elpais

Riesgos del ‘crash’ chino

Existe amenaza de contagio de la burbuja bursátil a la economía real del país y al resto de los mercados mundiales.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El País). Aunque por el momento predominan los pronósticos moderados sobre el hundimiento de la Bolsa china, es difícil creer que una caída del 30% en la cotización de los índices representativos (el Shanghái y el Shenzhen) y una pérdida real de valor de las acciones de casi tres billones de euros durante las últimas tres semanas no tenga consecuencias. El crash (esta es su naturaleza y sus potenciales consecuencias) va a dañar la credibilidad de la economía gestionada desde Pekín. Demuestra que no basta con acumular activos financieros internacionales y disponer de reservas monetarias para gestionar con temple un mercado teóricamente abierto sin que aflore el riesgo de una burbuja financiera.

Una desaceleración del PIB chino significaría colapso social y, quizá, tensiones políticas.

La Bolsa se ha desplomado debido a la corrección de una burbuja, causada por la irrupción de unos 90 millones de pequeños ahorradores confiados —una distorsión propia de toda burbuja— en que el precio subiría sin cesar y sin límite. En un año, la euforia disparó las cotizaciones el 150%; pero en las últimas tres semanas el déficit de liquidez ha minado la confianza y los índices han entrado en caída libre. Los intentos oficiales de parar el hundimiento —plan de compra de acciones, impedir que el Fondo de Reserva del Estado venda títulos y prohibir la salida de empresas al mercado— se han quedado cortos. Las empresas han entrado en fase de pánico; más de la mitad de un total de 2.800 han dejado voluntariamente de cotizar.

La hemorragia de valores no se detendrá hasta que no se depure el exceso de valor de las acciones. Mientras, hay dos peligros reales que conjurar. El primero es el contagio del crash a la economía real; diga lo que diga la versión oficial, resulta probable. Una desaceleración del PIB chino significaría colapso social y, quizá, tensiones políticas. El segundo, que el miedo se extienda al resto del mundo. Las Bolsas asiáticas ya caen en cascada y afectaron (con fallo técnico incluido) a Wall Street.

Categoría: Opinión