Salgar busca entre lodo y escombros más víctimas

Socorristas buscaban el martes más víctimas del aluvión

Muchos de los sobrevivientes que perdieron sus casas y sus familiares se unieron a la búsqueda

Salgar busca entre lodo y escombros más víctimasRescatistas descansan después de recuperar un cadáver hoy, martes 19 de mayo de 2015, tras la riada causada por la quebrada Liboriana, en Salgar, departamento de Antioquia (Colombia). Crédito: Luis Eduardo Noriega / EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Salgar, Colombia. Reuters) Socorristas buscaban el martes más víctimas del aluvión que arrasó un día antes parte de un pueblo del noroeste de Colombia con 64 muertos contabilizados y un número indeterminado de desaparecidos, en la peor tragedia natural de este tipo en la última década en el país sudamericano.

Salgar es un pueblo de agricultores de unos 18.000 habitantes del departamento de Antioquia. Crédito:TeleAntioquia

Con la ayuda de perros y aprovechando una tregua de las fuertes lluvias que caen en la zona desde hace tres días, brigadistas de la Cruz Roja, de Defensa Civil y de los bomberos bajaban por las montañas que bordean la turbia quebrada.

El alud de la quebrada la Liboriana destruyó el lunes un caserío ubicado en la parte alta del municipio de Salgar e inundó con lodo y escombros la zona urbana de este pueblo enclavado en una región montañosa del departamento de Antioquia.

Muchos de los sobrevivientes que perdieron sus casas y sus familiares se unieron a las labores de búsqueda.

“La quebrada arrasó con mi hermana, mis sobrinos y no los hemos podido encontrar, esta es la hora en que solamente encontraron uno y ellos son cuatro”, dijo Blanca Moreno, de 50 años, quien sobrevivió a la avalancha de agua, lodo, rocas y árboles que se llevó todo lo que encontró a su paso.

“Entonces en esos momentos estamos a la expectativa, por eso estamos acá, a ver qué información nos dan, a ver si ya los encontraron, pero hasta el momento nada”, declaró con la voz entrecortada en las afueras del cementerio en donde se improvisó una morgue para identificar a las víctimas.

Muchos de los sobrevivientes que perdieron sus casas y sus familiares se unieron a las labores de búsqueda. Crédito: Luis Eduardo Noriega / EFE

Con la ayuda de perros y aprovechando una tregua de las fuertes lluvias que caen en la zona desde hace tres días, brigadistas de la Cruz Roja, de Defensa Civil y de los bomberos bajaban por las montañas que bordean la turbia quebrada. Crédito: Luis Eduardo Noriega / EFE

Crédito: Luis Eduardo Noriega / EFE

Crédito: Luis Eduardo Noriega / EFE

Crédito: Luis Eduardo Noriega / EFE