Sicarios mataron a tiros a una exreina de carnavales

La policía cree que los estaban esperando para ejecutarlos.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: EL Pitazo TV

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) Saylubis Nayrud Betancourt Crespo, de 19 años, iba con un amigo mototaxista cuando dos sujetos sin mediar palabras y a sangre fría le dispararon sin piedad. Le vaciaron las armas de alta potencia, dijo a la prensa un vocero del Cicpc.

Reporta el diario La Nación que la joven tenía un hijo de 18 meses. El mortal ataque armado ocurrió a eso de las ocho de la noche del martes, 28 de julio, en la avenida principal de la Urb. San Antonio de La Floresta, al oeste de Valera. La pareja parece que había salido de un hotel de la zona camino a la residencia, cuando fueron emboscados. La policía cree que los estaban esperando para ejecutarlos.

Tras el crimen las víctimas fueron auxiliadas por paramédicos del Cuerpo de Bomberos y trasladados al Hospital Central de Valera (HCV), pero Saylubis, no resistió, murió en el camino. La joven, quien en el 2011 fue la reina de los carnavales en Motatán, tenía unas nueve heridas de bala, al recibir al menos siete disparos.

El mototaxista identificado como Keyver Alexander Godoy Durán, de 32 años, fue recluido en la Unidad de Cuidados Intensivos del HCV, su estado es crítico; sufrió lesiones en la cabeza, el pecho y piernas. El joven, quien reside en la zona del centro de Motatán se debate entre la vida y la muerte; las balas causaron serios daños.

De acuerdo a datos preliminares, Keyver era amigo de Saylubis, siempre le hacía carreras. La familia desconoce qué hacían por San Antonio. La chica, que vivía en la calle principal de Motatán, la última vez que conversó con alguien cercano fue con una prima. La tarde del martes, le pidió que cuidara a su hijo para ir a una entrevista de trabajo.

Los peritos buscan a testigos, sin embargo, nadie vio ni escuchó nada. El personal del hotel niega que la joven haya estado en sus instalaciones. Por ahora el caso no está claro, podría tratarse de una venganza por causas no determinadas. La familia establece que la joven no tenía problemas, ni enamorado.

Los forenses por ahora no tienen rostros de los sicarios, ni mucho menos quién era el objetivo de los pistoleros. El único testigo está en estado grave. Los investigadores apelan al análisis de telefonía de las víctimas en busca de cabos sueltos, de llamadas, mensajes previos al ataque que ayuden a esclarecer los hechos.

Categoría: Venezuela | Claves: sucesos