Ledezma pide que “no le fallemos a Venezuela”

Hay que reconstruir las instituciones, esa tarea de sabotaje que se le ha asignado a algunos integrantes del TSJ, como se sabe, irregularmente designados, tiene que superarse porque de lo contrario cumplirán su encomienda de ridiculizar y debilitar el poder legítimo que se dio el pueblo el pasado 6 de diciembre.

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Antonio Ledezma, el hombre luchador, demócrata, y una víctima más del régimen que hoy lidera Nicolás Maduro, cumple más de un año detenido, la razón? oponerse a las desacertadas decisiones que hoy condenan a un pueblo a la miseria, al hambre y a la muerte.

Hace un año y desde el Palacio de Miraflores, Nicolás Maduro dijo rápidamente y sin mayores detalles: “ya está preso el vampiro, se está haciendo justicia en el país”. Desde entonces la lucha del dirigente aunque nada fácil, no se ha detenido. Mitzy de Ledezma, esposa del político de dilatada experiencia ha emprendido un batalla por los derechos humanos con la esperanza de hace que retumbe en las demás naciones la situación que presenta Ledezma. Y lo consiguió, los ojos del mundo están no solo sobre Antonio, sino también, sobre el resto de los presos políticos venezolanos.

En Venezuela, la situación no es distinta, hombres y mujeres han alzado su voz para pedir por Ledezma, con un grito que clama justicia y e fin de un régimen que reprime, tortura y no respeta las libertades y los derechos humanos.

Por tal motivo, hoy a través de Mitzy, Antonio hace público un mensaje de agradecimiento, fortaleza, unión y esperanza:

1.- Agradezco a todos los que han sido consecuentes con la causa de los presos políticos y exiliados. La solidaridad recibida dentro de Venezuela y de todas partes del mundo nos ha fortalecido para mantener incólumes nuestras ideas, que siempre han buscado un mejor destino para la Patria.

Ese caudal de apoyo, nacional e internacional, ha sido vital para mi familia y especialmente para Mitzy, que ha estado al frente de esta lucha con una encomiable inteligencia y un coraje que habla bien de la madera de que está hecha la valiente mujer venezolana.

2.- Pido apoyo para la Unidad, tal cual como lo hice desde la cárcel de Ramo Verde. Mi primera carta al país no fue rogando por nosotros como presos, sino exigiendo cordura y desprendimiento para que lográramos, que por fortuna se hizo, participar unitariamente en las pasadas elecciones parlamentarias. Esa fue la clave de la arrolladora victoria popular del 6D. Hoy el país necesita de una Unidad más amplia, más compacta y más proactiva de cara al futuro.

Debemos tener claro la diferencia y exigencias entre ganar unas elecciones y gobernar a un país en medio de una crisis insondable, de unas dimensiones que no recuerdan ni siquiera nuestros abuelos ni bisabuelos. En circunstancias de crisis los parlamentos se designan para producir los grandes cambios que urgen en Venezuela.

3.-Decir que el país está en crisis es una perogrullada, por eso lo lógico es evidenciar que conocemos la dimensión de su descalabro y sobre todo sus causas y que pidamos identificar sus salidas, pues solo así podemos demostrar que estamos a la altura de la responsabilidad que el destino pone en nuestra senda.

Por eso cuando el gobierno se desmorona por el peso de su desprestigio, es cuando la ciudadanía requiere contar con una alternativa creíble, confiable y consciente de que solo trabajando coherentemente será posible salir de este abismo en el que nos hundió un régimen con un modelo equivocado y además corrompido.

4.- Hago un llamado a fortalecer la Unidad por encima de diferencias naturales. A respaldar incondicionalmente el trabajo institucional que lleva adelante el diputado Henry Ramos Allup como Presidente del foro parlamentario.

La crisis es tan inmensa que nadie por si solo puede cargar con el peso de enfrentarla y superarla. Solo remando juntos en una misma dirección será posible enderezar y llevar a buen puerto la nave de la República. No solo se agotó el ciclo de los altos precios del petróleo, sino también el tiempo para populistas y demagogos.

Venezuela esta apremiada de ciudadanos responsables y de líderes serios, bien centrados, claros en sus ideales, percatados de que los falsos Mesías que se presentan como predestinados y salvadores de la Patria, solo ocasionan inmensos daños a la Nación, que serán de muy costosa reparación.

Reclamo la mayor cordura y temple en esta hora tan difícil. Las acciones a emprender para reconstruir a Venezuela serán difíciles, traumáticas, y exigirán de gran pericia, capacidad y honradez, tanto en la intención como en la actuación de los próximos conductores de la Nación.

Hay que hablarle claro al pueblo para que esté al tanto de la profundidad de la crisis y las formas como vamos a detener y revertir este agudo deterioro económico y social para evitar que los más pobres y las empobrecidas clases medias sean estrangulados por la miseria generalizada que será la nefasta herencia que deja este régimen ahora definitivamente en fase terminal. Debemos contar con un plan bien articulado en lo político, en lo económico y en lo social, fundamentado en un sólido compromiso moral.

La credibilidad y la autoridad moral del liderazgo serán las vigas maestras para sostener ante el pueblo y ante el mundo el exigente programa de rescate nacional. Hay que reconstruir las instituciones, esa tarea de sabotaje que se le ha asignado a algunos integrantes del TSJ, como se sabe, irregularmente designados, tiene que superarse porque de lo contrario cumplirán su encomienda de ridiculizar y debilitar el poder legítimo que se dio el pueblo el pasado 6 de diciembre.

Sin esa base no será posible relanzar la economía productiva. Ni activar una reingeniería financiera para sanear las cuentas públicas que incluya el rescate de los capitales fugados y estafados. Es posible crear polos agropecuarios y agroindustriales con insumos, semillas, seguridad y precios justos. Podemos sembrar y cosechar en Venezuela para la propia alimentación y aun para la exportación.

Hay que establecer una Agencia Nacional de Energía para que podamos aprovechar no solo nuestra fortaleza petrolera sino el inmenso potencial energético con que El Creador doto a esta tierra llamada Venezuela. Allí y en los inmensos capitales venezolanos en el exterior están las fuentes primeras para financiar la difícil etapa inicial de la transición del desastre heredado a la Venezuela recuperada.

5.- La Unidad debe dialogar con una agenda en la mesa, con puntos concretos y esa ronda debe incluir sectores del propio gobierno, pues debemos asumir que mas allá del grito obligado del “Patria Socialista” tienen que haber allí unas cuantas personas con conciencia de lo que está pasando y de que aun el desenlace fatal que es posible evitar.

Con la iglesia como factor conciliador, con la FFAA que tienen una altísima responsabilidad con lo que está ocurriendo y una oportunidad para reivindicarse con el pueblo al que se deben, como lo hicieron el 2 de Diciembre de 2007 y el 6 de Diciembre de 2015. Con los Gobernadores y Alcaldes, que representan la diversidad política y geográfica del país, ellos tienen un rol crucial en el dialogo nacional para encontrar una salida a la crisis.

Ellos saben, porque lo reciben del contacto diario con sus comunidades que la crisis ha llegado a niveles insoportables para el pueblo y que el gobierno de Maduro es absolutamente incapaz para afrontarla. Hay que escuchar también a los académicos, a los estudiantes, a los gremios, a los trabajadores. Y contar con los medios de comunicación, cumpliendo su rol de informar con apego a la realidad lo que pasa y se hace.

6. La Asamblea Nacional es el centro de la política venezolana en este crucial momento histórico. Allí reside la expresión más cabal, máslegítima y más reciente de la soberanía nacional. Allí esta representada la total diversidad de nuestro arco político e ideológico. Ella tiene atributos y mandatos constitucionales así como tiene también imperativos históricos indelegables e impostergables.

Nada ni nadie pueden detener o desconocer su mandato, dentro de los límites de la Constitución Nacional. Oponerse a ella pretendiendo el uso impropio de poderes que le son derivados para bloquear su búsqueda de salidas a la crisis que nos acogota es oponerse al pueblo que se expreso abrumadoramente por el cambio político urgente el 6D.

Pero sobre todo, oponerse a la Asamblea Nacional es intentar, con una criminal ceguera histórica, taponar las vías de una salida pacifica y cívica a la crisis como lo reclama hoy una abrumadora mayoría nacional superior al 85% del país.

Los venezolanos, todos, de todos los colores políticos y sin ningún color político debemos acuerparnos en torno a la Asamblea Nacional, expresión cabal del poder originario del pueblo y acompañarla en todos los planos y en todas sus iniciativas y convocatorias para construir, con la premura de los tiempos que impone esta crisis global, la salida política urgente que toda la Nación reclama.

7. El 6D el pueblo habló. Habló claro, alto, firme, inequívoco. Exigió un cambio político urgente. Lo reclama por vías pacificas, cívicas, democráticas, estrictamente dentro de la Constitución Nacional. Y lo exige dentro de un espíritu de Reconciliación para retomar la unidad nacional.

Reclama reconstruir las instituciones, recuperar la economía, restituir la descentralización con el pleno respaldo a gobernaciones y alcaldías. No quiere retaliación pero exige justicia sin venganza ni impunidad. 

Esa palabra del pueblo el 6D es un mandato a la Nación a través de la Asamblea Nacional. Es el mandato del inicio inmediato de la Transición Democrática Pacífica y Constitucional del régimen que fenece a la República que renace.

En la construcción de esa transición todos los venezolanos y sus instituciones, especialmente la Asamblea Nacional, la Fuerza Armada Nacional, los Gobernadores y Alcaldes y las Iglesias tenemos un rol de primera línea. No le fallemos a Venezuela!

Con la Unidad, ahora más que nunca.