Robos y droga… Los relatos de algunas víctimas de Grindr

Se hacía pasar por gay en una app para robar a sus parejas.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El Cicpc continúa investigando testimonios de hombres que fueron captados a través de una aplicación de sexo casual para la comunidad LGBTI, y luego atracados.

Unas 30 denuncias que reposan en comisarías ubicadas en Caracas y las declaraciones de afectados que escribieron a Runrunes, dan cuenta de las estrategias que utilizaba Mario Antonio Modesti Cañizalez para desvalijar las residencias de sus víctimas y “raspar” sus tarjetas de crédito.

Vea: Se hacía pasar por gay en una app para hallar parejas y robarlas

A continuación, los relatos de algunos de los perjudicados:

VICTIMA #1

“Todo empezó ciertamente por la aplicación mencionada en el artículo. Me sucedió a principios del mes de septiembre del año en curso. Esta persona me escribió a través del app y empezamos a compartir cierta información porque nos estábamos ‘conociendo’, intercambiamos fotos y números de teléfonos y empezamos a tener contacto vía Whatsapp hasta concretar una cita.

Antes de eso esta persona, que se hizo llamar Gabriel, me insistía mucho en vernos en un hotel ubicado en El Rosal. Nunca pude asistir y a los días concretamos una cita en mi casa. Esta persona, “Gabriel”, llegó a mi casa un sábado por la tarde alrededor de las 4:00 pm, subimos a mi apartamento y conversamos. Luego me invitó a mi habitación para darme un masaje, me empezó a untar una de mis cremas en la espalda y hasta ahí recuerdo.

Había robado dólares en efectivo, tres relojes valorados en más de 300 mil bolívares, lentes de sol con un valor de más de 100 mil bolívares, mi celular las llaves del apto, y tres TDC.

Cuando logro despertar dentro del desespero de no saber lo que me había pasado, ni dónde estaba, porque todo me daba vueltas y no tenía control de mí mismo, vi que me había robado dólares en efectivo, tres relojes valorados en más de 300 mil bolívares, lentes de sol con un valor de más de 100 mil bolívares, mi celular las llaves del apto, y tres tarjetas de crédito.

Un familiar que vive cerca me llevó a la clínica, donde me brindaron los primeros auxilios, mas no pudieron detectar el tipo de droga, por no tener reactivos. Ese mismo día el llamado Gabriel pasó mis tarjetas en la tienda Guess del Sambil por un monto de 70 mil bolívares, el cual no fue exitoso porque yo no disponía de ese monto. Pero logró hacer una transacción por 5 mil bolívares en la tienda Indiani”.

VÍCTIMA #2

“El viernes 6 de noviembre fui citado en un hotel ubicado en Sabana Grande por un usuario de Grindr que se hace llamar José o el maracucho en su perfil. Es de baja estatura, un poco robusto. Tiene barba y dice estar llegando del estado Zulia. Te dice para que llegues al hotel, está contigo y luego te manda a la ducha. Cuando sales se ha llevado tus pertenencias.

Traté de colocar la denuncia con la policía de Sabana Grande. Los funcionarios me ayudaron bastante, pero al llegar el jefe de ellos me dijo que para qué denunciaba el robo si yo no sabía con quién me acostaba, que no había qué denunciar. Aún quedando los datos registrados del delincuente en el hotel, el jefe policial se negó a prestarme colaboración. Gracias a funcionarios como él es que la gente calla”.

VÍCTIMA #3

“Conocí a este hombre. Después de sentirme interrogado y con una sensación desagradable decidí no tener más contacto con él. Se mostraba muy seductor y atento. Primero me llevó a un buen lugar ubicado en una urbanización de clase media en Caracas. Dimos vueltas en mi vehículo e insistió que fuéramos a mi casa. Entre la información que él me solicitaba era saber la clase de tarjetas que manejaba y si usaba ropa y prendas de marca, lo cual me pareció extraño.

Lo vi solo una vez. Lo deje en la zona donde fuimos a comer y él insistía en verme otra vez. Lo elimine de mis contactos y le di mal la dirección de casa. Me tranquiliza que haya sido arrestado y que ya no haya más víctimas”.

VÍCTIMA #4

“La noche del 23 de septiembre de 2015 me dirigí a un bar ubicado en la avenida Urdaneta. En el local permanecí parado al lado de este individuo, en donde mediamos pocas palabras y acordamos irnos a mi casa. Antes de montarse en mi vehículo compró seis cervezas.

En mi casa nos besamos y no llegué a tomarme una cerveza completa. Recuerdo que me dijo que era del interior y que estaba viviendo en la avenida Panteón. De pronto me pidió el baño prestado y cuando salió hablamos un poco más. No llegamos a tener sexo. Luego de ese momento no recuerdo más nada.

En la casa apareció un frasquito de colirio que aún conservo, por si necesitan hacer algún estudio de investigación.

Al día siguiente estaba durmiendo en mi cama. Me percaté que se llevó mi teléfono Blackberry, 20 perfumes, cinco relojes, mi televisor plasma Sony, un IPod Apple 160 Gb, mi DVD Sony, cadenas y anillos de oro. En la casa apareció un frasquito de colirio que aún conservo, por si necesitan hacer algún estudio de investigación. Pasé durmiendo dos días y agradecido de quedar con vida. Quedo a la orden para cualquier información adicional”.

Recuerda que puedes recibir las noticias más importantes al momento en tu teléfono, solo sigue estas instrucciones.
Categoría: Venezuela | Claves: sucesos