobierno por causa de una economía arruinada, graves déficits de productos básicos y una galopante inflación.

La expectativa de Maduro parece ser que paralizar las cosas por un tiempo, mientras se ejecuta el canje de bonos, le dará tiempo para que los precios del petróleo suban lo suficiente como para rellenar las pródigas arcas fiscales del régimen. Para ese fin, el presidente está en una gira de cuatro días a países miembros de la OPEP y a otros productores petroleros externos al cartel para la promoción de un acuerdo que estabilice los mercados petroleros.

Cada incremento de 10 dólares por barril representa 7.000 millones de dólares en nuevos ingresos para Venezuela, según información de Medley Global Advisors.

La paralización del referendo ofrece la posibilidad de una salida ordenada del aprieto cada vez más insostenible del país. Las acciones del Gobierno sugieren que preferiría más arriesgarse a un proceso de incumplimiento de pagos más desordenado que a ceder el poder. Los venezolanos de a pie son quienes pagarán el precio.