Revelan el lado oscuro de la “cultura de las colegialas”

Las mujeres jóvenes que han sido obligadas a ejercer la prostitución prefieren ocultarlo que llegar a sus familiares y amigos en busca de ayuda.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Simon señaló que a pesar de que existe un departamento de policía de varios pisos a solo una cuadra de distancia de Akihabara, estos negocios se llevan a cabo a la intemperie. Crédito: Vice

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Una mujer japonesa ha puesto de manifiesto el lado oscuro de la “cultura de las colegialas” en su país tras ser reclutada para ir a “citas para caminar” con hombres mayores antes de ser forzada a la prostitución cuando era adolescente.

El corresponsal de Vice en Brooklyn, Simon Ostrovsky, viajó a Akihabara, un populoso barrio en Tokio, para explorar la explotación sexual de mujeres jóvenes como parte del documental de Vice Noticias titulado “Colegialas en venta en Japón”. Pronto descubrió que estaban disponibles adolescentes en “renta” para una variedad de servicios, incluyendo la adivinación, masajes, y caminar con los clientes.

Los encuentros, que son conocidos como joshi-kosei osanpo (JK), se sabe que son coartadas para la prostitución de menores de edad.

La mujer, que pidió mantener su identidad oculta, dijo a Simon que ella empezó a ir a citas joshi-kosei osanpo cuando tenía 16 años porque su madre estaba mentalmente enferma y su familia no se la llevaba bien.

En realidad estas colegialas son reales. Ellas no están usando disfraces. Ellas están usando sus uniformes

“Sentía que no pertenecía a ninguna parte,” recordó. “Cuando yo solía repartir volantes en Akihabara, pude olvidarme de mi vida cotidiana”.

Simon explicó a Daily Mail Online que tienen a mujeres jóvenes repartiendo volantes en las calles, pues “así es como [los clientes potenciales] llegan a ver la mercancía“.

La mujer anónima admitió a Simón que sus citas pronto se intensificaron y se encontró tomando dinero a cambio de relaciones sexuales, aún cuando era menor de edad.

“Empecé alegremente, pero las cosas empezaron a calentarse rápidamente“, dijo sobre su experiencia.

Ella nunca tuvo que vestirse para las citas porque sus clientes las prefieren jóvenes, niñas escolares de cara fresca. De hecho, la falda a cuadros hasta las rodillas y el resto del uniforme que llevaba en los paseos no era cuidadosamente escogido; era lo que llevaba a la escuela secundaria como estudiante de 11º grado.

“Lo extraño es que un montón de gente mira la cultura japonesa y cree que estos son juegos de rol”, dijo Simon. “En realidad estas colegialas son reales. Ellas no están usando disfraces. Ellas están usando sus uniformes”.

Simon señaló que a pesar de que existe un departamento de policía de varios pisos a solo una cuadra de distancia de Akihabara, estos negocios se llevan a cabo a la intemperie.

“Todo el mundo sabe que está ahí, pero nadie está haciendo nada al respecto“, dijo.

Y mientras estas colegialas pululan por las calles de Akihabara, Simon y su equipo dijeron que no pudieron filmar a las adolescentes que repartían volantes.

“Un tipo que, creo, es un proxeneta, nos estaba diciendo que no podíamos filmar porque eran menores de edad”, dijo.

Cuando se habla de cómo esta cultura ha sido ignorada por otras potencias occidentales durante tanto tiempo, Simon explicó que cree que los estadounidenses no quieren ser “culturalmente imperialistas”.

Sin embargo, señaló que Japón es un país occidental desarrollado que se ha comprometido a estar en contra de la trata de personas como un miembro de las Naciones Unidas.

Parte del problema es el hecho de que Japón está en negación acerca de su declive económico y ofrece muy pocos servicios sociales. Las adolescentes que no tienen dónde ir terminan yendo a citas joshi-kosei osanpo con el fin de ganarse la vida.

Debido a que el país tiene una cultura basada en la vergüenza, las mujeres jóvenes que han sido obligadas a ejercer la prostitución prefieren ocultarlo que llegar a sus familiares y amigos en busca de ayuda.

Categoría: Mundo | Claves: Japón