Su novio la entregó por lo sanguinaria que se volvió

Una de las mujeres más poderosas de México, que se dedicaba al narcotráfico, fue traicionada por su novio tras la escalada violenta que alcanzó hasta sus propios hombres.

Su novio la entregó por lo sanguinaria que se volvióMelissa Margarita "La China" Calderón Ojeda yPedro "El Chino" López. Crédito: Daily Mail
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – La espeluznante líder de un cartel mexicano, conocida por secuestrar a sus víctimas y luego entregar las partes desmembradas en las puertas de las casas de los familiares, ha sido entregada a la policía por su propio novio, quien se horrorizó de lo sanguinaria que se volvió.

Melissa Margarita Calderón Ojeda, alias “La China”, considerada como una de las mujeres narcotraficantes más poderosas de México, fue capturada el sábado luego de que su pareja, Pedro “El Chino” López, la delatara con las autoridades a cambio de reducir su sentencia y desde entonces, ha sido acusada de asesinar a 180 personas, asegura Daily Mail.

La China se involucró en el crimen organizado en 2005, cuando comenzó a trabajar para el Cartel Dámaso, una banda criminal que tiene vínculos con el Cartel de Sinaloa y que opera en Baja California Sur.

COMANDANTE DEL CARTEL DÁMASO

Crédito: Daily Mail

La mujer de 30 años ascendió rápidamente en las filas de la organización criminal por su temperamento y en 2008 fue nombrada comandante del ala criminal.

Al hacerse cargo de las guerras territoriales de Dámaso, impuso su autoridad sobre la ciudad La Paz y el hotel Cabo San Lucas. Comenzó orquestando asesinatos y tomando el control de vastas extensiones de la ciudad. Las muertes violentas en Baja California se triplicaron durante los siete años que fungió como responsable de la división armada del Cartel.

La infamia de la mujer empezó crecer por su violenta manera de expresar su poder: secuestraba a sus víctimas y luego regresaba las partes de los cuerpos desmembrados, dejándolos en las puertas de sus casas como una advertencia a la comunidad local.

Pese a que la cultura narco es principalmente machista, se dice que inspiró lealtad en sus tropas y que regalaba bolsas de cocaína a aquellos secuaces que cumplían con sus expectativas.

En junio de este año fue relevada de su cargo debido al regreso de Abel Quintero, un asesino confeso que acababa se salir de prisión.

INICIA SU PROPIA ORGANIZACIÓN

Rogelio “El Tyson” Franco (I) el encargado de la logística, Sergio “El Scar” Beltrán © se convirtió en el jefe de asesinos y Pedro “El Peter” Cisneros (D) vendía la droga y desechaba los cuerpos. Crédito: Daily Mail

Furiosa por su degradación, abandonó el Cartel Dámaso y anunció la formación de su propia organización criminal; a la vez que le declaraba la guerra a sus antiguos socios por el control de la ciudad.

El establecerse como líder, “El Chino” asumió el rol del segundo al mando, Sergio “El Scar” Beltrán se volvió jefe de asesinos, Rogelio “El Tyson” Franco se encargaba de la logística y Pedro “El Peter” Cisneros lideraba las ventas de narcóticos y el desecho de los cuerpos.

“La China” tuvo más de 300 vendedores de droga en las calles y soldados que manejaban motocicletas rojas para identificarse.

El nuevo cartel se convirtió en la primera prioridad de la policía local, lo que la obligó a tener que cambiar de guaridas y vehículos constantemente para no ser capturada.

VIOLENCIA DESMEDIDA

A principios de agosto, La China temía que la policía conociera los modelos de los vehículos en los que se desplazaba y por esta razón, ordenó al hombre de la logística que comprara una nueva camioneta.

“El Tyson” organizó que su jefa se encontrara con dos amigos de sus padres para la compra del nuevo vehículo, pero cuando ésta llegó al lugar, los mató en vez de pagar.

Cuando El Tyson se enteró que sus inocentes amigos fueron brutalmente asesinados, perdió la cabeza y amenazó a la narcotraficante con acudir a las autoridades.

Crédito: La información de El Chino permitió a las autoridades identificar los lugares en donde la organización enterraba los cuerpos de sus víctimas. Crédito: Daily Mail

En medio de la rabia por las amenazas de traición de uno de sus hombres, La China le cortó los brazos antes de matarlo y luego lo enterró junto a sus amigos en la misma fosa.

Meses más tarde, llegó a torturar a la novia de uno de sus rivales para conseguir información para eliminarlo.

“El Chino” se comenzó a horrorizar por el monstruo en que su pareja se había convertido y decidió acudir a la policía. El brazo derecho de la organización informó a la policía de las ubicaciones de las fosas donde enterraban a los cadáveres y otros detalles que posibilitaron su captura.

La China fue arrestada sin disparar una sola bala durante el pasado sábado, mientras intentaba escapar del estado por el aeropuerto de Cabo San Lucas. Fue trasladada a la prisión de La Paz, la ciudad que controlaba tres meses antes.

De momento la mujer está siendo interrogada en Ciudad de México y enfrentará un juicio por el asesinato de más de 150 personas.