Si se sigue “secuestrando” la rentabilidad de las empresas, no habrá resultados

Fedecámaras apuesta por el diálogo sustentado en el consenso y compromiso de las partes -sectores políticos, comerciales y productivos- como estrategia para generar resultados que sean palpables por la población.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – El presidente venezolano, Nicolás Maduro, emprendió este año la aplicación de un paquete de medidas, abiertamente desafiado por una crisis económica sin precedentes y una oposición que busca sacarlo del poder.

Al respecto, el presidente de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Francisco Martínez, cuestionó la falta de acciones en el plano productivo que evidenciaron estas medidas, así como la inercia para controlar la inflación y abordar la reestructuración fiscal del país.

Con un déficit fiscal del 20% según cálculos privados, Maduro prevé aumentar los ingresos del Estado, que bajaron un 70% en los dos últimos años, según argumentó. Esos ingresos pasaron de unos 42.000 millones en 2013 -cuando llegó a la presidencia- a 12.500 millones en 2015, debido a la brutal caída de los precios del crudo, a menos de 30 dólares el barril, señaló la AFP.

Parte del déficit se ha financiado con la emisión inorgánica de dinero para costear, entre otras cosas, los subsidios y programas sociales.

Los industriales se quejan de que el control de precios no les permite cubrir los costos de producción, lo que alienta la escasez, y el florecimiento del mercado negro cuyos precios suelen fijarse a la tasa del dólar paralelo.

“El problema principal de este país se llama producción nacional. Si no elevamos los niveles de producción los anaqueles van a seguir vacíos con tendencia a empeorar el desabastecimiento”, dijo Martínez a Sumarium.

El empresario apostó por el diálogo sustentado en el consenso y compromiso de las partes -sectores políticos, comerciales y productivos- como estrategia para generar resultados que sean palpables por la población.

Además, insistió en la necesidad de migrar a un modelo distinto al rentista. “Hasta que no revirtamos ese ciclo, no generemos la confianza adecuada… si nosotros no tenemos un régimen que permita que la producción de bienes y servicios se normalice, no vamos a poder llenar los anaqueles en el corto, ni mediano plazo”.

A su juicio, mientras se siga “atacando” a la propiedad privada, “criminalizándola”, y se continúen estableciendo mecanismos de control sobre los precios “secuestrando” la rentabilidad de las empresas y “obligándolas” a vender a pérdida, no habrá resultados.

Según Martínez, las empresas están tratando de mantener la producción y la mayor cantidad de puestos de trabajo dentro de las posibilidades, “pero de seguir en esta misma ruta, la tendencia es al deterioro progresivo”.

“Todas las semanas rompemos nuestros históricos de mínimos de inventario y eso es grave para el país”, sentenció.