El drama de los ancianatos por la escasez

En el Asilo La Providencia, viven con temor de no poder proveer el alimento diario. Sin embargo, la hermana Cointa asegura que "Dios no la ha abandonado"

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Las personas de la tercera edad que viven en ancianatos han dejado de recibir una dieta balanceada debido a la escasez y el desabastecimiento.

Un reportaje publicado en Efecto Cocuyo asegura que es casi imposible mantener un menú adecuado a las necesidades de los abuelos. Las casas hogares y geriátricos subsisten por las donaciones y colaboraciones de familiares.

La hermana Cointa Medina, quien dirige el Asilo La Providencia, en la avenida San Martín, afirma que en el lugar que da resguardo a 68 abuelos “se come lo que se consigue: tanto personas de la tercera edad como los trabajadores han llegado a comer arroz sin nada debido al desabastecimiento y la inflación”.

“Desde hace un año no se sirve leche en el asilo”, añadió la hermana, “estamos comiendo es pura crema de arroz“. La comida también se rinde al máximo. Si se prepara carne, se trata de hacer mechada para que alcance para más. La avena para la cena, la gelatina de postre o el cafecito de la tarde quedaron extintos en las bandejas que se sirven ahora” agrega el reportaje.

Los geriátricos privados tampoco escapan a la dura realidad. En la Mansión Sagrado Corazón de Jesús, un asilo solo para damas ubicado en La Castellana, cerraron los cupos por la crisis alimentaria. La Casa Hogar Santa Clara, en Los Caobos, ya tiene más de un año y medio de cerrada.

En el Asilo La Providencia, viven con temor de no poder proveer el alimento diario. Sin embargo, la hermana Cointa asegura que “Dios no la ha abandonado”.

Para leer el reportaje completo haga Click AQUÍ