Sanders no pierde esperanzas y Trump se fortalece en primarias

Los dos aspirantes debatirán el miércoles en Miami.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Washington, Estados Unidos. AFP) -. Vigorizado por un sorpresivo triunfo, Bernie Sanders se mide el miércoles en otro debate demócrata con Hillary Clinton, y el republicano Donald Trump se fortalece, una semana antes de las primarias de Florida, premio gordo en la carrera a la Casa Blanca.

El senador de Vermont logró una de sus mayores victorias en su empinada campaña al vencer a Clinton, 49,9% contra 48,2%, en Michigan, luego de que los sondeos le dieran a la exsecretaria una diferencia de 20 puntos en ese estado, corazón de la alicaída industria automotriz estadounidense.

Clinton obtuvo un apabullante triunfo en el sureño Misisipi, por lo que en esos dos estados en liza en la jornada, cosechó más delegados que Sanders.

Los dos aspirantes debatirán el miércoles en Miami a partir de las 21H00 locales (02H00 GMT del jueves), un octavo duelo que será transmitido por CNN y la cadena en español Univision.

Pero el triunfo de Sanders le dio a su campaña una necesitada dosis de energía, y presenta la posibilidad de que el senador, que llama a una “revolución política”, gane también en estados similares o vecinos a Michigan como Illinois, Ohio o Misuri, convocados a las urnas el próximo martes.

Su discurso proteccionista ha sido difícil de combatir para Clinton, a quien el senador acusa de haber apoyado los acuerdos de libre comercio, según él responsables de provocar cierre de fábricas y destruir miles de empleos.

Ella tiene problemas compitiendo fuera del sur y ya no quedan casi más estados sureños

Dijo a CNN el jefe de campaña de Sanders, Jeff Weaver.

AVANCE “INSUPERABLE”

Pero la campaña de Clinton, calculadora en mano, señala que como los delegados demócratas son repartidos de manera proporcional, la investidura se logra con victorias apabullantes y no éxitos simbólicos. La exprimera dama ha ganado en los estados sureños con más de 70%, debido al fuerte apoyo de la comunidad negra.

“Victorias como las de anoche en Michigan simplemente no serán suficientes para el senador Sanders”, dijo el jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, en una teleconferencia con periodistas este miércoles.

En las próximas votaciones, Sanders “no solo debe ganar esos estados, sino que tiene que hacerlo con márgenes excepcionales si quiere alcanzarnos”.

“Por eso confiamos que nos acercamos al punto en que nuestra ventaja en el número de delegados sera de hecho insuperable”, afirmó.

Con 13 victorias en 22 primarias, Clinton amasa más de la mitad de los delegados necesarios para adjudicarse la nominación en la convención partidista de Filadelfia en julio, según un conteo de CNN.

TRUMP IMPARABLE

Por su parte, Donald Trump se contentaba este miércoles con su estatus de favorito en la contienda republicana, un día después de su triple victoria (Michigan, Misisipi y Hawai).

El magnate inmobiliario demostró en esos estados que su encanto de outsider y su discurso populista y antiinmigrante sigue galvanizando a los votantes, y propinó un duro golpe a las fuerzas “anti-Trump” que congregan en su contra a altas figuras del Partido Republicano y millones de dólares en propaganda.

Con estos resultados, Trump suma 15 victorias en 24 consultas realizadas y acumula 458 delegados, seguido por el senador ultraconservador Ted Cruz, que suma 359.

Pero la verdadera prueba para quienes esperan suceder a Barack Obama en la Casa Blanca en enero de 2017 todavía está por llegar: el 15 de marzo, cuando varios estados, principalmente Ohio y Florida, sean llamados a las urnas.

En la contienda republicana en esos estados el ganador se lo llevará todo: no una repartición proporcional al número de votos, sino todos los delegados en bloque, 99 en el caso de Florida.

Para Marco Rubio, senador de Florida, y John Kasich, gobernador de Ohio, el tiempo se acaba: la imposibilidad de lograr una contundente victoria en sus respectivos feudos, significará prácticamente el golpe de gracia a sus ambiciones.

En los últimos días, los candidatos se precipitaron a Florida, donde la batalla de los próximos siete días se anuncia feroz: el bando “anti-Trump” inunda las radios y televisoras con videos de campaña mostrando a Trump como un charlatán de dudoso pasado.

“No estoy preocupado por nada (…) Siempre he tenido una gran relación con Florida. Es mi segundo hogar”, respondió el millonario de 69 años.

Según un sondeo de Quinnipac, Trump arrasaría con Rubio en Florida (45% de las intenciones de voto contra 22%). En Ohio, supera a Kasich con un margen más reducido (38% a 32%).

Los cuatro aspirantes republicanos se medirán en Miami en un nuevo debate, luego que anteriores duelos descendieran a un combate de insultos y ataques personales.

“Espero que sea un debate más suave. Iré como un conciliador”, dijo Trump