Sufrió el terremoto de Ecuador, pero no volvería a “la crisis” de Venezuela

“Nuestro plan de familia no está allí. Tenemos una casa, pero ni físicamente, ni psicológicamente estaríamos bien en Venezuela".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – Paul Vélez vivió décadas en Venezuela, aunque nació en Cali, Colombia. Decidió migrar a Manta, Ecuador, con su esposa y sus tres hijos huyendo de la violencia, la escasez y los altos niveles de inseguridad, pero no imaginó que un año y medio después un terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter lo iba a obligar a volver a empezar de cero.

Sandra Ramírez cuenta la historia de este colombovenezolano para el diario El Tiempo. Su esposa venezolana y su hijo de nueve años se devolvieron el miércoles a Caracas en un avión de ese país con 20 dólares en el bolsillo, lo último que tenían. Él y sus otros dos hijos van para Cali.

Paul contó que en el momento del terremoto estaba en un centro médico con su hijo.

“El movimiento empezó a incrementarse. Hasta que empezó a crujir todo el centro médico, explotó algo, el piso reventó, se fue la energía eléctrica y todas las mujeres empezaron a gritar”, dice. “Cuando salí y veía los edificios caídos estaba todo oscuro, nadie paraba para llevarlo a uno a un lugar más seguro. En la medida en que iba viendo los edificios caídos, más me preocupaba por mi esposa y por mis hijos porque sabía que estaban en el apartamento. Yo veía más destrucción, edificios derrumbados, postes encima de los carros y me entró el desespero. Corrí porque estaba desesperado”, precisó.

De acuerdo con el diario colombiano, Vélez afirma que por ahora es mejor salir de Manta, pues está seguro de que a la ciudad le tomará entre dos y cuatro años recuperar su actividad económica. Además, el miedo que tiene su familia de otra réplica no les permite estar tranquilos.

“Tengo miedo de seguir en Ecuador, sí. Pero también tengo miedo de ir a otro país a empezar de cero”, admite, pero señala con determinación que no regresará a Venezuela.

“Nuestro plan de familia no está allí. Tenemos una casa, pero ni físicamente, ni psicológicamente estaríamos bien en Venezuela, aún afectados por lo que nos pasó en Ecuador porque en Venezuela la crisis día a día agobia más”, dijo.

Y sumó: “Nuestros familiares allá nos dicen que no llega comida, que no hay detergentes, ni tampoco harina para hacer pan. Entonces, una familia como la mía, donde tengo hijos por levantar ¿A qué los llevo a Venezuela, a que se queden sin el papá o sin la mamá?”.

Para leer el artículo completo de Sandra Ramírez haga click AQUÍ.




Categoría: América Latina | Claves: Terremoto en Ecuador