“Se come lo que haya”, el drama de los venezolanos por la escasez

"Es muy doloroso que mis hijos me digan que quedaron con hambre o verlos masticar muy lento para engañar al estómago".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – “En mi casa somos cuatro personas y trabajamos dos, los otros son nuestros hijos. Tenemos un niño de 6 años y otro de 17 años”, dijo a El Nacional un cliente del Plansuarez de El Cafetal. Su familia ha pasado al menos un mes comiendo solo granos porque es lo que ha conseguido en los supermercados. Además, comen dos o una sola vez al día. El niño de seis años también debe ajustarse: “Mi hijo come lo que haya y si no hay no podemos hacer nada”.

En un artículo de Amanda Gómez para el diario nacional en su versión web, se narran las penurias de los venezolanos en las colas y en sus hogares por la escasez de alimentos. “No se consigue nada. Uno está desde temprano y no se encuentra nada”, comentaron encuestados en las colas.

“En mi casa comemos dos veces al día. El desayuno a media mañana y en la tardecita la cena. Si hay harina de maíz comemos arepa en las dos comidas”, contó una consumidora de la tercera edad mientras hacía cola en las afueras del Luvebras de La Florida.

“Si no es yuca, es plátano y sino papa. Un kilo de yuca no alcanza para una familia de seis”, expresó una ama de casa sobre las comidas que hacen en su hogar. “El pueblo está pagando por la inconsciencia del presidente. Sí, estamos pobres, pero estamos pobres gracias a él que no produce. Para él todo es pedir y no dar”, exclamó una joven delante de ella.

“Es muy doloroso que mis hijos me digan que quedaron con hambre o verlos masticar muy lento para engañar al estómago”, se lamentó la madre de un niño de 12 años de edad y dos jóvenes de 19 años y 20 años, quien hacía la cola del Día a Día de San Martín.




Categoría: Venezuela | Claves: Escasez de alimentos