La tragedia de los comerciantes venezolanos

Consecomercio advirtió que si el Gobierno no cambia su política económica, la situación podría empeorar.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela). Cipriana Ramos, presidenta de Consecomercio advirtió que al cierre del primer semestre del año el balance del sector es negativo y que de no haber cambios en la política económica del Gobierno, la situación empeorará, pues en este punto no tienen mercancía para vender ni inventario para reponerla.

Así lo reseña una publicación de El Nacional, donde además se indica que el sector se está surtiendo principalmente con productos hechos en el país. Sin embargo, la capacidad de producción de la manufactura nacional ha disminuido 50 por ciento por falta de insumos y de materias primas, de acuerdo con datos de Conindustria.

En 2015 solo se ha importado cinco por ciento de la mercancía que se adquiría para el mismo período de 2014. “De dos mil contenedores que traía un buque a los puertos ahora llegan entre 120 y 150”, expuso Ramos y precisó que únicamente tres por ciento de los comercios importa debido a la dificultad para obtener divisas.

Por otra parte, planteó que la mercancía que se puede ofrecer está a precios que superan la capacidad de compra del bolsillo del venezolano.

PROBLEMAS ESTRUCTURALES

Diana Mayoral, tesorera de Consecomercio, señaló que afrontan dificultades por el exceso de controles sobre la actividad. Además de la Ley de Precios Justos y la Ley Orgánica de Trabajo, hay otras 32 legislaciones que regulan el sector.

Asimismo, deben pagar 40 impuestos diferentes entre directos e indirectos, nacionales y municipales.

Adicional a esto, el sector tiene que lidiar con la inseguridad y la deficiente calidad de los servicios públicos.

“Falta la energía eléctrica y por ello se va la luz, no funciona el aire acondicionado, no pasan los puntos de venta, se va el Internet, se cae la línea telefónica, se va el agua y así es difícil estar operativo o prestar un buen servicio”, expuso.

Ramos indicó que para el sector es imposible planificar las compras debido a la poca transparencia y a la ausencia de reglas claras por parte del Gobierno. En este sentido, solicitó respeto para los empresarios por parte del Ejecutivo y que se establezca un dialogo tripartito que incluya a los sectores público y privado, y a los trabajadores.

INVITACIÓN

El presidente de Fedecámaras informó que el directorio del gremio invitó al presidente Nicolás Maduro a su reunión anual de empresarios para retomar el diálogo en el país.

“Estamos enviando las cartas para invitar al presidente Maduro a la asamblea anual el 16 y 17 de julio. Si tienen tantas ganas de conversar con los empresarios, invitarlo sería extraordinario para podernos escuchar”. dijo Roig.

‘El gobierno tiene poca credibilidad. El presidente Maduro debe ser creíble y los anuncios que haga deben cumplirse’, agregó.

CONSECUENCIAS

Reseña El Nacional que la gerente de una tienda de relojes en el Sambil, aseguró que el incremento para una de sus piezas fue de 677,77% en un año. “La falta de mercancía y los elevados precios han hecho que las ventas estén muy flojas. En el último año han bajado alrededor de 50%”, argumentó.

El gerente de la relojería expuso que desde hace más o menos ocho meses el local no tiene acceso a divisas preferenciales. Señaló que las últimas compras de mercancía las han hecho con dólar paralelo, lo que por lo elevado del cambio, restringe el volumen de importaciones.

En lo que va de año esta casa de relojes cerró dos de las ocho tiendas que tenía en Caracas por la dificultad para surtir todos los establecimientos.

En el mismo pasillo del centro comercial hay dos tiendas con los anaqueles prácticamente vacíos. En uno de los establecimientos llevan dos meses esperando recibir nuevos productos y, según dijo la encargada, se calcula que lleguen a finales de agosto. “Si de aquí a allá se nos agota la poca existencia que todavía hay, y no tenemos qué vender, ya nos dijeron que cerrarán la tienda y nos mandarán a casa mientras llegan los artículos”, explicó.

Agregó que “el dueño no cuenta con suficientes divisas, lo que lo ha obligado a comprar menos; y lo poco que puede importar lo divide entre todas las tiendas que tiene la marca”.

Adicionalmente, el poco movimiento que ha habido en el local este año ha hecho que la nómina se reduzca.