Atacante de la matanza de Múnich era aficionado de video juegos violentos

Además era admirador de un asesino noruego que hace cinco años mató a 77 personas en un ataque similar

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El ministro alemán del Interior, Thomas de Maizière, reveló que el autor de la matanza de Múnich era aficionado a los videojuegos violentos, un dato de la investigación suministrado por la policía alemana, que causó un debate en la sociedad germana sobre los efectos nocivos que generan estos juegos online en la psiquis de los adolescentes, reseñó Elmundo.es.

“No se puede asegurar que este tipo de videojuegos no impliquen ningún problema, por eso el ministro del Interior entiende que es correcto y necesario abrir un debate al respecto“, señaló el ministro Thomas de Maizière.

Hermann Utz, oficial de la policía bávara, fue testigo del suceso y aseguró que el atacante disparó en la cabeza a varias de sus víctimas en la matanza de Múnich. “Mi impresión es que se movió por la escena del crimen y mató como en un videojuego violento”, aseveró.

En el año 2008 16 personas murieron en la ciudad alemana de Winnenden en un tiroteo perpetuado por joven aficionado de las armas, que también se suicidó luego de completar su masacre. En esa ocasión el gobierno de Alemania inició un debate sobre no de permitir juegos de video con contenidos violentos.

OTROS IMPACTANTES DATOS SOBRE EL ASESINO DE MÚNICH

Según fuentes oficiales, un amigo del autor de la masacre conocía sus intenciones homicidas y se reunió con el atacante horas antes de iniciar el tiroteo. La policía alemana descubrió la comunicación que el atacante mantuvo con él por la aplicación Whatsapp.

El joven cómplice es un afgano de 16 años que conoció al atacante germano-iraní Ali David Sonboly durante su estancia en una clínica psiquiátrica y posteriormente mantuvieron comunicación por Internet en juegos de videos online.

Por otra parte, se conoció que el atacante era admirador del asesino Anders Breivik, quien hace cinco años mató a 77 personas en un ataque ocurrido en Noruega. “En el psiquiátrico, el agresor también dijo que odiaba a la gente”, declaró el fiscal alemán durante una rueda de prensa celebrada ayer en Múnich.