“Riesgo inminente” en la industria cervecera

De no encontrar una solución pronto, solo podrán operar hasta el mes de agosto.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La industria cervecera venezolana se encuentra en una crítica situación de agotamiento de materia prima e insumos, así lo advirtió la Cámara Venezolana de Fabricantes de Cerveza (Caveface).

En ese sentido, detallaron que la crisis de debe al retraso en la aprobación de permisos de importación y en la liquidación de dividas a los proveedores internacionales.

Omaira Sayago, directora ejecutiva de Caveface, indicó que la materia prima y los insumos están en niveles muy bajos por lo que si no encuentran una solución pronto solo podrán operar hasta el mes de agosto.

“La industria de cerveza y malta está operando con niveles históricamente bajos de materia prima e insumos, principalmente cebada malteada y materiales de empaque como tapas de botellas, gaveras, aluminio y otros que no se producen en el país. A los niveles actuales de producción, y si no se reponen con la urgencia del caso, estos insumos nos permiten operar solo hasta principios del mes de agosto”, aseveró.

Asimismo, detalló que una planta que se pare por falta de insumos durante 3 semanas, podría necesitar “hasta 16 semanas para arrancar y volver a producir normalmente, con las implicaciones que esto tiene para la disponibilidad del producto en el mercado”.

Sayago acotó que la deuda del Gobierno venezolano con los proveedores internacionales, por concepto de liquidación de divisas, es de 217 millones de dólares.

“Por esta razón, existe el riesgo inminente de que se interrumpan los despachos de materia prima e insumos”, explicó al tiempo que agregó que la situación se agrava porque si los permisos se aprobaran de forma inmediata “el proceso de reposición de inventario puede demorar hasta 60 días”, señaló de acuerdo a lo reseñado en el diario El Nacional.

Por último, la ejecutiva destacó que una eventual interrupción de operaciones “tendría consecuencias muy importantes, no solo en la disponibilidad de uno de los productos más apreciados por los venezolanos, sino además sobre nuestro aporte al PIB manufacturero y sobre el empleo de muchísimas familias”.