Su búsqueda no cesó en 22 años para hallar a su hija plagiada

El fiscal Édison Daquilema asumió el caso en el 2014 y la noche del miércoles pasado, luego de intensas investigaciones, dieron con el paradero de su hija, ahora de 24 años.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Luego de 22 años de desaparición, una madre se reencuentra con su hija, quien fuera supuestamente plagiada cuando apenas tenía un año y cinco meses de nacida en Milagro. Crédito: El Universo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- En 1993, la vida de Aída Granda Ponce cambió trágicamente. Su hija de un año y cinco meses fue plagiada supuestamente por allegados de una familia para la que ella laboraba en Milagro, Ecuador.

Estefanía, nombre con el que había inscrito a la tercera de sus seis hijos, había desaparecido cuando regresó de hacer unas compras. Su desesperación, relata, la llevó a trasladarse hacia Guayaquil, donde los presuntos culpables del plagio se radicaron luego del secuestro.

“Yo la busqué toda una vida, pero yo no ponía la denuncia porque ellos me decían que no pusiera la denuncia, que ‘ya te vamos a entregar a la niña’”, dice Granda, quien finalmente denunció la desaparición en el 2009, reseña El Universo.

El fiscal Édison Daquilema asumió el caso en el 2014 y la noche del miércoles pasado, luego de intensas investigaciones, dieron con el paradero de su hija, ahora de 24 años.

El reencuentro fue impactante, asevera. Ella volvió a ver a la hija que no dejó de buscar por 22 años y Paulette descubrió que tenía otra madre.

Paulette ya está casada y tiene una hija. Su esposo la acompañó a la Policía Judicial, donde también conoció a Granda.

El presunto responsable de la desaparición, Enrique G. P., fue detenido la mañana del miércoles y procesado por plagio, según el fiscal Daquilema. Durante la audiencia de formulación de cargos, se le dictó prisión preventiva.

Categoría: América Latina | Claves: Ecuador