¿Se convertirá Brasil en una segunda Venezuela con Dilma?

Hay un proceso de destitución abierto en el Congreso contra Rousseff por maniobras fiscales.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – Brasil está convulsionada desde que el pasado viernes 4 de marzo, cuando la policía, por orden del juez federal Sérgio Moro, fue a la casa del expresidente Lula para llevarlo a declarar acusado de corrupción en el caso de Petrobrás.

Pancartas, caretas, un cartel dedicado a Sérgio Moro, en el que sostiene una jaula de pájaro con una caricatura de Lula dentro, mientras que otro que dice: “Moro, Brasil está contigo”…Y por encima de todo, el grito inagotable de la gente: “Fuera Dilma”, “Fuera PT”, “Fuera Lula”. Ese es el ambiente que respira Brasil, relata Josefina Stegmann en un artículo para ABC.

Celio Cruz trabaja en una empresa de seguros, tiene 50 años y recuerda una y otra vez que se trata de una manifestación espontánea. “Nosotros no pertenecemos a ningún partido, somos ciudadanos que venimos a manifestarnos”.

Dice que el problema es la corrupción, todo el dinero que, a su juicio, se ha robado el gobierno de Dilma Rousseff, sucesora de Lula, y el propio Lula y que ha llevado al país al caos.

No es exactamente lo mismo que opina Fernando Fernandes, profesor de música: “Gracias a Lula los pobres han podido acceder a la Universidad, esto es una maniobra para sacarlo del poder, parece mentira que la gente que lo critica de corrupción sean los mismos que están envueltos en escándalos de corrupción”, lamenta, refiriéndose a Aécio Neves, líder del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en la oposición, y acusado de corrupción por Delcídio do Amaral, senador del PT que fue detenido en noviembre de 2015 por su participación en la red de Petrobrás.

“Nosotros no defendemos a ningún político y si cometen delitos deben todos rendir cuentas a la justicia”, sumó Reinaldo Esquivel, de 41 años, que participa en las marchas en contra del PT y que lamenta las mentiras acerca del bienestar que en teoría Dilma y Lula le dieron al país. “Hay inflación, hay paro, yo no estoy trabajando; Brasil ya no es un país para vivir”, dijo.

Otro de los protagonistas de esta convulsión -sesga Josefina Stegmann- es el juez Sérgio Moro, que instruye el caso.

“Todo esto es una guerra política, y Moro quiere quitar de en medio al PT para poner a algún amigo suyo del PSDB”, asegura Fernandes.

“Moro es un funcionario público que está haciendo su trabajo, es la primera vez que en Brasil estamos viviendo algo así”, defiende Esquivel. A su lado, Eliana, una china con un perfecto acento portugués dice: “Llevo 50 años en Brasil, esta es mi patria y Dilma tiene que irse, se lo han robado todo, son lo peor que ha tenido este país, si sigue en el poder, Brasil se convertirá en Venezuela”.

Entre tanto, hay un proceso de destitución abierto en el Congreso contra Rousseff por maniobras fiscales. Tiene 45 días para reunir los aliados necesarios.

Categoría: América Latina | Claves: Brasil