Fernando Carrillo, condenado por robarse un beso

El actor se alejó de los sets de filmación en la década pasada para dedicarse a su faceta de empresario. Es accionista de seis hoteles en México, tres de ellos en la Rivera Maya, mientras mantiene algunas labores artísticas como la animación, que ha efectuado en unos pocos actos ligados al gobierno en Venezuela

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Al venezolano Fernando Carrillo (6 de enero de 1.966) se le conoce por su paso por la TV, donde protagonizó dramáticos como Rosalinda, La dama de rosa o el éxito Abigail. Fue precisamente en esta novela, como se dice en América Latina a los seriados dramáticos, que Carrillo conoció a una de las mujeres más bellas de su país, Catherine Fulop, con quien estuvo casado entre 1.990 y 1.994.

El tiempo pasó y ahora a Carrillo se le recuerda más por sus escándalos, su adicción a las drogas, su divorcio o su cercanía con el Psuv, partido político que ha mantenido el poder en Venezuela durante los últimos 16 años.

Una más: ha sido condenado a un año de libertad condicional por robarle un beso a la recepcionista de un hotel de Miami, Beline Castor, o al menos eso es lo que se infiere de la denuncia, que señala que el actor la “forzó” a darle un beso en la boca, algo que de plano niega. Según él, solo la besó en la mejilla, como hace con todas sus fanáticas.

La sentencia, que incluye además 250 horas de trabajo comunitario y una multa de USD 750, ha sido calificada por el actor como “absurda y ridícula”, pero la aceptará para no darle al “racista” juez Andrew Hague “la oportunidad de encarcelar a un latino más”. Insiste en que fue condenado “sin ningún tipo de evidencia en su contra”.