Ex vicefiscal implicado en el caso de Leopoldo López busca asilo en Madrid

Publicada por: Redacción Sumarium el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Joel Espinoza, quien fuera vicefiscal general de Venezuela y segundo al mando en el proceso que llevó preso al dirigente opositor Leopoldo López, viajó la semana pasada a Madrid y se presume que estaría de visita en el país europeo para solicitar asilo político.

Según fuentes consultadas por el portal español ABC, Espinoza acudió a España tras ser rechazado inicialmente por el primer país donde solicitó el trato a favor, Estados Unidos.

La comprometida información que aseguró disponer el ex alto cargo venezolano no fue suficiente para las autoridades estadounidenses que rechazaron su solicitud, a pesar de los 11 viajes que aproximadamente realizó Espinoza a la ciudad de Miami, con una estadía de entre tres y cinco días. La última fue del 25 al 28 de enero.

Ahora la mirada de Espinoza parece haber girado hacia España, donde su activa participación en el juicio contra Leopoldo López podría dificultar la petición de asilo, sobre todo frente a su actual mandatario, Mariano Rajoy, que ha manifestado favorecer a la causa de López, e incluso le otorgó la nacionalidad española a sus padres.

Hace apenas una semana Luisa Ortega Díaz, ex fiscal general que se encuentra en Colombia desde agosto del año pasado, admitió que el juicio contra el líder de Voluntad Popular fue un montaje, con acusaciones falsas promovidas por la Fiscalía. Por otra parte, insistió en que cumplía órdenes directas del presidente Nicolás Maduro y el vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello.

Aunque es probable que Espinoza recurra a estas justificaciones en los viajes que se prevé que continúe realizando a Madrid, alguien que trabajó de la Fiscalía a su cargo, aseguró que ambas autoridades actuaban sin remordimiento alguno.

“Yo hablé en la Fiscalía varias veces con Ortega y con Espinoza. Ambos estaban en la misma línea de persecución de la oposición. Lo veían como algo totalmente lícito, constitucional y merecedor de aplauso. Estaban en la misma maquinaria de ir contra los derechos fundamentales de los ciudadanos. Nunca vi el más mínimo gesto de disentir o de arrepentimiento. No mostraron ni un minuto de reflexión o de duda respecto a su compromiso político con el Gobierno”, explicó la persona que prefirió no ser identificada.