Si la oposición pierde el 6-D “no sería ninguna tragedia”

González acotó que la oposición quiere ser mayoría “para hacer cumplir la Constitución".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El diputado opositor a la Asamblea Nacional (AN), Stalin González, señaló que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no necesita de la oposición para sabotearse.

“(Nicolás) Maduro se sabotea a sí mismo con su ineficiencia, para eso no necesita de nuestra ayuda”, indicó en una entrevista en el semanario Quinto Día.

Precisó que la oposición quiere ser mayoría “para hacer cumplir la Constitución, la cual le atribuye a la AN la función de legislar y de controlar. Lo que jamás va a pasar es que aprobemos nada sin debate previo, como ocurre ahora.

Asimismo, manifestó que “Henry Ramos tiene méritos para presidir la Asamblea, como también Julio Borges, Enrique Márquez y Roberto Enríquez”.

Dijo que el Parlamento actual “no ha sido útil y, durante cinco, años no ha propuesto soluciones a los problemas”.

En cuanto al desempeño la oposición dentro de la AN, sostuvo que la bancada pudo “haber sido mejor, sin desconocer las serias dificultades que enfrentamos”.

Sin embargo, acotó que los candidatos que postularon por la MUD deberán “asumir un verdadero compromiso y responsabilidad, sobre todo si vamos a ser mayoría en la Asamblea, como todo parece indicar”.

El parlamentario expresó que cuando Fernando Soto Rojas presidió la AN, la oposición encabezó algunas comisiones y hubo más debate, pero con Diosdado Cabello se “irrespeta groseramente a la representación popular al atropellar a los diputados que obtuvimos el 52% de la votación del 2010”.

Sumó que las elecciones parlamentarias “tienen una gran importancia para la oposición y estoy seguro de que las vamos a ganar, pero perderlas no sería ninguna tragedia”.

Al ser preguntado por los “saltos de talanquera” de los diputados William Ojeda y Ricardo Sánchez, González respondió que Un Nuevo Tiempo “les regaló esos puestos sin que hubieran trabajado suficientemente para eso y se les puso por encima de dirigentes que sí los merecían. El no tener compromiso verdadero con la organización y con sus electores los llevó a ‘saltar la talanquera’ y a estafar a quienes creyeron en ellos”.