Sanvicente le puso su firma a la Vinotinto

Sanvicente heredó buena parte de los jugadores de la era Farías.

Sanvicente le puso su firma a la VinotintoEn el ciclo anterior, con César Farías, Venezuela priorizó el trabajo en defensa. Crédito: Reuters
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Santiago, Chile. AFP)- Noel Sanvicente trabajó toda su vida para dirigir la Vinotinto y al asumirla le puso su firma con un esquema más ofensivo, que pasó por ajustar algunas piezas e inyectar confianza. La victoria ante Colombia abre la puerta para una nueva era de Venezuela.

El combinado, que nunca ganó una Copa América ni clasificó a un Mundial, venció 1-0 al once cafetero de estrellas como James Rodríguez, Radamel Falcao García y Juan Guillermo Cuadrado en la primera fecha del torneo continental, abriendo la esperanza a un país que vive una severa crisis política y económica.

El jueves enfrenta a Perú por el grupo C, que también integra Brasil.

NUEVO CICLO

La victoria de Venezuela tiene la firma del Chita.

El entrenador de 50 años asumió la dirección del equipo en julio pasado en un nuevo ciclo de crecimiento del combinado nacional, iniciado por el argentino José Pastoriza, y por Richard Páez y César Farías, en el que se logró sembrar la semilla de orgullo vinotinto no solo en los jugadores, sino en el país.

Bajo la dirección de Farías, Venezuela conquistó el inédito cuarto puesto en la Copa América de Argentina-2011 y por poco no se clasificó al Mundial de Brasil, a dos puntos del puesto de repechaje. El equipo decía: Cenicienta nunca más.

Sanvicente heredó buena parte de los jugadores de la era Farías y mezcla entre sus 23 convocados juventud y experiencia de jugadores que militan en clubes de las ligas de España, Francia, Inglaterra, Turquía, Colombia y Rusia, entre otros.

Entre ellos Salomón Rondón, principal referente ofensivo y autor del gol ante Colombia; el centrocampista Juan Arango, el capitán de la zurda intrépida y artillero histórco del equipo (25 goles); y el zaguero Fernando Amorebieta.

Su firma es palpable en la forma como los once ‘lanceros’ se paran en el campo, con Salomón Rondón como única punta en un 4-2-3-1. Sanvicente pide un juego rápido y de mucha presión.

En el ciclo anterior, con César Farías, Venezuela priorizó el trabajo en defensa, la salida en largo desde la zaga y las jugadas a balón parado.

INICIO TORTUOSO

Sanvicente, el técnico más ganador del fútbol profesional venezolano (siete ligas y una Copa Venezuela), asumió una selección parada. Fue nombrado seleccionador nueve meses después de la renuncia de Farías, en noviembre 2013.

Adaptar su juego tomó un tiempo.

En sus primeros cuatro amistosos, en septiembre y noviembre de 2014, sufrió cuatro derrotas seguidas. No le pasaba desde que entrenaba a Caracas FC en la temporada 2005-2006, que al final salió campeón.

El equipo mostró una evolución en su funcionamiento, pero los resultados preocupaban.

Chita entrena a la Vinotinto en Chile. Crédito: Reuters.

Paciencia, pedía el entrenador, que en cada partido iba aceitando la máquina, hacía ajustes y movía piezas hasta moldear la selección a su imagen.

Venció a Honduras en los primeros dos juegos de 2015 y luego perdió con Jamaica (2-1) y Perú, su rival del jueves, por 1-0.

Y llegó el 1-0 con Colombia, con un aspecto defensivo más efectivo y un descomunal despliegue físico.

“No hay que perder la cabeza y seguir pensando en lo que serán ahora Perú y después Brasil, porque todavía no hay nada seguro en el grupo”, señaló el mediocampista Ronald Vargas, con los pies en la tierra.

“Estamos conscientes de que todavía quedan dos partidos en la fase de grupos. Dimos un paso importante hacia la siguiente instancia, pero tenemos que seguir sumando y debemos estar tranquilos porque no podemos regalar nada”, dijo por su parte Franklin Lucena.

Perú ha cosechado tradicionalmente buenos resultados ante Venezuela. Los incas han vencido en cuatro de los seis enfrentamientos contra la Vinotinto en la cita continental, han empatado uno y perdido otro.

El último choque entre ambos fue precisamente en el partido por el tercer puesto de la anterior Copa América en el que Perú se impuso con un contundente 4-1 con una tripleta del estelar Paolo Guerrero.

El partido del jueves en Valparaíso servirá de termómetro para medir si lo del primer partido fue un destello o una muestra real de que el ‘Chita’ va por el camino correcto.